La edad que tenían al morir, datos sobre su salud, información relativa a su alimentación o a qué se dedicaban. Estos y más datos sobre las cuatro momias que conserva en la actualidad el Museo Arqueológico Nacional (MAN) se han conocido gracias a un TAC de última generación que se les realizó hace aproximadamente un año.

Noticias relacionadas

Los resultados de estas pruebas, que se llevaron a cabo gracias a una colaboración entre el MAN y el grupo hospitalario Quirónsalud, se han presentado este martes en el museo.

Para poder ejecutar los TAC, se realizó un traslado extremadamente cuidadoso desde la sala de exposición a la clínica. Se hizo por la noche, para aprovechar el horario de cierre del museo y con un itinerario calculado al milímetro para evitar baches y semáforos, con el objetivo de no perjudicar el estado de conservación de las cuatro momias.

Tres de ellas son de origen egipcio y fueron donadas al museo o adquiridas entre los años 1887 y 1925. La cuarta es de origen guanche, la población que ocupaba las islas Canarias antes de su anexión al Reino de Castilla y fue enviada a Madrid poco después de su descubrimiento en 1764.

Un médico y sacerdote de Imhotep

Los hallazgos más espectaculares se han encontrado en la momia de Nespamedu. Hasta ahora se sabía que fue un varón, sacerdote de Imhotep, y médico del faraón, que ejerció su profesión en algún momento entre los años 300 y 200 a. C.

Tras realizarle el TAC, se ha visto además que en el interior de los vendajes colocados para su conservación había brazaletes, una diadema y varias planchas alargadas con simbología egipcia que hacen referencia a su trabajo como médico. Todos estos accesorios estaban fabricados con cartonado, el mismo material con el que se hacían las cubiertas que protegen las momias. La prueba radiológica también ha desvelado que el médico fue enterrado con sandalias.

Entre sus vendas también se encontraron varios amuletos. En ellos estaban representados los cuatro hijos del dios Horus: Amset, Hapy, Duamutef y Quebehsenuf, que tenían forma de chacal, mono, halcón y hombre respectivamente y son los protectores de las vísceras extraídas del cuerpo del muerto en la cultura egipcia.

Además, se apreciaba un golpe que no le causó la muerte pero que fracturó varias de sus costillas mientras vivía.  Según Carmen Pérez Die, conservadora jefa del Departamento de Antigüedades Egipcias y Oriente Próximo, Nespamedu fue enterrado con honores reservados para una persona de un rango social alto.

Gracias a la combinación del trabajo de un escultor con las imágenes obtenidas por los doctores del grupo Quirónsalud, se ha reconstruido de manera aproximada su rostro y sus facciones en material arcilloso.

Reconstruccion_tridimensional_Nespamedu

Los egipcios tenían mala salud dental

En cuanto a las otras dos momias de origen egipcio, ambas mujeres, se ha descubierto que una falleció entre los 20 y los 35 años de edad y otra más mayor, con entre 35 y 50 años.

De la más joven, se sabe que vivió entre los siglos IX y VII a. C, y que su momificación no fue tan elaborada como la del sacerdote. Sin embargo, se sabe que tenía un aspecto delicado, con dedos y uñas largos. Además, se adivina una pésima salud dental, que padecía una enfermedad en los huesos y conserva en su interior algunas partes blandas.

En cuanto a la otra mujer, se han apreciado pruebas de artrosis en las rodillas, también una mala salud dental y que sus brazos se encontraban cruzados sobre el pecho.

Distinto estilo de momificación

El ejemplar de momia guanche se conservó mediante una técnica totalmente diferente a las egipcias. Este método, llamado mirlado, preservaba todos los órganos en el interior del cuerpo y utilizaba piedras y plantas para secar el cadáver y evitar la putrefacción.

También se ha podido saber mediante las técnicas de análisis que su alimentación era buena, sobre todo a base de mamíferos terrestres y que su salud dental era correcta. Se han detectado además restos de piel de animal en uno de sus pies, lo que muestra que los guanches envolvían con piel de cabra o de otros mamíferos los cuerpos de los muertos.

Documental en 4K

El estudio de estas cuatro momias protagonizará un documental grabado en 4K que será pionero en España. En el filme, La historia secreta de las momias, que se ha grabado con la colaboración entre RTVE y Story Producciones, se muestra todo el traslado y cómo las momias fueron sometidas al TAC.

Además, se han filmado reconstrucciones de cómo podrían ser las vidas de las tres momias egipcias en su época y en las zonas en las que presuntamente vivieron.

Composicion de la cara de Nespamedu. Ministerio de Cultura

La prueba también ha confirmado que las otras dos momias egipcias que alberga el MAN son femeninas: una de ellas, de una mujer de entre 20 y 35 años que vivió entre los siglos IX y VII a.C. y que estuvo embarazada, y la segunda, de otra mujer de entre 35 y 50 años, con una salud bucodental "pésima", según han puesto de manifiesto los médicos que han participado en la investigación. El estudio de la momia canaria, una de las mejor conservadas de la cultura guanche y que procede de una cueva funeraria del Barranco de Herques (Tenerife), demuestra que mantiene todos sus órganos y fue sometida a un cuidadoso proceso de momificación.

La investigación confirma así la teoría de que las momias guanches no se evisceraban (extraer las vísceras), algo que sí ocurre con las egipcias. La momia guanche presenta una dentadura perfecta, según ha expuesto la conservadora Teresa Gómez Espinosa, lo que pone de manifiesto que la dieta era baja en azúcares, basada en carne de cabra, oveja y aves y en la que llama la atención la ausencia de pescado a pesar de vivir en una isla.

Su buen estado de conservación y la existencia de ligamentos, tendones y músculos, así como de los huesos, han hecho posible reproducir el rostro que tuvieron los cuerpos

Aunque las momias egipcias del MAN ya habían sido sometidas a un estudio radiológico en 1978, la prueba realizada en esta ocasión por los especialistas en diagnóstico de la imagen han permitido generar su representación volumétrica y tridimensional a partir de 2.000 imágenes transversales captadas.

Además, su buen estado de conservación y la existencia de ligamentos, tendones y músculos, así como de los huesos, han hecho posible reproducir el rostro que tuvieron los cuerpos, de tal forma que se han podido "reconstruir" estos personajes del pasado, han indicado. El proceso ha sido filmado íntegramente para un documental producido por Story Producciones y TVE, Los secretos de las momias del MAN.