Hace cuarenta años que la virgen se apareció por primera vez a un grupo de seis jóvenes en un pequeño pueblo de Bosnia-Herzegovina, Medjugorje: desde entonces todo ha cambiado en aquel rinconcito de la antigua Yugoslavia, donde presuntamente han vuelto a tener lugar hasta siete visiones más y los videntes del lugar juran y perjuran estar en posesión de diez secretos confiados por la madre de Jesucristo -que revelarían grandes catástrofes y males en la tierra si no nos entregamos sinceramente a dios-. Cuentan que sólo se podrán revelar de modo progresivo por un sacerdote elegido para ello.

Noticias relacionadas

El periodista, cineasta y escritor José María Zavala -al que recordarán por sus investigaciones sobre la Guerra Civil- ha acudido al lugar de los hechos para analizar el caso y registrar las torturas que padecieron los entonces niños y ahora ancianos que presenciaron a la virgen -perseguidos y estigmatizados por las autoridades comunistas de entonces-, así como los estudios clínicos a los que fueron sometidos y que superaron con éxito, el testimonio de los videntes de la zona y los cambios radicales sufridos por cientos de ateos que dicen ver la verdad revelada -o la curación de sus enfermedades y sufrimientos- tras visitar Medjugorje.

En este libro, Zavala ahonda en el misterio de uno de los fenómenos más burbujeantes del catolicismo, teniendo en cuenta que hasta 2019 no se autorizaron las peregrinaciones allí de forma oficial. El autor vio su vida cambiar después de convertirse el hijo espiritual del Padre Pío, al que también le dedicó un libro con más de veinte ediciones publicadas en España. Charlamos con él sobre los detalles de este caso.

¿Cómo nace tu interés por Medjugorje?

Desde hace más de diez años, cada vez que daba una charla sobre San Pío de Pietrelcina, canonizado por Juan Pablo II, se me acercaban al final personas animándome a viajar a Medjugorje. Bastaba que me insistiesen para que me negase a ir allí. Hasta que finalmente decidí investigar qué sucedía allí, como periodista que soy. Quería averiguarlo por mí mismo, sin negligencia ni prejuicio alguno.

¿Ha cambiado tu visión acerca de este fenómeno desde que empezaste a investigarlo a ahora? ¿Has pasado de ser incrédulo a creyente, por ejemplo, o quizá siempre intuiste cierta verdad en las apariciones, o, por el contrario, se te cayó un mito?

En Medjugorje me limité a observar, escuchar y preguntar. Entrevisté a la vidente más espiritual de todas, Vicka, y concluí que era imposible que pudiese fingir lo que decía. Distinguí en su rostro la autenticidad. Conocí también a Goran Rasevic, un antiguo "boina verde" que estuvo en el cerco de Sarajevo y escapó de milagro de las dos balas que le disparó un francotirador por agacharse a recoger del suelo un Rosario de pulsera que su novia le había traído de Medjugorje.

¿Qué sucedió exactamente en Medjugorje hace 40 años? ¿Cómo se le apareció la Virgen María a un grupo de seis jóvenes?

La primera aparición aprobada por la Comisión Ruini, constituida a instancias de Benedicto XVI, tuvo lugar el 24 de junio de 1981, hace ahora 40 años. Los adolescentes distinguieron la figura de una señora con un niño en brazos en lo alto de la colina mientras paseaban por la montaña. La historia es muy parecida a la de los pastorcitos de Fátima.

¿Qué sabemos de los diez secretos confiados por la virgen de los que los jóvenes dicen estar en posesión?

Algunos, según parece, harían alusión a sucesos devastadores para el mundo y supeditados en parte a una conversión sincera a Dios. El sacerdote Petar Ljubicic es el encargado de darlos a conocer de modo progresivo. ¿Cuándo? Eso también constituye un secreto.

¿Cómo son esos seis jóvenes, cómo eran sus vidas hace 40 años y cómo las cambió la aparición?

Son jóvenes normales, de andar por casa. Jóvenes que sufrieron lo indecible por no retractarse de que habían visto a la Virgen, como los pastorcitos de Fátima. Las autoridades comunistas los persiguieron de modo implacable mediante amenazas e incluso llegaron a meterlos en una sala con enfermos mentales. Más tarde, médicos eminentes de Francia e Italia los sometieron a todo tipo de pruebas durante las apariciones, como pincharles durante el éxtasis y comprobar que los muchachos ni se inmutaban. He accedido a los informes médicos que acreditan su comportamiento normal, aunque en algunos casos los doctores se rinden a la evidencia al constatar que no pueden explicarlos a la sola luz de la ciencia.

Háblame de tu entrevista con Vicka, la más carismática de las jóvenes-ancianas que vieron a la virgen. ¿Qué fue lo que más te sorprendió al escucharla?

Su naturalidad y espontaneidad. La enorme paz que transmite. La coherencia de sus argumentos. Es una mujer muy enferma, pese a no ser tan mayor, con un marido muy afectuoso y dos hijos estupendos.

¿Qué hay de tu experiencia con la vidente Mirjana Soldo? ¿Cómo la conoces, qué aprendiste de ella?

Sin quererlo, me vi inmerso en la aparición justo detrás de ella. Fue una experiencia inolvidable. Me deje llevar y sentí una inmensa paz. No vi nada extraño ni necesité verlo para darme cuenta de que algo muy importante estaba sucediendo en aquel momento.

¿Cuáles son las pruebas fehacientes de que estas apariciones ocurrieron en verdad?

La principal prueba deriva del mismo Evangelio: "Por sus frutos los conoceréis". Y en Medjugorje hay miles de personas que viajan allí, muchas de ellas alejadas de Dios, ateas, que vuelven transformadas.

¿Sigue el lugar encantado? ¿Qué más cosas extrañas (¡o sanadoras!) han pasado allí hasta la fecha?

¿"Encantado"? Medjugorje nada tiene que ver con eso. Yo no he visto ningún fenómeno extraño en el cielo ni necesito verlo, insisto. La paz interior nada tiene que ver con eso.

¿En qué tiene fe José María Zavala?

Creo en Jesucristo, el único Dios verdadero. Él es la piedra angular de mi vida.

¿Qué explicación profunda tienen para ti estas apariciones? Dándolas por válidas, ¿por qué la virgen se nos aparece para avisarnos de lo que va a suceder, y por qué en un sitio y no en otro, y por qué frente a unas personas y no a otras?

María de Nazaret es nuestra Madre, con mayúscula. Y como cualquier madre quiere lo mejor para sus hijos: acercarnos a Jesús, el Salvador. Ella se aparece a personas sencillas.

¿Cuál ha sido el detalle o la anécdota más sorprendente que has encontrado sobre Medjugorje durante esta investigación?

Ha sido todo muy natural. No viajé allí en busca de nada raro. ¿Sorprendido? Más bien satisfecho al comprobar que en aquel lugar reina la paz. De ahí que la Virgen se haya aparecido allí bajo la advocación de "Reina de la Paz".

¿Qué hacer para librarnos del mal?

Confiar en Dios. ¿Te imaginas qué distinto sería el mundo si en lugar de mirarnos al ombligo nos preocupásemos por los demás? ¿Si en vez de fomentar la división, el odio y el rencor viésemos en los demás al mismo Cristo, que es el Amor con mayúscula?

¿Qué dice la Iglesia sobre estas apariciones? Y, sobre todo: ¿hay personas del ámbito de la ciencia que las valoren como algo respetable?

La Comisión Ruini ha admitido la veracidad de las siete primeras apariciones, pero es lógico que la Iglesia no se pronuncie del todo mientras sigan produciéndose. Los médicos, como decía antes, no han observado nada que les induzca a pensar en un fraude.

¿Se puede fotografiar una aparición? De suceder hoy, ¿se podría, al menos, reseñar de una manera más sofisticada?

Son los videntes quienes dicen ver a la Virgen, y no todos la ven; algunos sólo la escuchan.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información