En la noche de este viernes el programa Volverte a ver, presentado por Carlos Sobera (60 años), ha recibido a dos invitados de lujo, los hermanos Jorge (60) y César Cadaval (56), conocidos en España como Los Morancos. Los humoristas han acudido al programa para recibir una sorpresa de la que no tenían idea: iban completamente a ciegas. Pero antes de ese momento, estos profesionales, que llevan 40 años haciendo reír a todos los españoles, han dado una lección de optimismo, vitalidad y humor en tiempos tan complicados con la Covid-19. 

Noticias relacionadas

Tras un bonito vídeo en el que se ha repasado su prolija carrera profesional, un emocionado Jorge ha agradecido al programa ese material: "Creo que esta es de las veces que más me ha emocionado un vídeo en un programa. Dadle las gracias a quien haya montado eso, es de diez". Tras esto, los Cadaval han hablado, sin ambages, de lo mal que lo han pasado este 2020. "Hemos pasado muy malos meses. Yo he hecho hasta barbacoas en el váter. Como las que hace el rey emérito", ha bromeado Jorge, siempre ácido y chispeante en sus ocurrencias. 

César y Jorge charlando con Carlos Sobera en 'Volverte a ver'. Mediaset

César ha sacado su lado más humano: "Hemos seguido haciendo vídeos y animando a la gente. Nosotros hemos estado sin vernos casi cuatro meses. Nos llamábamos, claro, pero físicamente sin vernos". Los Morancos, además, han aprovechado su paso por el programa de Telecinco para promocionar su nuevo espectáculo, El Desfase. Esperan que guste, aunque la fórmula del éxito, como reconoce Jorge, nadie la tiene: "Si eso lo tuviéramos en la mano, el éxito lo tendría todo el mundo". César, eso sí, ha definido la clave de su esencia: "Nuestro humor es de la calle, muy llano, hablamos con la gente, escuchamos a pie de calle". 

En un momento dado de la conversación, Jorge ha explicado cómo surge el dúo con su hermano César: "Ahora tenemos mucha confianza, pero César antes era más de mi hermano Carlos, que en gloria esté, y estaban siempre juntos. Un día me enteré por un amigo mío que actuaba mi hermano y fui a verlo. Y ahí empezó mi parte". Su padre era su representante cuando comenzaron a ser conocidos. 1985 fue su año, ese en el que les cambió la vida: "Era imposible pasear por la calle, en los aeropuertos nos colaban". Siempre con los pies en el suelo, eso sí. 

¿Cómo surgió la idea de Antonia y Omaíta? Jorge toma la palabra: "Llegamos a TVE y cuando el guion empieza a formarse decimos que nos gustaría hacer una parodia, de una madre y una hija, para dar consejos. Nos dijeron que tres minutos solo. Cuando veían que las curvas subían, nos dijeron que alargábamos cinco minutos, hasta que terminó siendo 25 minutos". 

Su íntima amiga Pepa Muñoz

La emoción de Pepa cuando ha visto a sus amigos, César y Jorge. Mediaset

La gran sorpresa de la noche se la ha querido dar a Los Morancos su gran amiga, la chef Pepa Muñoz. "Quiero hacerles un pequeño homenaje de amistad, a Jorge y a César, por estos 35 años. Por todo lo bueno que nos ha pasado y también lo malo". Se conocieron cuando Pepa, por casualidad, va a ver una función y aparecen los hermanos, representando a unos mormones. 

Congenian a la perfección, forjan lazos, juntos salen por la noche madrileña y afianzan su amistad. Disfrutan de vacaciones, ferias y romerías. También de los malos momentos, como cuando en 1990 fallece el padre de los Cadaval; o en 2011 lo hace su hermano Diego, y en 2017, el hermano mayor de la familia. En todas esas situaciones, Pepa lo deja todo y los acompaña. Este viernes, cuando los hermanos descubren de quién se trata, la identidad tras la sorpresa de la noche, Jorge asegura, emocionado: "Esta señora que está aquí la adoramos nosotros". 

Jorge Cadaval, emocionado en el programa de Sobera. Mediaset

Y añade, con humor: "Si dice que 35 años hace que nos conocemos, se está quitando años". César, también embargado por la emoción, replica: "Pepa tiene el mejor restaurante que hay en Madrid". Jorge se acuerda de la gran labor que ha hecho Pepa Muñoz durante la pandemia: "Es una luchadora incansable, no sabéis el trabajo que ha hecho". 

Tras esto, le ha llegado el turno de palabra a Pepa: "Estoy aquí para agradeceros cómo me habéis acogido, me siento una Cadaval más. Os quiero, hemos estado en los buenos momentos, que han sido muchos, y en los malos. Somos buenos amigos, quiero agradeceros vuestra amistad de 35 años. Estoy loca por que termine esto y pasar buenos ratos como los que hemos pasado en vuestra casa de Madrid. Os quiero mucho". Para los hermanos, Pepa "representa nuestro comienzo en Madrid". 

La muerte del hermano Diego

Jorge Cadaval emocionado por la muerte de su hermano Diego. Mediaset

Jorge, además, ha destacado la gran cualidad de su amiga Pepa: "Pepa te quiere sin medida, podemos estar sin hablar cuatro meses y sin vernos, y cuando lo hacemos es como si no pasase el tiempo". La muerte de Diego por cáncer tiene aún tocado a Jorge; y a Pepa, con una espina clavada en su corazón. "Mi hermano murió por un cáncer de riñón, tuvo metástasis. Estuvo un año y siete meses luchando a todo lo que daba", ha asegurado Jorge. Pepa explica su dolor al punto: "A Diego lo adoraba mucho, de Diego no me despedí de la manera que me despedí de su hermano Carlos, de su madre... Me pilló mal. Le he rezado mucho". 

Ahí, Jorge confiesa que ha necesitado ayuda psicológica para superar esta muerte: "Me enseñó mi psicóloga el poder estar ahora fuerte en estas situaciones y no llorar. Siempre he celebrado mis cumpleaños. Ese año en que estaba malo, mi hermano no vino, estaba en su casa. Yo no quería celebrarlo y mi hermano me animó. Me hubiera encantado haber bajado a su casa y estar con él". Cuando murió, cuenta Jorge, "nunca he corrido más en un coche para verlo. Verlo sin vida fue un palo muy duro". 

[Más información: Feroces críticas a Los Morancos por sus bromas sobre el coronavirus en 'El Hormiguero']