El mercado de la NBA ya ha dejado alguna que otra sorpresa. La primera y más relevante a nivel internacional ha sido la de la petición de James Harden y Russell Westbrook para abandonar los Houston Rockets. Las dos estrellas de la franquicia, entre otras razones, no han visto bien el apoyo económico del dueño del club a Donald Trump, en una batalla durante todos estos meses con la propia competición.

Noticias relacionadas

Sin embargo, en lo que respecta a los aficionados españoles, ha sido Ricky Rubio el primero de los representantes nacionales que ha protagonizado un movimiento en el mercado de traspasos de la NBA. Un mercado donde los nombres se intercambian entre franquicias a la velocidad de la luz y que, a no ser que uno sea una estrella, difícil tiene participar de las decisiones que se tomen. Ricky ha sido uno de estos casos.

El base quería seguir en los Suns, donde había encontrado cierta estabilidad y, sobre todo, rédito deportivo. La franquicia de Phoenix tenía esperanzas para esta nueva temporada que se iniciará el 22 de diciembre y Ricky quería formar parte de ella. Pero el destino y las negociaciones han querido que Rubio haya pasado por tres franquicias diferentes en apenas unos días. El canterano del Joventut dejó los Suns, fichó por los Thunder y tras la celebración del Draft regresó a Minnesota, la franquicia que le vio dar sus primeros pasos en la liga.

Ricky ya ha criticado el funcionamiento, pero tiene más opciones que asumir las reglas. Dominar el mercado solo es posible siendo agente libre, cosa que ya fue en el verano del 2019 y que le permitió irse a los Suns por decisión propia y a cambio de tres años y 51 millones de dólares de salario. Las dos temporadas restantes las jugará en los Wolves.

Tras resolverse esa incógnita, el baloncesto español mantiene cinco focos de atención en la mejor liga del mundo de baloncesto. Cinco jugadores que, a diferencia de Ricky Rubio, sí podrán disfrutar de lo que es ser agente libre. Y solo uno tiene claro dónde jugará esta nueva campaña, aunque todavía no sea oficial. El 20 de noviembre comenzará la 'fiesta'.

Juancho Hernangómez en la NBA EFE

Juancho Hernangómez

El que fuera jugador del Estudiantes es el agente libre español que tiene un futuro más evidente. Principalmente porque la franquicia que ha vivido su explosión, los propios Timberwolves que ahora se han hecho con Ricky, negociaron su renovación hace unos meses. Cuando parecía que se llegaría a ese acuerdo, no terminó de cerrarse. 

Sin embargo, la situación de Juancho es diferente a la del resto. El madrileño es agente libre restringido, o lo que es lo mismo: cualquiera puede enviarle una oferta que los Wolves, si quieren, siempre podrán igualarla y quedarse con el jugador. Si nada cambia, eso es lo que ocurrirá. Juancho seguirá en Minnesota y se espera que con uno de los mejores salarios de la plantilla.

Willy Hernángomez en un partido con los Hornets EFE

Willy Hernangómez

El hermano mayor de Juancho Hernangómez vive una situación bastante diferente. La última temporada cobró 1,6 millones de dólares en Charlotte. Este verano, continuando con su plan específico para mejorar su forma física, ha ganado músculo y potencia en la cancha. Pero las dudas sobre dónde continuará con su carrera en la NBA siguen sin aclararse lo más mínimo.

Tal es la incertidumbre que constantemente aparece el escenario de un regreso a Europa, donde jugaría sin problemas en Euroliga y con un puesto de jugador estrella en la pintura. Esa posibilidad, pese a la presión de la afición y a los titulares, no es la que baraja Willy. Su objetivo, su sueño y su intención es aprovechar todas las oportunidades que le den en la NBA. Charlotte podría ofrecerle un nuevo contrato, pero la duda estaría en cuál sería su peso específico en la franquicia.

En los 31 partidos que llegó a disfrutar en una temporada marcada por la pandemia de la Covid-19, Willy se fue a algo más de 12 minutos de media, superando levemente los seis puntos y cuatro rebotes por partido. La falta de continuidad es el gran escollo. Por el momento, se le ha situado en los Mavericks de Luka Doncic, pero los Hornets han fichado a Lamelo Ball y esa conexión ya levanta pasiones.

Serge Ibaka, defendido por Rudy Gobert REUTERS

Serge Ibaka

El interior se ha ganado toda una carrera en la NBA. Sin estridencias, lo que antes era un gran activo en defensa se ha convertido en un jugador de gran versatilidad. La fuerza física con la que ya contaba se ha visto acompañada de un notable acierto anotador, tanto cerca de la pintura como incluso desde el perímetro.

Ibaka cerró el top3 de los Raptors en la escala salarial la última temporada, lo que supone un reflejo del potencial con el que contaba en el equipo. Además, de media acumuló 27 minutos por partido con muy buenos números individuales como los más de 15 puntos y 8,2 rebotes a lo largo de toda la temporada.

Ya sabe lo que es ganar un anillo de la NBA y su intención es repetir logro en su futuro más cercano. Se le ha relacionado con numerosas franquicias, desde los Lakers hasta los mismos Raptors, que podrían buscar una renovación. Los Nets de Durant son otras de las alternativas que se han comentado en los últimos días.

Marc Gasol, en un partido de los Toronto Raptors

Marc Gasol

El pívot catalán quiere seguir en la NBA a toda costa. Va a cumplir 36 años el próximo mes de enero, pero como el buen vino ha ido mejorando sus cualidades en la cancha a medida que ha pasado el tiempo. Fue agente libre y decidió continuar en los Raptors el pasado verano de 2019. Ahora, su continuidad en la franquicia ya no es una opción.

Marc Gasol ha recalcado que quiere pelear por otro anillo de la NBA. Por ello, se le ha situado en franquicias como los Warriors y, como con Ibaka, también con los Lakers. Su última temporada no fue la mejor en cuanto a números se refiere y en más de 20 minutos de media no logró superar los dobles dígitos ni en puntos ni en rebotes, pero ofertas no le van a faltar.

Lo que no se baraja es un regreso a Europa. Un escenario que también se ha comentado en los últimos meses y que le vincularon en repetidas ocasiones con el FC Barcelona. La realidad es que ni el club catalán puede ofrecer un contrato de tales dimensiones en tiempos de la Covid-19 y que Marc Gasol se ve con opciones de formar parte de una franquicia campeona de la NBA.

Pau Gasol, en la selección española REUTERS

Pau Gasol

De los cuatro casos, Pau es el que más complicado lo tiene. El pívot no atraviesa su mejor momento físico y cuando su carrera en la NBA volvía a despegar, un problema en el hueso navicular del pie izquierdo que le ha obligado a pasar por quirófano. En sus últimos tiempos en la mejor liga del mundo pasó por los Bucks y posteriormente fichó por los Blazers. 

Sin embargo, en esta última franquicia no pudo ni debutar. Pactó con la cúpula rescindir su contrato y puso todos sus esfuerzos en recuperarse físicamente. Algo que no está siendo nada fácil y que, como en el caso de Marc, ha despertado ciertos rumores de una vuelta a Europa y al Barcelona que él mismo se ha encargado de desmentir.

Gasol es agente libre, pero ahora solo importa una cosa: su pie y los plazos que genere. El jugador aseguró que en noviembre o diciembre, en función de su estado físico, decidiría su futuro en el baloncesto con la retirada sobrevolando. En caso de seguir para adelante, los Juegos Olímpicos y cómo llegar en forma a esa cita con la Selección será su único interés.

[Más información - Campazzo se marcha del Real Madrid: "Va a jugar la próxima temporada en la NBA"]