El histórico duelo entre los dos grandes equipos del baloncesto griego, Olympiacos y Panathinaikos, es una pelea que no se limita a los 40 minutos del partido. El pique no cesa nunca y, después del episodio vivido en la Copa, cuando los del Pireo abandonaron el partido en el descanso, no marchan las aguas tranquilas. 

Noticias relacionadas

Olympiacos había solicitado que la próxima vez que se enfrentaran los árbitros fueran extranjeros, algo a lo que Panathinaikos se ha negado categóricamente. Su general manager, Manos Papadopoulos, ha hablado en clave de humor sobre el tema, haciendo irónicamente una extraña 'petición". 

 "Los equipos no pueden controlar el arbitraje. Un árbitro puede ser bueno para un equipo y malo para otro. Hay reglas y leyes. Olympiacos dice que no jugará a menos que el partido lo dirijan árbitros extranjeros. Y nosotros decimos que queremos otros árbitros. Y otros equipos también. No participaremos en partidos a menos que los árbitros sean chinos. Desde ahora solo jugaremos si nos arbitran colegiados chinos. Hay normas. Si Olympiacos no juega el derbi, no lloraré por ello", afirmó Papadopoulos.

La respuesta de Olympiacos no se ha hecho esperar y han utilizado su cuenta de Twitter. "Nos dijeron que querían árbitros chinos. Luego amenazaron con no jugar si venían extranjeros. Les damos una solución", escribieron en su cuenta de Twitter junto a una foto de los tres árbitros del partido de Copa -Anastatopoulos, Panagiotou y Manos- con sombreros chinos y bigotes. 

El partido entre ambos está previsto para el próximo domingo 17 de marzo, cuando tienen que verse las caras en su liga nacional. Será un choque cargado de polémica pase lo que pase sobre la pista, pues será la primera vez que se vean las caras tras el abandono de Olympiacos en el descanso de su duelo anterior. 

[Más información: Escándalo en Grecia: Olympiacos, eliminado de la Copa por no jugar la segunda parte]