Pues no. Lejos de lo que pudiera pensarse por las alturas de diciembre en las que estamos, el equipo de El Hormiguero no se ha marchado aún de vacaciones navideñas. Es más, en estos días previos a Nochebuena ha diseñado un menú con invitados de alto postín, arrancando este lunes por la cantante Aitana (21 años).

Noticias relacionadas

Una de las primeras novedades llegó precisamente por el presentador. Pablo Motos (55) aparecía por primera vez en público con el brazo recién operado al natural, sin necesidad de llevarlo en cabestrillo. Después de esa circunstancia, otro asunto de salud sirvió para romper el hielo con Aitana. Al parecer, la artista tenía apalabrado visitar el programa antes de que el disco saliera a la venta el pasado 11 de diciembre, pero hubo un problema de última hora: “Sí, es cierto, iba a venir antes para presentar el disco, pero pillé la Covid”, aseguró la invitada, quien matizó que, entre los síntomas, solo perdió “un poco el gusto”.

Tras esa confirmación, el nuevo disco tomó el relevo, comenzando por el título, ‘Once razones’, que dio para una explicación muy enrevesada: “La historia es muy larga. Ocho de las canciones las compuse en cuarentena. Quería combinar en los títulos de las canciones nombres con símbolos matemáticos”, comentó una Aitana que comprobaba a través de la comunicación no verbal que Pablo Motos no le seguía el hilo.

El desconcierto de Motos era tan evidente que llegó a preguntarle a la artista: “¿Seguro que estás bien de la Covid?”, bromeó. Aitana no se dio por vencida y trató de aclararlo todo, aunque el presentador volvió a interrumpir para destacar que “sin hacer todo eso, también salen once canciones”. La invitada comprobó que estaba en un callejón sin salida: “Mira, esto es un lío, es peor que explicar las matemáticas”

Cuestiones personales

Dejando a un lado ese caos, la exconcursante de OT estuvo más certera a la hora de hablar de la temática del disco, aunque antes explicó los cambios de ritmo que tiene el álbum respecto a trabajos anteriores: “Lo anterior se llamaba ‘Más’ y se quedaba ahí colgado. Vi que gustaba el punto ese de rock y hemos decidido apostar por ello”. A pesar de la alegría en esas canciones, hay una lectura mucho más serio: “Si hay alguien se siente identificado con las canciones es que está en una relación tóxica. Al final, la última canción es empoderamiento, querer a la persona que es más importante en la vida: tú mismo”, expuso.

Para dar un respiro y agilizar el programa, Pablo Motos dio paso al videoclip de su primer sencillo. Lejos de relajarse, Aitana reconoció no sentirse cómoda: “Qué presión, una cámara me enfoca mientras veo el videoclip”. Después de explicar la razón, Motos sacó a colación un tema que dio mucho que hablar: una idea en redes sociales sobre la educación sexual.

“Cuando dices una opinión se lía”, lanzó Motos, amparándose en el gran número de seguidores que tiene en redes sociales. “Creo que no soy la que tiene más seguidores en redes sociales, aunque para mí es una barbaridad y me siento muy agradecida. De repente te dicen esto y solo puedo dar las gracias, sino estaría en la calle”.

Después de esa introducción, esta vez sí, Aitana abordó el asunto en cuestión: “Mi padre me dijo que para qué me meti en movidas. No suelo hablar de esas cosas. Cuando te ve tanta gente no quiero adoctrinar a nadie, pero considero que se debería impartir educación sexual, no sé si desde muy pronto. Ahora cualquier niño coge el ordenador y tiene el porno al alcance de la mano”.

Fruto de la vergüenza por hablar de un asunto tan delicado, la artista confesó que se estaba poniendo “nerviosa”. “Hay que evitar que confundan la realidad con la ficción. No quiero dar opiniones, pero no conviene a ir a saco, se puede empezar hablando del propio cuerpo y, después ya se puede seguir por otras cosas”, aclaró.

Superado ese trance, los dos asuntos que quedaban por abordar fueron pan comido. Para comenzar, Aitana reconoció que solo brinda con agua: “Quedo muy de chulilla, brindo con agua y piensan que mala suerte no da, porque a mí me está yendo bien. No bebo alcohol, aunque ahora alguna copilla sí que me temo”. El tema parecía dar juego, así que Pablo Motos preguntó a la invitada por qué alcohol se decanta. “Soy muy adolescente, bebo ron-cola”, comentó. Las hormigas le preguntaron si bebía, por ejemplo, Malibú con piña: “No puedo, tengo alergia a la piña”.

Aunque lo consume con mucha mesura, el alcohol es incompatible con el hecho de conducir, una circunstancia que, por el momento, no supone problema para Aitana. “Tienes atravesado el carné de conducir”, introdujo Motos. “Antes de entrar en OT empecé a aprender cosas del carné, pero después no encontré el momento de seguir con el teórico. En el confinamiento me lo propuse en serio, pero solo me he aprendido dos temas”, reconoció.

En ese momento, Pablo Motos sacó una libreta de la cantante en la que se podían ver los dibujos de algunas señales de tráfico. “Soy muy gráfica. El tema 2 tiene mucha señalización”, se excusó. Pero tanto Pablo Motos como Trancas y Barrancas no tuvieron piedad, burlándose de acotaciones como “¿Hotel o motel?”. El asunto siguió sobre la mesa con la prueba de Trancas y Barrancas. “No me sé las de mi propio país, como para conocer las otras”, dijo Aitana poniéndose la venda antes de la herida. A pesar de ello, a la cantante le fue muy bien en el test, tanto como para que asegurara que “lo que tienes que hacer es sacarte el carné fuera”.

[Más información: Aitana anuncia que ha dado positivo por coronavirus y anula su agenda]