María Teresa Campos (79 años) está triunfando con su programa de YouTube, Enredados en la red. Programa que emite, éxito asegurado en reproducciones y suscriptores. La que durante años fue considerada como la 'reina de las mañanas' en Telecinco ha demostrado que se ha reinventado con solera a sus 79 años. Nunca pudo imaginarse Teresa Campos que su incursión en el mundo de YouTube iba a granjearle tantas alegrías. Junto a su gran amiga Meli Camacho, JALEOS ha podido conocer que Campos no pasa un día sin que piense en nuevas ideas para mejorar la sección. 

Noticias relacionadas

Su mente es un hervidero pensante. Está muy ilusionada y este espacio le ha devuelto la ilusión que le hacía falta después de tantos meses esperando ese proyecto de Mediaset que nunca llegaba. En medio del éxito, Teresa se ha 'escapado' a Málaga para disfrutar de unos días familiares, pero ni siquiera allí ha dejado de grabar programas. Hasta ese enclave se ha desplazado no solo la comunicadora, sino también parte del equipo que la secunda. Según la información que maneja este medio, este año su regreso a Madrid "se ha producido más pronto que nunca". Y la razón no es otra que profesional. 

Teresa Campos durante la emisión de su último programa de YouTube.

No solamente su vuelta a la capital se ha debido a su colaboración en el programa Sálvame con motivo de la histórica decisión de Juan Carlos I (82) de abandonar España, también hay otro poderoso motivo. Teresa tiene que grabar "de forma intensiva" durante este mes de agosto, y parte de septiembre, su espacio: "Le esperan semanas complicadas de arduas grabaciones". Está previsto que sean "numerosas" las entregas que se queden grabadas para su posterior y gradual emisión. 

Se informa a este medio que finalmente la rúbrica de la casa se producirá en el mes de octubre. Entonces, es cuando se oficializará la venta. Por eso, en todo este tiempo Teresa ha sido tan prudente con ese tema, incluso ha llegado a desmentir una información que, en esencia, no era incierta, como ha podido conocer este medio. Se avecinan semanas, pues, intensas para María Teresa. Otra amiga suya desliza que "tampoco estas están siendo unas vacaciones especialmente felices", pues Teresa "todavía tiene muy presente a Edmundo (70). Recuerda que este es su primer verano sin él y Málaga le trae recuerdos duros". 

Feliz con su programa 

La idea de este proyecto la tuvo Meli, como contaba María Teresa a este medio hace unas semanas. No pudo sentirse más ilusionada Campos cuando se le informó del tema. Tocaba reinventarse, término que le encanta y le hace sentirse con ilusiones y futuro. Contaban ambas amigas que ese programa iba a estar centrado en temas muy variopintos: desde belleza y retoques estéticos hasta salud y alimentación. Lo que fuera surgiendo sobre la marcha. Sin embargo, tras la emisión de primer programa, algo cambió de manera interna. Los planes se trastocaron y nadie supo explicar nada

Se emitió el segundo capítulo, en la misma línea inicial, pero a las horas se eliminó. En ese momento se producía el primer cambio en la estructura del programa: Teresa cambiaba el nombre de la cabecera y en vez de Enredadas en la red, de repente se llamaba Enredados por María Teresa Campos. Un sorprendente cambio que no fue el único: el espacio viró con entrevistas de Teresa y, ya al final, se incluye una pequeña sección con Meli Camacho. 

En cuestión de días, el espacio daba un vuelco sorprendente casi al mismo tiempo que ganaba suscriptores. O lo que es lo mismo, dinero, mucho dinero. La publicidad comienza a llegar al programa de Campos, todo un fenómeno un YouTube. Nadie se podía imaginar el gran éxito que tendría Teresa. No obstante, la gran sorpresa para todos llegó con la emisión del tercer programa, donde la presentadora malagueña entrevistó a Toñi Moreno (47), y después charla con su amiga Meli. Pero ahí no estaba la noticia, sino en la cabecera nuevamente. Teresa fichó a su hija Carmen Borrego (53) como directora del programa y reducía la sección de Camacho en "colaboración especial". 

Además, viendo la gran repercusión que estaba alcanzando el espacio, la comunicadora dio un paso al frente y decidía profesionalizar su canal. Para ello, contrató a un equipo de profesionales que trabajan codo con codo junto a ella en su casa durante las grabaciones. En primer lugar, encargado de la realización se encuentra Víctor Marfil, un videógrafo profesional de cine y televisión. Cuenta con un currículo muy potente. Teresa quería contratar al mejor. 

Este periódico pudo conocer que es ella quien "selecciona y supervisa todo". Junto a Marfil, se encuentran dos personas encargadas de cámara y sonido. "Ella quería una filmación profesional, casi cinematográfica y el despliegue está siendo grande", se deslizaba entonces. No solo a nivel de imagen se piensa en grande, sino que María Teresa está luchando por conseguir a los mejores invitados. Lo está consiguiendo. 

[Más información: Teresa Campos y Terelu, su cara a cara en YouTube y el dardo envenenado a Bigote Arrocet]