Silvia Jato (49 años) y Alberto Fabra (57) ya hacen vida de casados. El matrimonio se dio el 'sí, quiero' el pasado 10 de abril en Castellón, en un enlace secreto. Fue la propia Silvia quien anunció, de forma sorpresiva, el casamiento, una vez acontecido, a través de sus redes sociales. "Una foto lo dice todo. Ayer, Alberto y yo nos dimos el 'sí, quiero', y lo comparto con vosotros, los que me queréis y siempre me acompañáis. Gracias por vuestras muestras de cariño y felicitaciones", fueron sus palabras.

Noticias relacionadas

Ahora, JALEOS ha tenido acceso en exclusiva a unas imágenes en las que se puede apreciar, más allá del amor y la complicidad que existe entre ellos, el anillo de casada que luce la presentadora. Según ha podido conocer este periódico, hace unos días Silvia quedó a comer con una amiga y fue durante esa velada distendida cuando las cámaras captaron la alianza de su mano derecha, que sella y simboliza su amor por el empresario Fabra. Es muy habitual ver al ya matrimonio, que se conoció en 2015, hacer una vida totalmente corriente y doméstica en la urbanización en la que vive al norte de Madrid. 

Silvia Jato y su marido durante una comida en una terraza. EL ESPAÑOL

En esa zona de Madrid, Fabra desempeña su cargo de senador desde julio de 2015. Además, desde 2019 es miembro de la Diputación Permanente del Senado. Por parte, Silvia Jato, además de presentadora, trabaja como jefa de Relaciones Institucionales en la Fundación Alcohol y Sociedad. También desempeña una gran labor como bloguera. Según la información que maneja este medio, es común verlos juntos hacer la compra en unos grandes almacenes. De hecho, esta misma semana este medio ha podido captar al político volcado en las labores del hogar.

La imagen donde se le ve la alianza a Jato. EL ESPAÑOL

Antes de poner rumbo al gimnasio -acude a su centro municipal más cercano-, hizo una parada en un supermercado para hacer la compra. No cabe duda de que Silvia y Alberto han estrenado su matrimonio de la mejor manera posible. Fabra, además, ejerce como padre con los hijos de la presentadora, a los que está muy unido. Jato está separada desde 2012 del piloto Eduardo San Román con quien tuvo tres hijos: Lucas, de 18 años; Claudia, de 16, y Lucía de 11. Por su parte, Alberto Fabra está separado y es padre de dos hijos de una relación anterior. Su unión viene a poner el broche a un año muy difícil para la pareja. En mayo pasado, Fabra se contagió de Covid- 19 siendo ingresado en la UCI, y llegándose a temer por su vida. El político ingresó el 17 de marzo en el hospital. Tras varios días en manos de profesionales, tuvo que ser trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos ya que, según informaban fuentes cercanas al PP, "su estado había empeorado en las últimas horas".

Silvia se mostró devastada en sus redes. La presentadora compartió una imagen muy significativa en su perfil de Instagram que retrataba el difícil momento que vivió. Se trataba de la estampa de varias vírgenes y figuras de ángeles junto a una vela encendida. Afortunadamente, todo quedó en un susto y Fabra superó aquel bache. 

Jato y su marido por las calles de su urbanización haciendo diligencias. EL ESPAÑOL

Los detalles de su boda 

Silvia Jato sorprendió a todos sus seguidores el pasado 10 de abril cuando anunció que se había casado. Con una foto en la que se podían ver las alianzas de ambas colocadas en sus manos, la presentadora quiso compartir su felicidad con todos los que siguen su perfil en Instagram. "Una foto lo dice todo. Ayer, Alberto y yo nos dimos el 'sí, quiero', y lo comparto con vosotros, los que me queréis y siempre me acompañáis. Gracias por vuestras muestras de cariño y felicitaciones. Fue un momento precioso e íntimo en El coso de Burriana, cumpliendo las medidas anticovid. Pero echamos de menos a parte de nuestra familia y a tantos y tantos amigos que, en cuanto esto acabe, lo celebraremos juntos. ¡Gracias de corazón!", comenzaba el texto con el que la gallega acompañaba el testimonio gráfico.

Y daba algunos detalles más de ese día tan especial para ella y el expresidente de la Generalitat Valenciana: "Mi vestido era precioso, hecho por María Coca. Gracias también a La repostería por su preciosa tarta, y a Meigas Fora por sus detalles gallegos. Eternamente agradecida a la peluquería Celia, de Castellón, y a nuestra Carmen Amorós por tanto y tanto...". La pareja selló su amor en una ceremonia civil realizada en una notaría de Castellón, ciudad en la que nació el novio. Una bonita manera de demostrar que atrás ha quedado el momento tan complicado al que tuvieron que enfrentarse hace poco más de un año con el contagio de Fabra. 

[Más información: Silvia Jato se casa por sorpresa con Alberto Fabra en Castellón]