La gala de GH VIP: Límite 48 horas ha estado marcada, una vez más, por las tensas disputas entre concursantes, en este caso entre Mila Ximénez (67 años) y Kiko Jiménez (27) debido a la sonada traición de este a la colaboradora de Sálvame. El programa echaba más leña al fuego mostrando a los habitantes de Guadalix nuevos vídeos que prueban la premeditación de Kiko y cuestionan el arrepentimiento de 'El Cejas' por subir a Mila a la palestra de nominados.

Noticias relacionadas

Pero entre tanto enredo y barullo hubo una concursante que supo erigirse como protagonista: Adara Molinero (26). La modelo, convertida en el nuevo apoyo de Mila Ximénez, ha sido salvada de la expulsión, algo que ni ella esperaba después de que su aliado en la casa, Hugo Castejón (47), fuese el expulsado de la pasada semana: "Estoy flipando, no me lo esperaba", confesó al conocer la noticia.

Tras la buena noticia, la modelo y azafata tenía que enfrentarse a un momento de catarsis: la curva de la vida. Después de los intensos relatos de Antonio David y Mila, la joven concursante, que acostumbra a mostrar un carácter frío y calculador, sorprendía a la audiencia comenzando su curva con lágrimas en los ojos: "Tengo miedo por si hago daño a alguien con lo que pueda decir, pero lo tengo que contar porque ha sido mi vida", advertía.

Adara se salvó de la expulsión este martes. Mediaset

Adara contaba un acontecimiento que marcó su vida desde una temprana edad: la separación de sus padres. Solo tenía un año y, más tarde, su madre conoció a un hombre al que ella nunca podrá olvidar, muy a su pesar: "Se portó muy mal con mi hermano, conmigo y con ella… Si ahora me está viendo que sepa que mi infancia se vio marcada por él, yo le tenía autentico terror", relató emocionada.

La concursante también desveló detalles de su adolescencia, marcada por la enfermedad de un familiar: "Sufrí muchísimo por una persona de mi familia que siempre ha tenido depresiones muy fuertes. Yo solo quería que fuera feliz", contaba. Un oscuro túnel del que vio la luz al final gracias a su primer amor: "Fue muy, muy bonito. Luego lo dejamos y sufrí muchísimo porque fue algo muy intenso".

Así, comenzaba el relato de su vida amorosa, en la que no pudo ignorar la relación que nació en GH 17 con Pol Badía (25). "Me hizo muchísimo daño y jugó conmigo, para él era todo tele y espectáculo", respondía a Jorge Javier Vázquez sobre su idilio con el boxeador. Además, asegura que se sintió "muy engañada y vacilada" cuando se hizo público el romance entre el chico y el Maestro Joao.

Adara finalizaba su curva de la vida relatando el feliz momento que vive en la actualidad junto a Hugo Martín, por quien no dudó en dejarlo todo y mudarse a Mallorca para comenzar una nueva vida: "Adaptarme me costó un poquito. Luego tuvimos a nuestro bebé, que es lo mejor que me ha pasado en la vida, es mi pico de felicidad", afirmaba. 

[Más información: Mila Ximénez se acerca a Adara tras enterarse de la traición de Kiko]