Hasta hace pocos años su nombre no era demasiado conocido a nivel nacional. Su trayectoria profesional estaba ligada a Arucitys, que inicialmente solo se emitía en 8TV, una cadena de ámbito autonómico en Cataluña. Sin embargo, desde hace tiempo, Laura Fa (45 años) ya es un rostro conocido, gracias a sus apariciones en diversos espacios de Mediaset como Cazamariposas y, sobre todo, Sálvame.

Noticias relacionadas

Desde su llegada a la cadena de Fuencarral, no han sido pocas las polémicas que ha protagonizado, la última en relación a la separación de Bigote Arrocet (70) y María Teresa Campos (78). Pero al margen de todas estas controversias profesionales, no se puede decir que la vida de Laura Fa haya sido de color de rosa en el plano personal. Cuando aún no había llegado a la treintena, los médicos diagnosticaron a la periodista un cáncer de tiroides, una enfermedad poco usual que ella mismo recordó visiblemente emocionada el pasado verano en una de las emisiones de Sálvame, tal y como contamos en JALEOS.

Felizmente, Fa se recuperó de aquel problema, pero hoy abordamos otra enfermedad que padece, eso sí, en este caso menos preocupante. Aprovechando que se celebraba el día mundial, el pasado 29 de octubre, la propia periodista colgaba un post en Instagram en el que reconocía que sufre psoriasis y, para muestra de ello, dejaba ver su codo derecho con un severo brote:

El caso de Laura Fa no es aislado, ya que se estima que entre el 1% y el 3% de la población mundial sufre este trastorno. Se trata de un problema de salud crónico que se manifiesta fundamentalmente en los codos, las rodillas y el cuero cabelludo, a través de la aparición de lesiones rojizas escamosas. En algunos casos puede llegar incluso a afectar a las uñas y a las articulaciones, como le sucede a Kiko Hernández (43).

Los médicos aseguran que la predisposición genética es un factor clave a la hora de que un paciente sufra psoriasis, aunque no se descartan otros factores de riesgo como las infecciones, el estrés o el hábito de fumar. Para su tratamiento, se puede optar por la vía tópica, con el uso de corticoides; la fototerapia, especialmente pensada para casos en los que esta enfermedad ocupe áreas amplias; o el tratamiento sistémico a través de diversos medicamentos. 

[Más información: La enfermedad de Paz Padilla por la que tuvo que cancelar por primera vez una función de teatro]