Que Chelo García Cortés (67 años) es una de las concursantes estrella de Supervivientes no lo niega nadie. Después de varios años solicitando enrolarse en el concurso selvático, este año ha podido cumplir su sueño, y lo cierto es que no está defraudando. La colaboradora de Sálvame se ha erigido como una superviviente nata; ha participado en todas las pruebas y ni una mísera queja ha esgrimido en este tiempo. De hecho, ni siquiera ha pedido abandonar el concurso, como algunos de sus compañeros. 

Noticias relacionadas

En la actualidad su vida pasa por estar en el barco varado, donde la audiencia la mandó. Allí convive con Mahi y, pese a la alegría que desprende la joven, la periodista especializada en crónica social no está pasando por sus mejores días. Está agotada por falta de alimento, pero ha expresado por primera vez lo que más le duele: que el programa no haya tenido ningún detalle con ella, ni una llamada de oxígeno ni la visita de su mujer, Marta Roca. 

La concursante durante uno de los programas de 'Supervivientes'. Mediaset

En su opinión, el programa no ha obrado con ella del mismo modo que con los demás. Así como a Isabel Pantoja (62), Dakota (25) u Omar Montes (30), entre otros, sí les dieron la sorpresa familiar en Honduras, a ella no. Y Chelo ha dicho basta. Hasta tal punto ha llegado su enfado que la organización le ha dejado claro que se le propuso a su mujer viajar allende los mares, pero no quiso. En ese punto, según ha podido confirmar JALEOS"la oferta de la visita le llegó a Marta, pero declinó asistir después de haber expuesto sus condiciones, un tanto especiales".

Resulta que, según se desliza a este periódico, "Marta ponía demasiadas condiciones de comodidad, como viajar en primera clase y que la productora le pagara otro billete, en la misma condición, a una amiga suya". Además, no se descartaría que la cuestión económica haya jugado un papel determinante, pese a que, en general, a los familiares no se les paga. "Que no se olvide que tanto Marta como Chelo no están pasando su mejor momento a ese nivel", se apunta.  

Cabe recordar que la propia Marta confesó en televisión la depresión por la que había pasado y los ataques de ansiedad que padecía. Con estos antecedentes, se apostilla que "ella quería mayor comodidad, sobre todo durante su estancia en la isla". Sea como fuere, unos requisitos "desorbitados" que hacen inviable la visita de la mujer de Chelo a Honduras. Eso sí, a la vez que me hablan del nulo entente, se aclara que "todavía puede ser que todo cambie y veamos el romántico reencuentro en las playas del Caribe". 

Por su parte, el propio programa se lo hacía ver de este modo a la concursante: "Tengo que deciros que a todos los concursantes los tratamos por igual y con todos estamos gestionando la posibilidad de recibir una visita, antes o después. El programa ha ofrecido a Marta viajar a Honduras y ella considera que, aunque las condiciones se hayan mejorado, no son las necesarias o suficientes acorde a sus necesidades. ¿Me das una lista de otras dos o tres personas para que vayan de visita?" En ese momento, García Cortés se ha contentado con saber que su esposa se encuentra "bien". Sin embargo, lo que desconoce la hondureña son las condiciones que habría puesto su mujer para darle una sorpresa. 

Chelo, sin Marta y sin Isabel Pantoja 

Lo cierto es que desde que la colaboradora pisó Honduras todo hacía indicar que su concurso se basaría, en gran medida, a estar junto a Isabel Pantoja y convertirse en su sombra. Si bien al principio parecía que así iba a ser su concurso, atendiendo solícita a las peticiones de la cantante, con el paso de los días y las semanas Chelo ha ido adquiriendo entidad propia, según la opinión del público. Y aunque parecía que su energía y ánimo iban a decaer después de que la audiencia la separase de Pantoja, García Cortés sigue fuerte en el barco varado... a la espera de una visita que, parece ser, no va a producirse. 

[Más información: La delicada situación económica de Chelo García Cortés: estas son sus cuentas]