Toñi Moreno (47 años) es una de las presentadoras más exitosas de la televisión. La andaluza está al frente de Mujeres y Hombres y Viceversa desde el 5 de noviembre de 2018, además de destacar como colaboradora en realities como Supervivientes o La casa fuerte tras su regreso de la baja por maternidad.

Noticias relacionadas

Su faceta actual en Mediaset le ha otorgado una notable popularidad, probablemente la mayor de su carrera, pero lo cierto es que la de Sanlúcar lleva toda una vida -literalmente- labrándose la envidiable trayectoria profesional que la ha llevado hasta el dulce momento que vive ahora.

Este jueves, durante la gala de La casa fuerte, su compañero Jorge Javier Vázquez (49) le hacía una confesión mientras conversaban sobre su juventud. "Lo que más tierno me parece es verte en imágenes superjoven entrevistando a gente", comentaba el presentador, a quien Toñi Moreno respondía recordando que empezó a trabajar "con 14 años".

Toñi Moreno comenzó a trabajar en televisión con 14 años. Gtres

Lo cierto es que la presentadora comenzó un poco antes de lo que ella misma relata, pues con 12 años ya colaboraba en la radio local de Sanlúcar de Barrameda, la ciudad en la que creció tras mudarse con 8 años junto a su familia desde El Prat de Llobregat, su municipio natal.

Dos años después daría el salto a la televisión de la ciudad gaditana, donde a pesar de su juventud mostró un innato talento para comunicar. Siendo apenas una niña de rostro inocente, voz dulce e indomable melena rizada, Toñi se atrevía a ponerse al frente de un programa, hacer reportajes a pie de calle y hasta entrevistar a grandes estrellas de la talla de Lola Flores, Manolo Escobar o María del Monte (58).

Su actitud madura para su edad se debía a dos motivos: la pasión y la necesidad. Ella misma reconocía en una entrevista con Belén Esteban (46) que la pasión es "el motor de su vida", pero sus prematuros inicios profesionales se debieron a la mala situación económica que atravesaba su familia: "Mi madre me dijo que no tenía para los libros y yo siempre he sido muy responsable", confesaba, revelando que llegó a escribirle una carta al Rey pidiéndole un trabajo para sus padres.

Esa entrega y tenacidad le granjeó la oportunidad de presentar su propio programa en Canal Sur al alcanzar la mayoría de edad. El cine que viene era un concurso en el que dos parejas famosas competían respondiendo a preguntas sobre distintas películas. En ese espacio Toñi Moreno mostró su faceta más natural y divertida al liberarse del corsé de la información.

Su primera oportunidad en la televisión nacional llegaría gracias a la que para ella sigue siendo su gran referente profesional: María Teresa Campos (79). Toñi trabajó como reportera en Cada Día, donde destacó por no ponerse límites a la hora de informar.

La propia Teresa ha recordado esta semana en su canal de Youtube una anécdota con la de Sanlúcar, a la que entrevista en su último episodio emitido: "Me dijiste 'Teresa, me quiero ir a Bolivia porque ha ha habido un motín en una cárcel y quiero hacer un reportaje'".

Efectivamente, Toñi Moreno viajó hasta el país andino y trató de entrar en la prisión con una cámara escondida, pero la pillaron y acabó en el calabozo, tal y como contaría décadas después en el programa Viva la vida.

[Más información: Toñi Moreno habla de su maternidad y revela un nuevo proyecto fuera de la televisión]