Con cascos que los aíslan de los comentarios de la prensa, con gorra calada, gafas de sol, mascarillas, guantes y portando cada uno su equipaje, los concursantes de Supervivientes han pisado suelo español tres meses después de su partida a Honduras. Se fueron dejando un país sin coronavirus y han regresado a él en mitad de la pandemia, con gritos y mucho caos. 

Noticias relacionadas

Quién les iba a decir a Albert Barranco (25 años), Rocío Flores (23), Ana María Aldón (43), Jorge Pérez (37) y Hugo Sierra (45) que su aterrizaje en el aeropuerto iba a ser tan distinto este año. Jorge Javier Vázquez (49) ya explicó a la audiencia que iban a viajar en perfectas condiciones. "Regresáis a España en un avión de ensueño, un 787 DreamLiner. Sólo para vosotros y para todo el equipo. Si es que cuando hay recursos, los hay...". Eso sí, no se esperaban tamaño revuelo. 

Todos ellos, junto a Lara Álvarez (33) y el resto del equipo, han sido llevados entre fuertes medidas de seguridad a los coches de la productora para desplazarlos al hotel donde harán la debida cuarentena. No cabe duda de que se han llevado este martes un impacto enorme y se han mostrado agobiados y, por momentos, sobrepasados por la vorágine en que estaban envueltos. La expedición llegaba cansada, ansiosa y, sobre todo, descolocada. Un gran dispositivo de seguridad les ha protegido haciendo un cordón que les rodeaba a medida que avanzaban desde la zona de llegadas del aeropuerto. 

Si bien es cierto que ha sido un shock para todos, Hugo o Barranco, por ejemplo, han sabido mostrar más temple y tranquilidad en el recorrido hacia el coche que los esperaba. No obstante, Rocío Flores y Ana María Aldón no han corrido la misma suerte. La hija de Antonio David Flores (44) ha llegado a tropezar con su maleta y trastabillar, volcándola por la prisa de salir del embrollo mediático cuanto antes. Por su parte, Aldón gesticulaba sin parar con la manos para que no se acercaran a ella y poder mantener la distancia social.

Elena Rodríguez (última expulsada) y su exyerno Hugo Sierra en montaje de JALEOS.

En medio de esa nube de personas alrededor, según han contado en El programa de Ana Rosa, a la mujer de Ortega Cano (66) le ha dado un ataque de ansiedad. Los concursantes, por fin, han podido subirse a su coche correspondiente en dirección al hotel en el que estarán confinados una semana a la espera de la gran final de Supervivientes, de la que JALEOS conoce datos. 

Debido a la crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus, Bulldog TV y Mediaset tendrán que adaptarse a las circunstancias en las que se encuentran Honduras y España, los dos países hermanos desde donde se emite la edición. Según la información a la que tuvo acceso este periódico hace unos días, hasta llegar a la final, aún queda un largo periplo. En el hotel estarán aislados forzosamente.  Cabe recordar que el pasado viernes 15 de mayo entró en vigor la norma del Gobierno de España que exige que todas las personas que vengan del extranjero deberán pasar por una cuarentena de 14 días a su llegada al país. 

Albert Barranco y Jorge Pérez a su llegada a Madrid. Gtres

Estas personas, además, tienen limitados los desplazamientos a actividades consideradas como esenciales. Durante 15 días, los concursantes vivirán su propio Supervivientes en el hotel, con el correspondiente confinamiento, pero con las cámaras grabándolos durante 24 horas al día al estilo reality show. Por el momento se desconoce la fecha en la que se celebrará la gran final que como cada año tendrá lugar en las instalaciones de Mediaset España. 

Aún quedan por atar muchos cabos, entre otros, si los finalistas de esta edición podrán llegar desde el hotel hasta los estudios de Fuencarral en helicóptero: uno de los momentos más esperados a la par que emotivos para los concursantes que ya empiezan a oler la posibilidad de tener entre sus manos el ansiado premio y el calor de sus familiares. 

[Más información: 'Supervivientes 2020': así será la gran final más atípica de su historia]