Dani Mateo (40 años) cumple este 2 de noviembre dos meses al frente del programa Zapeando, pero la fecha de este sábado siempre quedará grabada en su mente por un suceso que originó una gran oleada de críticas hacia su persona. La noche del 1 de noviembre de 2018 uno de sus skecth de El Intermedio avivó la llama de los nacionalismos y el sentimiento patriótico: se sonó los mocos con la bandera de España. En realidad no fue así de manera literal, pero lo fingió. Y ese gesto escoció a los tuiteros y sectores más fieles a la insignia rojigualda.

Noticias relacionadas

Pongámonos en situación. La princesa Leonor (14) había sido protagonista el día antes (31 de octubre) porque había leído, en el día de su cumpleaños, el Artículo I de la Constitución Española. Era su primera lectura pública, de 55 palabras y 35 segundos. Al hilo de la especial cita de la hija de los Reyes, Dani Mateo reinterpretó tal discurso sustituyendo el artículo de la Carta Magna por el prospecto de Frenadol. De ahí que simulara un catarro y su posterior estornudo frente a la bandera mientras finge sonarse los mocos.

La reacción del público esa noche no fue la que él esperaba. No hubo los aplausos esperados ni mucho menos las carcajadas que auguraba. Algo en ese momento le hizo darse cuenta de que su "gesto" había fallado, pero no le dio mayor importancia porque el "humor" no es igual para todos. Sin embargo, al abrir Twitter a la mañana siguiente se percató del alcance que había tomado su skecth.

Dani Mateo, en el momento de su sketch en el que se suena los mocos con la bandera.

La Guardia Civil se pronunció contra él: "Estás ofendiendo gratuitamente a los que la siente con orgullo y a los que han entregado su vida a los valores de paz y libertad que representa", un tuit que recibió el apoyo -a modo de like- del Gobierno español. Y también quiso dejarle un rotundo mensaje el Ejército de Tierra: "Nuestra bandera representa a todos y le corresponden los máximos honores. La respetamos porque es el símbolo más importante de nuestra nación".

Además de estos sectores del Estado, millones de ciudadanos usaron sus redes sociales para criticar la acción de Mateo, momento en el que el presentador decidió alejarse de las plataformas digitales y hacer una depuración hasta que volviera la calma: "Cierro esto un rato. No me hace bien... Solo quería recordaros que, mientras nos reímos, no nos pegamos y eso es bueno. En la guerra no hay risa".

Lo que empezó como una especie de chiste terminó de una forma en la que no se rió ni él mismo. Las empresas de las que era imagen, así como las colaboraciones en medios que realizaba, se vieron directamente afectadas por la polémica.

Clínica Baviera fue la primera compañía en hacer desaparecer de su cartelería y fotografías promocionales de su web la imagen de Dani Mateo. El boicot fue más que evidente y sin ningún tipo de disimulo. De hecho, incluso las empresas enviaban comunicados de prensa para anunciar que se habían deshecho de cualquier colaboración con el presentador, y así no quedar salpicados por el revuelo.

Tres empresas prescindieron de sus servicios y su agenda se fue vaciando de bolos durante ese periodo. Pero todo empeoró cuando el 23 de noviembre de 2018 el magistrado Adolfo Carretero Sánchez, titular del juzgado número 47 de Madrid, admitió a trámite la denuncia del sindicato Alternativa Sindical de Policía en la que denunciaba al humorista por su polémico gesto del gag de El Intermedio. Pero en enero la causa quedó archivada.

Por tanto, el 2019 comenzaba con nuevos aires para Mateo. De esta forma él continuaba sin problemas en Yu no te pierdas nada, en Comedy Central y a finales de verano se anunciaba su fichaje por Zapeando. Por lo que se puede confirmar el respaldo continuo de la cadena LaSexta por el humorista, y es que posee tantos detractores como admiradores, una baza que le hace empatar siempre pero nunca perder.

[Más información: Así ha sido el criticado estreno de Dani Mateo en 'Zapeando']