Zozulya en una imagen de archivo.

Zozulya en una imagen de archivo.

Fútbol

El Rayo Vallecano, pese a las presiones de su afición, ficha en el último minuto al 'nazi' Zozulya

El delantero ucraniano finalmente no jugará cedido en el club madrileño hasta final de por la presión ejercida por los 'Bukaneros', que lograron paralizar la incorporación un día después de oficializarse.

El Rayo Vallecano ha desechado finalmente el fichaje, en calidad de cedido, al delantero ucraniano Roman Zozulya a pesar de las presiones que durante toda la tarde tuvo el club madrileño por parte de sus aficionados. [Todos los detalles: Los ultras del Rayo ganan: el ‘nazi’ Zozulya vuelve al Betis]

Zozulya, que pertenece al Real Betis tras ficharle el equipo sevillano del Dnipro, se ha visto inmerso en la polémica desde que llegó a Sevilla por su supuesta ideología. Desde varios sectores se afirmó que el nuevo jugador del Rayo Vallecano seria un seguidor de los partidos de extrema derecha y neonazi de su país, algo que no cuadraría con las ideas que propaga el equipo del barrio de Vallecas.

Esta polémica ha sido la que llegó a paralizar el fichaje en la tarde de este martes, último día del mercado de fichajes. Finalmente el Rayo anunció a las 12 de la noche que fichaba a Zozulya, a pesar de que el fichaje estaba cerrado sobre las 19:00 horas, informan fuentes del club a EL ESPAÑOL. Filtrada la contratación a varios sectores de la afición, liderada por el grupo ultra Bukaneros, éstos se movilizaron para parar el fichaje, como consiguieron en un primer momento. El grupo de animación del Rayo ya se mostraba contrario al fichaje de Zozulya en su perfil oficial de Twitter, en el que aseguraban que el jugador ucraniano no era bienvenido y que "su filiación nazi le impide vestir la franjirroja".

Las mismas fuentes informan que el fichaje finalmente se ha llevado a cabo por la "cabezonería" del presidente Raúl Martín Presa y porque era una petición expresa del entrenador Rubén Baraja. Presa, que en varias ocasiones se ha enfrentado con los Bukaneros, habría preferido optar por el aspecto deportivo, sin aceptar las presiones a pesar de que aplazaron el fichaje. Conscientes del boom negativo que había producido la noticia, el Rayo paralizó la oficialidad del acuerdo y lo anunció a última hora, en el último minuto del mercado de invierno.

Conscientes de la oposición de gran parte de la afición, el propio club publicó un comunicado firmado por el jugador en el que el futbolista aseguró que "no estoy vinculado ni apoyo a ningún grupo paramilitar ni neonazi". Sus explicaciones, eso sí, no han convencido a los críticos, que le siguen viendo como un jugador contrario a los valores ideológicos que representa y defiende el Rayo Vallecano. 

El conflicto sobre su ideología se remonta a verano, cuando el jugador fichó por el Betis. "Llegué al aeropuerto de Sevilla con una camiseta con el escudo de mi país y unos versos del poeta Taras Shevchenko, estudiado en todas las escuelas de la Unión Soviética. Un periodista publicó que traía una camiseta de un grupo paramilitar que se distingue del escudo de mi país porque lleva una espada de gran tamaño", recoge el texto de Zozulya.

A pesar de las explicaciones del jugador, Bukaneros y Plataforma ADRV, que agrupa a las peñas del Rayo, volvieron a mostrar su oposición a tal fichaje y convocó concentraciones contra la actual directiva. En un comunicado, aseguraron que "solo el hecho de pensar en un jugador así dice todo de la persona que lleva este barco a la deriva", en referencia a Martín Presa. 

¿Quién es Zozulya?

Después de jugar toda su carrera en Ucrania, el pasado verano Zozulya fichó por el Betis, en el que apenas ha jugado, tras cinco años en el Dnipro, uno de los mejores equipos de Ucrania y finalista de la Europa League en 2015. Delantero de posición, con su país ha sido 16 veces internacional, pero últimamente, sobre todo tras su llegada a España, fue más famoso por su ideología política.

Zozulya, en el centro, junto a varios militares.

Zozulya, en el centro, junto a varios militares.

Zozulya ha sido relacionado varias veces con los movimientos neonazis, ideología de la que ahora le acusan los aficionados del Rayo. Él públicamente siempre ha defendido al ejército de Ucrania y se ha mostrado contrario a la declaración de independencia de Donetsk y Lugansk. Son varias las imágenes en las que el jugador sale acompañado de militares o incluso vestido de ello. Además formó parte de una campaña publicitaria del ejército ucraniano, en el que incitaba a la gente a alistarse al ejército.

Zozulya se ha definido abiertamente patriota, pero siempre ha negado su cercanía ideológica con la extrema derecha de su país y el calificativo de nazi, motivo por el que ahora el Rayo Vallecano se ha visto inmerso en una polémica que ha provocado un cisma en su afición. El modesto club madrileño se divide entre su directiva, que no ha querido caer en el debate ideológico, y gran parte de su afición, muy cabreada por el fichaje de un jugador considerado nazi por ellos.