Carlos Sobera (60 años) está viviendo actualmente uno de sus más fructíferos momentos profesionales, pero en el terreno personal y amoroso la vida ya le regaló la compañía de Patricia Santamarina. El presentador siempre que puede presume de su feliz matrimonio y de lo mucho que quiere a su esposa, aunque este jueves no ha necesitado decirlo porque las cámaras de los fotógrafos han captado el amor que se profesan.

Noticias relacionadas

La pareja aprovechó la tarde libre -y que las lluvias madrileñas dieron una tregua- para tomar algo en una terraza del centro de la ciudad. Sin ocultarse y siendo consciente de los ojos de los curiosos, Carlos y Patricia comieron y bebieron como un par de ciudadanos enamorados más.

Patricia Santamarina y Carlos Sobera, a su llegada a la terraza. Gtres

Las muestras de cariño entre ellos eran constantes. Dado que estaban en una terraza y compartiendo mesa ellos solos, pudieron deshacerse de las mascarillas por un tiempo. Así, en las imágenes capturadas por los paparazzi se puede ver cómo se sonríen mutuamente, cómo se tocan y acarician y cómo se miran de manera cómplice cuando en la conversación se produce un silencio.

Ambos optaron por un look muy cómodo e informal para su romántica cita. Ella se vistió con pantalones vaqueros de tiro bajo en negro y desgastados, muy en tendencia, combinados con una camisa en tonos blancos y lila pastel y un abrigo ligero oscuro. Por su parte, el presentador eligió jeans en azul, una camisa de sport y una cazadora ceñida y todoterreno. Los dos cónyuges decidieron ponerse una mascarilla negra, a juego con sus estilismos.

Tras su cita, la pareja quiso saludar a la prensa que estaba pendiente de ellos. Se acercaron a los fotógrafos y posaron juntos y sonrientes, demostrando, una vez más, que su relación con los medios es estupenda, pues ambos viven de ellos y son grandes profesionales.

El matrimonio se mostró enamorado y cómplice. Gtres

Su historia de amor

Sobera se casó por primera vez en 1994 con la farmacéutica Elena Casado. El matrimonio duró 8 años. Eran principios del siglo XXI y el presentador tuvo otro romance sonado que acabó en breve.

Finalmente, en 2004 conocía a Patricia Santamarina. Coincidieron trabajando, ya que ella era productora de Valerio Lazarov, proyecto en el que estaba inmerso también Sobera. Pero su historia no empezó del todo bien, al menos por parte de ella que incluso confesó años después que no soportaba a Carlos hasta el punto de que le llegó a quitar una casa que tenía pensado comprar.

Sin embargo, la versión del presentador es muy distinta, tal y como le confesó a Bertín Osborne (66) en Mi casa es la tuya: "Yo me enamoré desde el primer momento que la vi y ella decía eso, pero nunca la creí. La primera vez que Patricia y yo dormimos juntos le pregunté: '¿Qué te gusta más, los incas, los mayas o los aztecas?'. Se quedó flipada, al día siguiente se compró un libro de los maya. Por eso, nos casamos en México por el rito maya". Hace ya 16 años de aquel exótico 'Sí, quiero', y tienen una hija en común llamada Natalia.

Carlos y Patricia se casaron por el rito maya en México.

El amor ha superado todos sus obstáculos. Y es que tanto Sobera como su mujer han sufrido en los últimos años graves problemas de salud importantes. Patricia Santamarina sufrió un derrame cerebral a principios de 2019 que incluso le llevó a la UCI: "Ahora está muy bien. Tuvo un susto importante el 4 de febrero. Patricia tuvo un derrame provocado por un cavernoma y tuvo que ser ingresada de urgencia. Tengo 58 años y ya he vivido un poquito, te das cuenta muchas veces que la vida hay que vivirla de una manera intensa y en cada momento, porque nunca sabes lo que te puede pasar al día siguiente", comentaba Carlos Sobera en el programa de Bertín.

Por su parte, el presentador ha sufrido los achaques de una diabetes. En octubre de 2011 le detectaban una diabetes del tipo 2 en un chequeo rutinario. Este descubrimiento provocó un cambio sustantivo en su vida, sin embargo, no pudo evitar tener que pasar por quirófano: "Tuve un principio de gangrena y pude morir. Fue un susto terrible. Una fístula se me infectó y se me complicó por mi diabetes. Si la bacteria entraba en la sangre podía morir. A mi mujer le dijeron que estuviera preparada para todo", confesaba.

[Más información: Carlos Sobera desvela cómo se encuentra su mujer dos años después de sufrir un derrame cerebral]