El partido amistoso entre el Espanyol y el Olot de este jueves estará marcado por la presencia del VAR, una medida impulsada por LaLiga para que tanto los equipos de Primera como los árbitros se familiaricen con esta nueva tecnología durante la pretemporada.

Noticias relacionadas

El encuentro lo dirigirá un árbitro de Primera, Hernández Hernández. El Olot ya trabaja para habilitar los espacios técnicos necesarios para empezar las pruebas del VAR, un sistema que ya se ha probado en el Mundial de Rusia y que entrará a formar parte de la máxima competición española a partir de la campaña 2018-19.

No será la única vez que el Espanyol ensaye con el VAR durante los amistosos de verano. Frente al Nàstic de Tarragona, el 8 de agosto, también se usará, en principio, este sistema de videoarbitraje.

El choque contra el Olot de este jueves pondrá punto y final a la primera parte de la pretemporada para el equipo blanquiazul. Después, los pupilos de Rubi viajarán a Estados Unidos.

Una de las salas de Mediapro donde se analiza el videoarbitraje.

El protagonismo del VAR durante el Mundial

Según la FIFA, gracias al VAR el acierto arbitral se ha acercado a la perfección (99'2 por ciento). Utilizado en más de 400 ocasiones, incluida la final, el videoarbitraje "ha acabado definitivamente con los goles en fuera de juego", según dijo un eufórico Gianni Infantino el pasado viernes.

El VAR no sólo rectificó decisiones arbitrales en 16 ocasiones, sino que tuvo una influencia directa en el juego. Nunca se pitaron tantos penaltis (29), ni se marcaron tantos goles a balón parado (70, casi un 42%).

Los árbitros no se expusieron a que el VAR corrigiese sus decisiones dentro del área y los jugadores evitaron los agarrones y empujones que ahora son vigilados por más cámaras. La consecuencia; hasta los córneres recuperaron un protagonismo imprevisto (30 goles llegaron tras saques de esquina).