En el calendario de Carlos Sobera (60 años) el 5 de febrero de este mes era uno de los días señalados en rojo. Y es que el presentador de televisión estrenaba la obra en la que es protagonista, Asesinos todos, en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Muchos fueron los rostros conocidos que se acercaron hasta allí para mostrarle su apoyo, entre ellos su mujer, Patricia Santamaria, que habló a los medios de cómo se encontraba tras cumplirse dos años del derrame cerebral que sufrió.

Noticias relacionadas

Con una amplia sonrisa, la esposa del presentador acudió al teatro donde minutos más tarde vería a su marido actuar. En cuanto a cómo se encuentra de salud, Patricia ha confesado que: "Estoy perfecta, ha sido como una enseñanza de vida, estoy más contenta, más alegre, mas optimista. No hay nada como que te den un pequeño susto para que empieces a valorar las pequeñas cosas un poco más. Y que agradezcas muchísimo todo lo que hacen los sanitarios".

Carlos Sobera y Patricia Santamarina derrochan amor allá por donde van.

Patricia ha desvelado que no tiene un mal recuerdo de aquello, solamente se ha quedado con la enseñanza y el buen trato que recibió por parte de todos los profesionales: "Nada, no me acuerdo de nada. Tengo un recuerdo muy feliz porque me trataron tan bien. La vida hay que vivirla cada segundo porque no se repite. Cada segundo es muy importante y hay que vivirla con la mayor alegría".

Si duda, Carlos Sobera ha sido uno de los hombres más importantes de su vida y se deshace en halagos al hablar de él: "El pobre, la verdad, no tendré nunca vida para agradecer la entrega. Si él no hubiera estado allí dándome energía hoy no estaría aquí".

Su historia de amor

Sobera se casó por primera vez en 1994 con la farmacéutica Elena Casado. El matrimonio duró 8 años. Eran principios del siglo XXI y el presentador tuvo otro romance sonado que acabó en breve.

Finalmente, en 2004 conocía a Patricia Santamarina. Coincidieron trabajando, ya que ella era productora de Valerio Lazarov, proyecto en el que estaba inmerso también Sobera. Pero su historia no empezó del todo bien, al menos por parte de ella que incluso confesó años después que no soportaba a Carlos hasta el punto de que le llegó a quitar una casa que tenía pensado comprar.

Sin embargo, la versión del presentador es muy distinta, tal y como le confesó a Bertín Osborne (66) en Mi casa es la tuya: "Yo me enamoré desde el primer momento que la vi y ella decía eso, pero nunca la creí. La primera vez que Patricia y yo dormimos juntos le pregunté: '¿Qué te gusta más, los incas, los mayas o los aztecas?'. Se quedó flipada, al día siguiente se compró un libro de los maya. Por eso, nos casamos en México por el rito maya". Hace ya 16 años de aquel exótico 'Sí, quiero', y tienen una hija en común llamada Natalia.

Carlos Sobera y Patricia Santamarina, el día de su boda en México.

El amor ha superado todos sus obstáculos. Y es que tanto Sobera como su mujer han sufrido en los últimos años graves problemas de salud importantes. Patricia Santamarina sufrió un derrame cerebral a principios de 2019 que inclusó le llevó a la UCI: "Ahora está muy bien. Tuvo un susto importante el 4 de febrero. Patricia tuvo un derrame provocado por un cavernoma y tuvo que ser ingresada de urgencia. Tengo 58 años y ya he vivido un poquito, te das cuenta muchas veces que la vida hay que vivirla de una manera intensa y en cada momento, porque nunca sabes lo que te puede pasar al día siguiente", comentaba Carlos Sobera en el programa de Bertín.

Por su parte, el presentador ha sufrido los achaques de una diabetes. En octubre de 2011 le detectaban una diabetes del tipo 2 en un chequeo rutinario. Este descubrimiento provocó un cambio sustantivo en su vida, sin embargo, no pudo evitar tener que pasar por quirófano: "Tuve un principio de gangrena y pude morir. Fue un susto terrible. Una fístula se me infectó y se me complicó por mi diabetes. Si la bacteria entraba en la sangre podía morir. A mi mujer le dijeron que estuviera preparada para todo", confesaba.

[Más información: Carlos Sobera desvela cómo se encuentra su mujer dos años después de sufrir un derrame cerebral]