Aritz Castro (31 años) fue uno de los nombres más relevantes de Gran Hermano 16, la edición en la que resultó ganadora Sofía Suescun (24). De hecho, él fue contra quién se batió en duelo en la final. El tipo del sombrero (así se llama su cuenta de Instagram y su extinto blog, en el que plasmaba sus ideas antes incluso de que le sorprendiera la fama) poco a poco fue ganando en protagonismo. Sobre todo, por ese acercamiento de Han Wang (27) que consiguió conquistarle a base de mucha paciencia.

Noticias relacionadas

Han no ocultó, en ningún momento, su orientación sexual. Tampoco, con el paso de las semanas, que estaba decidido a entrar en el corazón del vasco que se había definido como "hetero empedernido y orgulloso de jamás haberse enamorado". Hubo altos y bajos en la relación, pero Aritz claudicó y, una vez ambos fuera del concurso, terminó reconociendo que eran pareja. Cuatro meses les duró el amor. Es cierto que, posteriormente y gracias al espacio de citas de Cuatro First Dates, intentaron una reconciliación que les diera una nueva oportunidad. No fue posible.

aritz-han-gran-hermano

De hecho, seis años y medio más tarde, no tienen ninguna relación entre ellos. "Como diría la máxima autoridad del ocultismo tengo alsaimer, querido. ¿De quién me hablas? Ninguna. Ni la tengo ni quiero tenerla", respondía hace un par de años en una entrevista. No quiere ni oír hablar de él. Quizás, porque fue ese romance lo que provocó que su exposición mediática se multiplicara, algo que pone en la balanza como un punto negativo de su corta experiencia en el mundo de la televisión.

Vida nueva

Aritz, tan seguro antaño de que los amoríos con hombres no eran cosa para él, vive un idilio con un joven canario. Javier García, con quien en unos meses celebrará su cuarto aniversario como pareja, ha conseguido que Aritz hable sin tapujos de su homosexualidad, que se haya mudado junto a él a las Islas Canarias y que haga planes de boda y de vida a su lado como pensar en una boda o en tener hijos. 

"Quiero un bodorrio en condiciones, con sus 180 personas, y mi madre gritando: '¡Si me queréis irse!'", confesaba hace un par de semanas el vasco en una entrevista con Outdoor. En la misma es en la que habla de formar una familia al lado de Javi, pero a medio plazo: "Ahora a currar para tener tierras y ganado y seguir siendo un partidazo cuando pierda mi belleza natural".

Aritz junto a su actual pareja, Javi, en una imagen de Instagram.

Precisamente el trabajo es lo que ha mantenido más unidos a Aritz y Javi desde ese día en el que, a través de Instagram, comenzaron a hablar. La primera cita, un pícnic en El Retiro organizado por el canario, fue un desastre: Aritz llegó tarde, Javi se tiró una litrona por encima y no hubo ni beso. Así que, necesitaron una segunda. Y hasta hoy. La pareja creó una marca de camisas, Güelcome to Spain, que mantuvieron en pie durante apenas dos años. Un tiempo en el que trataron de imprimir un estilo costumbrista con aires de folclore en las prendas.

Hoy en día, aquel proyecto emprendedor es parte de su futuro. Aseguran que han trabajado en seis empresas diferentes en estos tres años y medio largos. En estos momentos, trabajan en el departamento de eventos de un hotel del que no han querido dar más detalles. Tampoco de un proyecto que tienen que poner en pie y que verá la luz en los próximos meses.

aritz-mascota

A pesar de que aceptar su orientación sexual le causó más de un problema, sobre todo a nivel familiar (su abuela no entendió jamás que hubiese elegido ese camino y él se desahogó en las redes hace un par de años por no poder afrontar una charla sosegada sobre el tema con ella), ahora es feliz. Mucho. Tanto, que no quiere saber nada de la fama que tuvo en el pasado y de la que escapa. Por mucho que a su pareja no le desagrade la idea de participar, juntos, en un reality.

[Más información: Qué fue de Antonio Sánchez Casado, el tertuliano de 'Tómbola' que dejó el Museo del Prado por Wyoming]