Belén Esteban (46 años) ha regresado a Sálvame este martes tras disfrutar de un mes de vacaciones. La colaboradora ha aprovechado estos días para relajarse y recargar energía junto a su esposo, Miguel Marcos (32). A principios de agosto, la madrileña realizó su habitual visita a Benidorm para ver a su madre, que reside en la localidad alicantina, un reencuentro muy especial que plasmó en sus redes sociales. Después, la tertuliana y su esposo pusieron rumbo a Canarias, donde han regresado a la isla de Lanzarote, mismo lugar en el que estuvieron el pasado año tras celebrar su boda, en junio de 2019.

Noticias relacionadas

Visiblemente cambiada, y ataviada con un look en tonos malva, naranja, y blanco que resaltaban su bronceado, la colaboradora no ha tenido reparos en afirmar que durante sus días de veraneo ha subido de peso. "He engordado 5 kilos 700 gramos. Por eso me he puesto este vestido para que no se me note tanto", ha dicho la colaboradora momentos antes de sentarse junto al resto de sus compañeros.

"Todo lo tengo aquí, aquí y aquí", ha especificado Belén señalándose la zona de los pechos, de la tripa y del trasero. "Así que estoy muy bien repartida", ha concluido entre risas.

Belén Esteban vuelve a sentarse en su silla de colaboradora. Mediaset

Para la ex de Jesulín de Ubrique (46), estas han sido unas vacaciones muy especiales. Los delicados momentos de crispación que ha vivido en los últimos meses en los programas Sálvame y Sábado Deluxe, la habían agotado psicológicamente, una situación que ha logrado solventar en el archipiélago canario. "Es la primera vez que he desconectado de todo", ha asegurado la colaboradora que se ha vuelto a sentar en su silla bajo dos premisas: no hablar ni de política, ni del rey. Dos asuntos que la ha hecho entrar en conflicto desde que terminó el confinamiento.

Además, la colaboradora estrella de Mediaset ha podido disfrutar de su marido sin límites. No ha sido un año nada fácil para la pareja, ya que a consecuencia de la profesión de Miguel, conductor de ambulancias, y la patología que Belén padece, diabetes, la pandemia por Covid los ha mantenido separados durante 99 días. Una situación complicada con la que el matrimonio ha tenido que lidiar.

En su regreso a Sálvame, Belén Esteban también ha querido reafirmarse sobre sus polémicas palabras ante la falta de medidas de seguridad por la pandemia en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid: "Como no estuviera el hombre invisible tomando la temperatura a la gente... ahí no había nadie".  

[Más información: Aguado utiliza las palabras de Belén Esteban para denunciar la inacción del Gobierno en Barajas]