Se sabía que iba a ocurrir, pero no deja de ser impactante: Villar ya no preside la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete, anunció la suspensión cautelar por un año del dirigente bilbaíno tras la reunión, este martes por la tarde, de la Comisión Directiva del organismo que gestiona el deporte español.

Noticias relacionadas

La medida, acordada por unanimidad, se toma tras la apertura de un expediente disciplinario a Villar por parte del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD): un trámite imprescindible para que el Gobierno, por boca del CSD, pudiese proceder a la suspensión cautelar del hombre que regia los destinos del balompié español desde 1988, encarcelado desde el jueves pasado en la prisión madrileña de Soto del Real. La medida alcanza también a Juan Padrón, vicepresidente económico de la RFEF, y dura un año, siendo renovable (o no) según avance el procedimiento legal abierto contra ambos dirigentes.

Acusación particular

Lete anunció asimismo que la Comisión Directiva del CSD solicitará al propio CSD que se persone como acusación particular en el proceso judicial abierto contra Villar y su entorno. El énfasis del Consejo en la persecución del presidente suspendido no ha llegado a su punto máximo, que hubiese sido instar la intervención judicial de la Federación, para tutelar su futuro inmediato y el proceso electoral que se abrirá dentro de un tiempo indeterminado. El secretario de Estado para el Deporte rechazó implícitamente esta sugerencia del presidente de LaLiga, Javier Tebas, al pedir oficialmente a la Federación que active sus mecanismos de renovación para encauzar el vacío legal producido por la Operación Soule.

Tras la breve lectura de los acuerdos tomados por la Comisión Directiva en el único punto del orden del día, el secretario de Estado para el Deporte se retiró sin aceptar preguntas de los periodistas reunidos en la sede del CSD.

Prisión incondicional

Ángel María Villar fue encarcelado el pasado jueves sin posibilidad de fianza por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, tras apreciar este fuertes indicios de presuntos delitos de administración desleal, apropiación indebida y/o estafa, falsedad documental y corrupción entre particulares. En el marco de la llamada Operación Soule han sido asimismo encarcelados su hijo Gorka y Juan Padrón. Una docena de personas relacionadas con la Federación han sido llamados a declarar esta semana ante Pedraz.

La Comisión Directiva del CSD tiene competencia para suspender cautelarmente al presidente de cualquier federación (como hizo recientemente con la de tenis o baloncesto, por ejemplo) en virtud del artículo 43, b) y c) de la vigente Ley del Deporte, que faculta a la Comisión Directiva a "suspender motivadamente, de forma cautelar y provisional, al presidente o a los demás miembros de los órganos directivos, cuando se incoe contra los mismos expediente disciplinario, como consecuencia de presuntas infracciones o irregularidades muy graves y susceptibles de sanción, tipificadas como tales en el artículo 76 de la presente Ley".

La trama de clientelismo y corrupción revelada por la Operación Soule atañe a unas 40 personas que se habrían beneficiado directa e indirectamente del desvío masivo y continuo de fondos federativos para garantizar la permanencia de Villar en su sillón presidencial. Según fuentes de la investigación, el jugoso auto de prisión de Pedraz, publicado el pasado jueves, es sólo el inicio de un proceso que puede hacer temblar todo el edificio de la dirección deportiva en España.

Miembros de la Comisión Directiva del CSD

La reunión de la Comisión Directiva del CSD que se ha celebrado este martes estuvo presidida por José Ramón Lete, al que acompañaron el director general de Deportes, Jaime González Castaño, como vicepresidente, el subdirector general de Régimen Jurídico del CSD; Ramón Barba, como secretario, y otros vocales en representación del Estado: Lucía Muñoz-Repiso (subdirectora general de Deporte Profesional y Control Financiero), Carlos Gascón (subdirector general de Alta Competición) y Lourdes Sartorius (directora de Gabinete del presidente del CSD).

El director general de Deportes de la Comunidad de Madrid, Pablo Salazar, participó como vocal en representación de las Comunidades Autónomas y el alcalde de Tordesillas (Valladolid), José Antonio González Poncela, representó a las entidades locales. La abogada del Estado jefe del Ministerio de Educación, Isabel Cadenas, representó al servicio jurídico del Estado. Como vocal en representación de las federaciones deportivas en la Comisión Directiva del CSD asistió el presidente de la Federación de Taekwondo, Jesús Castellanos.

Además, Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas y hombre muy cercano a Villar, y Javier Tebas, presidente de la LFP, participan como personas de reconocido prestigio en el mundo del deporte. No ha asistido y ha excusado su presencia el presidente de la Federación de Pelota, Julián García; y tampoco ha acudido el director del Comité Paralímpico, Alberto Jofre.