Un total de 45 guardias civiles del dispositivo de La Vuelta a España 2020, que el domingo concluyó en Madrid, han dado positivo en la prueba del coronavirus, aunque de momento ninguno de ellos tiene síntomas graves.

Noticias relacionadas

Fuentes del dispositivo han indicado a EFE este martes que estos 45 agentes, pertenecientes a la Agrupación de Tráfico y a los Grupos de Reserva y Seguridad, están aislados.

Precisamente, la asociación profesional de la Guardia Civil, Jucil, ha hecho hoy un llamamiento al Ministerio del Interior y a la Dirección General del Cuerpo para que refuerce los protocolos contra el coronavirus.

Una agente de Tráfico de la Guardia Civil

Según Jucil, el domingo por la tarde se les hizo a los 150 agentes que cubrían el operativo una PCR y se fueron a sus casas sin conocer el resultado de las pruebas. "Esa noche pernoctaron en Madrid y, sin conocer los resultados, viajaron hasta sus ciudades de origen, incumpliéndose así las pautas remarcadas por la autoridad sanitaria", añade la asociación en un comunicado.

Ernesto Vilarino, secretario general de Jucil, pide a los mandos del instituto armado que ahora sean más "diligentes" y definan protocolos de prevención "más eficaces, a pesar de seguir los agentes encuadrados como grupos de baja probabilidad de exposición al virus".

Vilariño ha expresado su deseo de que los agentes afectados cuenten con la cobertura sanitaria adecuada y pronto puedan volver a sus puestos. Asimismo, Jucil reclama a Interior para que ponga en marcha los protocolos que hagan posible la desinfección de los vehículos, motocicletas y herramientas de trabajo que hayan sido utilizadas por los efectivos destacados en la Vuelta Ciclista a España.

Burbuja impoluta

La Vuelta terminó su edición de este 2020 con la mejor de las noticias: la llegada a Madrid. La segunda ola de la Covid-19 hizo tambalearse todo el trabajo que había realizado la organización de la ronda española. Pero la burbuja que habían planteado para que se pudiera llevar a cabo la edición número 75 de esta gran vuelta ya era lo suficientemente restrictiva como para aguntar los envites del virus que ha obligado a confinar algunas partes de la península.

Ningún corredor se vio afectado por el coronavirus durante el transcurso de la carrera, noticia que llama más la atención después de conocerse los datos entre los agentes de Tráfico que han ido abriendo paso al pelotón por las carreteras de la península. Solo hubo dos casos entre el personal de dos equipos diferentes en los test previos a que arrancase La Vuelta. Desde ese momento, para lo único que afectó la pandemia fue para impedir el paso por Francia, con la ascensión al Tourmalet, y por Portugal, con las etapas que iban a discurrir por suelo luso.

En líneas generales, Javier Guillén, director de La Vuelta, se ha mostrado muy orgulloso por el trabajo que han realizado. Pero más aún agradecido estaba por cómo han actuado tanto los ciclistas como los equipos, con la máxima prudencia posible y haciendo todo lo que estaba en sus manos para impedir contagios que pudieran arruinar la carrera.

[Más información: Ackermann se lleva el esprint de Madrid sobre Bennett y Roglic suma su segunda Vuelta a España]