Miguel Temprano (56 años) es uno de los fotógrafos más conocidos de este país, además de colaborador de televisión y concursante del reality La isla de los famosos. Su rostro es reconocido en la pequeña pantalla. Su currículo está trufado tanto de exclusivas y programas como de polémicas. Desde tiempos inmemoriales, este reportero gráfico madrileño compagina sus tareas como fotógrafo freelance de famosos con sus apariciones en las tertulias del corazón más exitosas de la televisión, como Sabor a tiDónde estás corazón o, más recientemente, Sábado DeluxeMiguel Temprano dio el salto al universo de las revistas especializadas en corazón y los platós de televisión a mediados de los años 90. Desde entonces y hasta ahora, se ha mantenido en la línea de fuego.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la verdadera pasión de Temprano está fuera de los platós y nada tiene que ver con la vida de las socialités españolas. El periodista es un seguidor fiel de las Fuerzas Armadas, a las que lleva vinculadas durante décadas. "Con el corazón pago la hipoteca pero mi tiempo se lo dedico a la Legión", es el mantra que repite en cada una de las entrevistas y conferencias en las que habla sobre este asunto. De un tiempo a esta parte, está retirado de los medios de comunicación y apenas si acude a televisión. Su presente pasa por hacer reportajes de defensa: abandonó a los famosos por la Legión

Pero antes de detenernos en el presente, viajemos al pasado. De padre asturiano y madre vasca, Miguel Temprano tuvo claro desde muy pequeño que su romance con una cámara fotográfica iba a ser el más duradero de su vida. Tuvo una infancia normal, como la de cualquier español medio, con sus fiestas y amoríos. "Eran los veranos de pandilla de toda la vida, tomando sidra en Somió, en el Jardín, el Tik... En Gijón me enamoré y di mi primer beso", desveló en 2017 para El Correo. Apasionado del surf, fue probarlo y no dejar de practicarlo: "Con 25 años me casé y dejé de ir, luego lo recuperé cuando me divorcié. Iba con mi furgoneta, mis tablas, hacía la vida del caracol, solo iba a casa de mis padres a ducharme". 

Pronto el corazón llamó a su puerta. El de antes, el verdadero, no el de ahora, como se queja: "El corazón que trabajábamos antes ya no existe. Se ha difuminado. Se ha diluido. Se hacen programas con tendencia al reality y con presencia de esos personajes o pseudopersonajes. Es otro tipo de televisión, no es el corazón de Sabor a ti". Le gusta reivindicar que no todo el mundo que tenga una cámara es paparazzi: "Hay mucha gente con cámara, pero paparazzi no tantos. Es gente que sabe trabajar sin que se le vea, que no molesta al famoso. Eso sigue existiendo". Defiende a pies juntillas que se puede perseguir a Ana García Obregón (65) y hacer un reportaje de Afganistán con la misma profesionalidad. 

Sus afirmaciones sobre Alessandro Lequio provocaron un gran enfado del italiano.

"Tú puedes operarle el pecho a Madonna y a la frutera del barrio y sigues siendo un buen cirujano. Los periodistas nos dedicamos a buscar noticias, trabajarlas y servirlas al público. Cuando estoy con un posado para una revista estoy disfrutando igual que con la Legión en Afganistán", aseguró en el citado medio. Eso sí, no esconde que como fotógrafo de famosos se gana más dinero. Por ello, se ha encargado de sacarle el máximo partido a esa faceta. Tanto es así que durante años fue, según afirma, el paparazzo de cabecera de Alessandro Lequio (60), usando la técnica del posado robado para repartirse con el conde los ingresos por la venta de sus fotos.

Su fama televisiva le valió para formar parte de la primera edición de La isla de los famosos, el reality de supervivencia presentado por Paula Vázquez (46) y Alonso Caparrós (50) en Antena 3 que luego pasaría a Telecinco como Supervivientes. Temprano, que tiene fama de seductor (se ha casado y divorciado dos veces), fue relacionado con compañeras como Cristina Tárrega (53) o Ivonne Reyes (53). Con la venezolana compartió reparto en el concurso Ven a cenar conmigo: gourmet edition, en el que también cosechó alguna que otra crítica y acabó bloqueado en redes por otros dos contrincantes: Ismael Beiro (46) y Nagore Robles (38).

Tras una larga época de retiro televisivo en la que ha confesado que su teléfono no sonaba para ofertas de trabajo en programas, el periodista resurgía el pasado año como tertuliano esporádico en Sábado Deluxe, siendo ya un veterano en la primera línea de batalla en los platós. Más allá de la televisión, el periodista fue nombrado Caballero Legionario de Honor en 2005 por su incansable labor junto a la Legión. Además, forma parte de la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Legionarios de Honor. 

Miguel Temprano ha acompañado a las tropas españolas en varias misiones de paz.

Pero su relación con el Ejército no se limita a una simple afición personal. Miguel Temprano ha acompañado como reportero a las tropas españolas en diferentes misiones de paz: el conflicto del Sáhara, El Líbano, Afganistán o Mali han sido algunas de las zonas de operaciones que el periodista ha recorrido junto a la Legión. De hecho, su experiencia en Afganistán en 2012 fue narrada en un blog en la web Antena 3, donde detalló sus vivencias más duras, como el momento en que un soldado español fue herido por las tropas insurgentes.

De su labor como reportero "empotrado" -nombre técnico que reciben los periodistas que acompañan a las tropas en conflicto- nace la idea de dos proyectos a los que el paparazzo se ha entregado en los últimos años: la producción de una serie sobre la guerra de Yugoslavia y la publicación de un libro sobre la Legión. Sin embargo, ninguno de esos trabajos se ha materializado aún.

También tenía previsto inaugurar una exposición fotográfica de la Legión durante la Semana Santa de Huelva, aunque la cuarentena por el coronavirus dejó en el aire ese evento. No cabe duda de que la vida de Miguel Temprano da para unas memorias, como las que tiene a medio escribir: "Tengo unas memorias. Las dejé de escribir porque me dio miedo. Se titulan Sobresalto. Porque te sobresaltabas con todo lo que escribí ahí". 

[Más información: Qué fue de Antonio Sánchez Casado, el tertuliano de 'Tómbola' que dejó el Museo del Prado por Wyoming]