Después de la vuelta a la normalidad, con público en la grada (en un bonito homenaje del programa a los servicios sanitarios) El Hormiguero continuó la semana con buen ritmo, ya que la invitada del día, al igual que Omar Montes (32 años), también está ligada al mundo de la música: Jeanette (68).

Noticias relacionadas

La londinense, icono en las décadas de los 60 y los 70, entró al plató al son de su mítico ‘¿Por qué te vas?’. Sentada en la mesa, su primera pregunta tenía que ver con la distancia de seguridad: “¿Estamos a dos metros?”.

Preguntada por su estado de salud, la cantante aseguró sentirse bien, aunque el drama le tocó de cerca: “Gracias a Dios no lo pillé porque estaba en Nueva York a finales de febrero. Tres de los empresarios que me contrataron, uno lo pilló y murió. Los otros lo contrajeron pero lo superaron”.

Esta nueva normalidad ha dejado un panorama oscuro para el mundo de la cultura: “Creo que todo el mundo sabe qué ha pasado aquí. Tenía el año lleno de contratos, ahora no hay nada, nos han quitado todo, por decirlo de alguna manera. Poco a poco, la vida vuelve a una cierta normalidad, pero nuestro gremio no. Es muy triste. No creo que este año vayamos a hacer gran cosa. Incluso he escuchado que en Estados Unidos no habrá espectáculos en Broadway hasta el 3 de enero. Esto es a nivel mundial, no solo en España”.

Para reflejar su visión cosmopolita, Jeanette repasó parte de su árbol genealógico y su trayectoria vital: “Mi madre nació en Tenerife, mi padre en el Congo belga, yo en Londres, pasé mi infancia en Estados Unidos, mi marido es húngaro…Yo soy internacional. Además he viajado muchísimo, pero es raro, porque por un lado no me siento de ningún lugar. Encima tengo un nombre francés”.

También contó lo traumática que fue su primera llegada a España: “Tenía 12 años. Acostumbrada a las grandes calles de Estados Unidos, en Barcelona solo veía coches 600 y un burro. Además me perdí con mi hermana pequeña, que tenía 2 años”.

Lo que no se conocía sobre la londinense es que, además de su faceta musical, también hizo sus primeros pinitos en el deporte: “Fui la primera mujer karateca de España. Vamos a ser realistas, eran tiempos de Franco, no estaba permitido que las mujeres hicieran artes marciales. Había una escuela que era solo para chicos. El profesor pidió un permiso para probar con chicas. Una de las elegidas fui yo. De las 30 o 40 que se presentaron, nos quedamos 9. Adoraba aquello, me sentía muy segura. Volvía a casa con tranquilidad, cualquier tío que me metiera mano se iba a enterar”.

Acto seguido, Pablo Motos recurrió a uno de sus trucos, sacar la guitarra para que la invitada cantara ‘Yo soy rebelde’.

La otra protagonista

El programa comenzó con una sorpresa. Durante el baile inicial ya se pudo comprobar que una de las colaboradoras que iba a estar en el plató era Cristina Pedroche (31). Nada más volver de publicidad, la madrileña acompañaba en primer plano a Pablo Motos (54) para enseñar tres posturas de yoga, una de las prácticas a la que tanto se ha referido el presentador de El Hormiguero durante el confinamiento.

“Solo necesitáis vuestro cuerpo serrano y una esterilla o una alfombra. Voy a enseñar tres posturas. Muy importante hacerlo con tacones”, bromeó Pedroche. A pesar de sus esfuerzos, Pedroche sigue sin contar con el beneplácito de las redes sociales:

Tras la sesión de ejercicio, la colaboradora se sumó a la mesa donde ya estaban Cristina Pardo (42) y Santiago Segura (54). Pardo estaba “indignada”. “Me parece lamentable que los miembros del Gobierno se contradigan constante, además, los rebrotes se están dando porque hay gente irresponsable que hace botellones y no toma precauciones y yo todavía no he podido ver a mi familia. Esto está en nuestra mano. Lo estamos viendo, ya no podemos decir que no lo sabíamos, como la vez anterior, lo que dependa de nosotros debe servir para proteger a los demás”, expuso dando pie a un aplauso de la grada.

El tema del coronavirus siguió muy presente en la tertulia y, unos minutos después, Pedroche dejó una de sus perlas cuando estaban hablando de la prohibición de la Generalitat de Cataluña de bailar con desconocidos: “Nunca he ligado en discotecas, ni bailando. Creo que siempre he sido yo la que ha llevado la iniciativa”. Pero ahí no había terminado su recital. En relación a su boda con David Muñoz (40), comentó que ve muchos enlaces matrimoniales en los que “los novios pasan su día más pendientes de los invitados que de disfrutar. David se fue a DiverXo, pero antes de ello consumamos. Echamos a sus padres y los míos y ese día cocinó genial”.