Miriam Giovanelli (32 años) experimentaba a principios de año, en plena nevada por la borrasca Filomena, la maternidad por segunda vez. La actriz ha querido meses después, y aprovechando la resaca del Día de la Madre, hacer un alegato para visibilizar los problemas que una mujer se puede encontrar en el camino hasta tener a un hijo entre sus brazos -en el que caso de que eso, finalmente, suceda, que no siempre es el caso-. Con una imagen rescatada de su periodo de gestación, y un texto acompañándola la intérprete reivindicaba que, en nuestra sociedad, la maternidad se da por hecha, descartando el escenario de infertilidad.

Noticias relacionadas

"Hace un año celebré mi primer día de la madre con hijos y escribí el texto que más abajo recupero. Lo publiqué mientras gestaba al segundo aunque todavía no lo sabía, un embarazo natural era algo que había sido descartado tiempo atrás. A pesar de la facilidad con la que llegó esta vez, las primeras semanas me devolvieron a la maternidad que yo conocía, la de los hospitales y las malas noticias. Finalmente, el ectópico que me llevó a urgencias, resultó ser un heterotópico que trajo más alegrías que penas", comienza ese alegato, que ha contado con el aplauso de todo quien ha pasado por su tablón.

"Comparto esto porque en el imaginario colectivo la fertilidad se da por descontada, lo que vuelve ese camino más silencioso y frustrante. Y me doy cuenta de que lo caminamos muchas y que, si nos libráramos de toda presión, podríamos recorrerlo más ligeras", continúa Giovanelli, que reflexiona sobre el hecho de que muchas mujeres esperan cada año el Día de la Madre deseando que sea el último sin hijos "porque la esterilidad y la infertilidad son una parte más de la maternidad y este día no debería ser un recordatorio de sus carencias, sino de su valentía".

Miriam, que no es la primera vez que realiza una llamada de atención de estas características aprovechando su posición de figura pública, remata: "La sociedad debería saber lo que significa querer y no poder tener hijos y llenar también esas casas de flores. Porque lo maternal no lo determina la biología, es un estado emocional".

Casada con el arquitecto Xabier Ortega en septiembre de 2017, el matrimonio dio la bienvenida a su primera hija, Renata, en noviembre de 2019. El pasado mes de enero, nacía Lorenzo. Hace tan solo unos días, reflexionaba en el espacio radiofónico de Sara Carbonero (37) cómo a sus hijos les ha tocado nacer en una época en la que no son conscientes de lo que es ver a gente paseando por la calle sin mascarilla.

[Más información: Miriam Giovanelli anuncia su segundo embarazo menos de un año después de dar a luz]