Este domingo en Viva la vida Carmen Borrego (53 años), así como el que no quiere la cosa e imprimiéndole un carácter de broma que no se lo creyó nadie, aseguró sobre su sobrina Alejandra Rubio (20): "A ver si la ponen algún sábado con su madre, que siempre me toca a mí los domingos".

Noticias relacionadas

Vino a decir algo así. Sin darse cuenta, soltó lo que realmente piensa. Porque Carmen, pese a que adora a Alejandra y la ve como a una hija, no trabaja igual de a gusto, de cómoda, de relajada cuando comparte plató con ella. Es la sensación que me da y la información que me cuentan. 

Le gustaría sentirse más libre en su trabajo, depender únicamente de su propia defensa, y no estar siempre pendiente de Alejandra, de protegerla, de sacarla de algún lodo complicado. Son varios factores los que confluyen; se junta este sentimiento de protección con el hecho de que la hija de Terelu Campos (54) piensa libremente y no siempre coincide con su tía, y el resultado es un cansancio por parte de Borrego.

"Las dos son iguales, políticamente incorrectas". A veces no puede más con la presión familiar, con los toques de atención de 'cuídala', 'te has pasado un poco' o 'di esto o di lo otro'. Me da a mí que, sobre todo al principio, eran demasiadas las llamadas en publicidad de su madre y su hermana. 

Borrego junto a su sobrina Alejandra en el plató de Telecinco. Mediaset

Y es que, me deslizan que el aterrizaje de Alejandra en Viva la vida no fue nada fácil para alguien que no está acostumbrada a tanta exposición. Y ahí tuvo un papel muy determinante Carmen Borrego. Fueron semanas durísimas en las que Ale, como la llama su entorno, se veía afectada por todo. "Ahora no, pero tú has tenido una época en la que todo te afectaba", le vino a reprochar la tía a la sobrina hace un tiempo. Y le faltó decir: ingrata, ahí he estado yo, a tu lado, y así me lo pagas. También su madre Terelu, pero sobre todo Carmen. Han sido contadas las ocasiones en que madre e hija han compartido plató; es más habitual ver a Borrego y Alejandra los domingos.

Me cuentan que hace unas semanas se vivieron momentos de verdadera tensión cuando discutieron en plató. Todo vino a raíz de la entrevista de Carmen en Sábado Deluxe. Al día siguiente, Alejandra, en Viva la vida, era una de las más críticas con su tía: no le pareció bien que no defendiera con más ahínco a su madre en el plató de Sálvame. Ni a Terelu, ni a sí misma; creyó Alejandra que Carmen no estuvo a la altura y así se lo hizo ver delante de sus compañeros.

Esto no sentó nada bien a Borrego, quien se molestó sobremanera con Alejandra y estuvieron unos días sin hablarse, como se hace constar a este medio. Carmen se sintió traicionada por alguien de su propia familia. No entendió el ataque en el peor escenario que Rubio podría lanzarlo. Se informa que la tirantez entre tía y sobrina existió durante varios días. No se hablaban, no se cogían el teléfono y la propia Terelu tuvo que mediar entre ellas. Hacer por que se vieran. De ahí que hace unos días cenasen juntas Carmen y Alejandra.

Carmen Borrego durante un programa de 'Viva la vida'. Mediaset

Y no una, sino dos veces. Lo que en esas cenas se habló, para ellas queda, pero lo que es un hecho es que Borrego ha manifestado abierta y privadamente su deseo de que algún sábado Terelu comparta plató con su hija. No es la primera vez, ni de lejos, que Borrego pone pegas con el fin de semana. Hay que recordar que hace un tiempo se quejó de que su hermana Terelu se quedase con los sábados y ella, relegada a los domingos. ¡Cuando ella llegó antes! 

Aquella fue una disputa formal y real, ya que Borrego empezó yendo los sábados y cuando su hermana aterrizó en el programa tras su salida de Sálvame se los arrebató y torció el morro. Ahora, la disputa tiene que ver con Alejandra. Habrá que ver cómo termina esta historia, pero ya hay quien, entre bambalinas de Telecinco, se atreve a asegurar que el mayor temor de Carmen es que su sobrina, que ya pisa con fuerza y no se amilana ante nada ni ante nadie, le llegue a quitar el puesto. Tiempo al tiempo. 

[Más información: ¿Y si a Belén Esteban la obligaron a reconciliarse con Jorge Javier? ¡Lo que todavía no se ha contado!]