La madrugada del pasado 13 de abril Raquel Mosquera (51) era ingresada en el madrileño Hospital Puerta de Hierro tras sufrir un brote psicótico que hizo "temer por su vida" a su familia. Un problema de salud que la llevó a protagonizar momentos de auténtica angustia en los que, según fuentes cercanas, gritaba "que se quería quitar la vida" mientras intentaba autolesionarse.

Noticias relacionadas

Afortunadamente, lo peor ha quedado atrás y, después de 13 días ingresada -en los que después de pasar unos días sedada, consiguieron estabilizarla tras aumentarle el tratamiento que sigue para su bipolaridad-, este lunes, 26 de abril, la viuda de Pedro Carrasco ha recibido el alta hospitalaria y se ha trasladado a su domicilio, situado a las afueras de Madrid, para continuar con su recuperación.

Aunque este fin de semana se rumoreó que su estado era preocupante y que se desconocía cuándo abandonaría el centro médico, este lunes por la mañana, Isi, su marido, adelantaba que Raquel estaba "muy bien" y que "pronto" se la volvería a ver, desmintiendo así esas informaciones alarmistas que habían circulado respecto a la salud de la peluquera en las últimas horas.

Raquel llegando a su casa oculta bajo una manta negra y ayudada por su marido, Isi. Gtres.

A pesar de que Raquel ha conseguido abandonar el hospital sin ser vista, ha sido captada, intentando ocultarse bajo una manta negra, llegando a su casa. Molesta por la presencia de prensa a las puertas, demostraba su bien estado de salud siendo capaz de subir unas escaleras a tientas, cubierta por esa prenda oscura, mientras advertía a los reporteros que "está prohibido subir aquí" -con su característico tono de voz-. Así entraba en su chalé, sin hacer declaraciones acerca de cómo se encuentra tras el brote psicótico que la ha tenido ingresada durante las dos últimas semanas.

Oculta bajo esa manta, y protagonizando un espectáculo tan grotesco como ridículo, Raquel no ha querido desvelar cómo está ni qué tratamiento tendrá que seguir a partir de ahora. Mientras Isi la protegía de la prensa y le echaba una mano para que entrara en su domicilio, Mosquera tampoco ha aclarado si, como se ha asegurado, demandará a Rocío Carrasco (43) por maltrato psicológico.

Cabe recordar que su ingreso hospitalario se dio justo un día después de que Raquel publicara en su cuenta de Instagram una especie de comunicados en los que pedía respeto por la memoria y la imagen de Pedro Carrasco tras haber escuchado las declaraciones que la hija del boxeador había realizado sobre él en la docuserie de Telecinco Rocío, contar la verdad para seguir vida. Unos episodios en los que Rocío también aludía al famoso Rolex de oro de su marido que, según ella, la hija de su difunto marido jamás ha querido entregarle y que esta niega tener en su poder.

[Más información: Raquel Mosquera, ingresada de urgencia por un brote psicótico]