La serie documental Rocío, contar la verdad para seguir viva, trajo este domingo hasta el ruedo público el nombre de una mujer que durante años sonó con fuerza en los platós de televisión cuando se abordaba el siempre delicado asunto de las presuntas infidelidades de Antonio David Flores (45 años) a Rocío Carrasco (43).

Noticias relacionadas

Por primera vez en más 20 años, la hija de Rocío Jurado se ha atrevido a hablar de Sonsoles, a la que llegó a calificar no de amante, sino de "novia" de su entonces marido. La relación sentimental entre Sonsoles y el ex guardia civil empezó durante el segundo embarazo de Carrasco y eran tan evidente que, según Rocío, lo sabía todo el mundo, menos ella.

Imagen de la discoteca La Brisa extraída del documental 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'.

En el verano de 1998, mientras Rocío se encontraba embarazada de su hijo David, la joven y su marido decidieron pasar unos días de asueto en Chipiona. "Íbamos a la playa por la mañana, después volvíamos a casa, nos arreglábamos y salíamos. Era verano, no teníamos nada que hacer y salíamos todos los días", recordaba Carrasco. Juntos iban a La Brisa, una discoteca conocida por que sus camareras estaban elegidas por un exhaustivo casting: todas eran modelos. Antonio David posó sus ojos sobre la figura de una joven llamada Sonsoles, la persona que marcaría un antes y un después en el matrimonio Flores Carrasco.

Rocío, embarazada ya de cuatro meses, decidió quedarse en casa una noche y no salir. "Uno de esos días me dijo que iba a por una copa. Tardó mucho y fui a buscarlo y lo vi comiéndose la boca con esta chica. Él me vio… Yo salí corriendo del bar y salgo llorando. Me dio un ataque y me puse a llorar. Me empieza a doler mucho la barriga y empiezo a tener pinchazos, como si fueran contracciones", relató en el episodio dos, Se nos rompió el amor

"Le dije que nos fuéramos. Me volvió a decir que estaba loca. Yo empiezo a tener un ataque de pánico. Yo estaba embarazada de su segundo hijo. Ese ataque de pánico me entra como madre, porque yo estaba embarazada. Él estaba utilizando ese embarazo para decirme que estaba loca, que lo que estaba viendo no era real", prosiguió Carrasco.

Rocío recordó que, una noche, mientras ella lloraba, desde la calle le gritaban: "¡Eres una cierva embarazada!", en alusión a los continuos engaños de su pareja. "Cuando nos vamos a Madrid me voy con esperanza, con felicidad entre comillas. Pensé que poniendo distancia, mejor. En octubre, él desaparece un fin de semana. Se fue un jueves por la tarde noche y regresó un lunes por la mañana. Empezó el sinvivir, el saber que no se ha ido a Málaga y que se ha ido a Sevilla para ver a Sonsoles. Me dijo un amigo que estaba en Sevilla, pero que no le dijera que yo te lo había dicho. Yo no le pregunté cuando volvió, me iba a seguir diciendo que yo estaba mal de la cabeza. No tiene escrúpulos a como tú te encuentres, si has sangrado, si no has sangrado…".

Rocío abrió las cartas de unas facturas de teléfono cuyo montante total eran 263.000 pesetas -unos 1.400 euros actuales-. Sobre todos esos números, reinaba uno, desconocido para ella. A través de su prima Rosario Mohedano (41), amiga de Sonsoles, descubrió que ese era el número de teléfono de la amante de su marido. 

"Yo estaba en el sofá cuando llegó y me acuerdo que encima de la mesa había una vela gorda que le habían regalado a mi madre, enganché la vela y se la tiré. Le dio a la puerta. Llorando le dije que de quién ese número. Yo le pregunté y él me dijo que estaba loca. Me dijo que estaba loca. Me dijo que iba a malparir, que los celos me estaban volviendo loca", afirmó.

"Marqué el teléfono. No me enorgullezco porque no debería de haberlo hecho. Se puso una señora, su madre, supongo. Pregunté por Sonsoles. Me dijo que no estaba, que de parte de quién, le dije que era la mujer del novio de su hija. Llamo solo para decirle que vaya preparando una habitación en su casa porque mi marido se iba para allá. Antonio David decía 'Rocío no, Rocío no'. Le dije que hiciera las maletas y que se fuera. Me dijo que era un escándalo. Me dijo que me quería".

Sonsoles en la actualidad

La figura de Sonsoles ha vuelto a emerger a raíz del documental de Rocío Carrasco. En la actualidad, poco se sabe de su vida, aunque la periodista María Patiño (49) ha logrado tener sus primeras palabras. Unas polémicas declaraciones con las que la propia Sonsoles confirma que no sólo fue pareja de Antonio David durante su relación con Rocío, sino también durante los inicios de su romance con Olga en 2001. 

"Acabo de ver tu intervención sobre lo que te conté. Quiero hacer una declaración importante. Te garantizo que Olga sabe a ciencia cierta que mi relación con David es real. Nos conocemos desde hace más de 25 años porque trabajábamos como camareras y relaciones públicas... Teníamos amigos en común, incluso. Olga vino alguna vez a Chipiona cuando yo trabajaba allí en verano. Y es más, cuando Olga empezó con él, sabía que nosotros seguíamos juntos. Olga lo sabe. No le importó en absoluto", concluye.

[Más información: El infierno que vivió Rocío Carrasco en su embarazo: "Me pasaba el día llorando y con ataques ansiedad"]