Paz Padilla (50 años) ha regresado esta tarde al plató de Sálvame. La presentadora retoma su trabajo en Telecinco después de la triste pérdida de su madre Lola a los 91 años de edad.

Noticias relacionadas

El programa ha comenzado con unas emotivas imágenes de Paz con su madre. La andaluza, visiblemente emocionada, ha estado unos segundos en silencio hasta que ha logrado comenzar a hablar, agradeciendo todo el apoyo recibido por parte de compañeros, amigos y seguidores en estos días de ausencia y pidiendo perdón por no haber podido responder a todos los mensajes.

"Estoy tranquila, me emociono porque es normal", ha proseguido antes de dedicar unas cariñosas palabras a su madre: "Ella me enseñó muchísimas cosas, como que la felicidad es gratis".

Paz ha retomado sus compromisos profesionales esta semana. Mediaset

Una vez más, la presentadora ha recordado el gran sentido del humor que Lola tuvo hasta el final de sus días: "Quiso vivir hasta el último instante diciendo 'tiene guasa tener que irse con lo bien que estoy'".

Finalmente, Paz ha dedicado el programa de este jueves a su madre, dirigiendo su discurso directamente a ella: "Siempre vas a estar en nuestros corazones porque tu esencia sigue viva. Este programa te lo dedico a ti porque desde aquí te hicimos muy feliz. Te quiero, mamá", ha concluído.

Cariñoso mensaje

Antes de su reaparición en Sálvame, Paz Padilla ha anunciado en su cuenta de Instagram su vuelta al trabajo, adelantando que le dedicaría el programa a Lola con un emotivo texto: "El Sálvame de hoy se lo quiero dedicar a ella, por lo mucho que disfrutaba cada tarde viéndolo, y porque muchas veces he trabajado pensando en lo feliz y orgullosa que estaba de mi, siempre me apoyo en mi carrera, en la tele, en el teatro...", ha escrito junto a una foto de su madre viéndola actuar en el teatro Falla.

En la publicación, la presentadora recuerda lo mal que lo pasó Lola cuando se marchó a Madrid para probar suerte: "Recuerdo cómo lloraba cuando me fui a Madrid por primera vez, sufriendo por que su niña 'la pequeña' abandonaba el nido para ser artista, por el miedo a que volviera como un muñeco roto. Siempre le decía que la artista era ella, que era una monologuista nata, que yo tuve la suerte de nacer en otra época, pero si fue una artista!! Construyendo una familia sólida, siete hijos unidos y sanos emocionalmente, a los que nos enseñó, que ser feliz es gratis, y que la risa era el mejor antídoto ante los golpes de la vida. Y arriba estará liándola, como dice la canción de Serrat Romance de Curro 'El Palmo'".

Muy unida a ella, este adiós ha sido un auténtico mazazo para la gaditana. Aún así, Paz ha contado con el apoyo de su hija Anna y de su marido, quien no se ha separado de ella ni un solo momento.

[Más información: La emotiva dedicatoria de Paz Padilla a su madre Lola tras su muerte]