El actor Quique San Francisco ha fallecido a los 65 años de edad tras ingresar el pasado 5 de febrero en la UCI del Hospital Clínico de Madrid como consecuencia de una neumonía bilateral severaEl pasado 12 de enero se suspendía su función La penúltima, que debía haber tenido lugar en la localidad vasca de Getxo. Unos días más tarde, desde la organización explicaban que San Francisco no podía subirse a las tablas por "problemas de salud". Sin dar mayores explicaciones.

Noticias relacionadas

Semanas después se conoció que llevaba todo ese tiempo hospitalizado en el centro médico de la capital, en el barrio de Chamberí, muy cercano al domicilio en el que residió hasta que, por problemas económicos, lo perdió en 2019. Su estado de salud empeoró considerablemente el pasado fin de semana cuando la infección que tenía se extendió al pulmón izquierdo. 

Enrique San Francisco en una imagen de archivo. Gtres

Hace unos días el actor hablaba desde el hospital para la revista ¡HOLA!: "Estoy desesperado por salir de aquí… Ya en rebeldía, aunque me tratan como a un rey y me tienen en palmitas". Pese a que siempre se mantuvo positivo y optimista, su ánimo mermó en los últimos días: "La situación se lleva con dignidad, pero no estoy muy contento. Ahora, pendiente de los últimos cultivos y pruebas para saber cómo están respondiendo mis pulmones. Todavía no puedo andar y el respirador siempre está a mano". 

Su ingreso coincidió con la llegada de Filomena a la capital. Lo trasladó al hospital un amigo suyo. Según sus propias palabras, no podía respirar y apenas caminar. "No había nadie en urgencias y, en veinte minutos, ya estaba sedado e intubado. La prueba de Covid-19 dio negativa, pero la infección había llegado al riñón y a la sangre. El cuadro auguraba lo peor", aseguró en esos días. 

La salud del cómico hace unos años que era delicada. En 2002 sufrió un grave accidente de tráfico mientras viajaba en moto que le postró en una silla de ruedas durante más de un año, tiempo que se mantuvo alejado de los escenarios. Siempre discreto con su vida personal, no tiene hijos y su relación más mediática fue la que mantuvo con Rosario Flores (57).

El año pasado, durante la presentación del docureality, emitido en Flooxer (dentro de la plataforma Atresplayer), Follow San Francisco, el actor manifestó de manera sincera su vida de desenfreno: "Me tachan de drogadicto, juerguista y mujeriego. Y todo es verdad". Tampoco ha escondido nunca las penas económicas. "He generado muchos miles de euros a lo largo de mi vida, generalmente todo lo que entra ya lo tengo invertido; me gusta vivir al día, al segundo, nunca se sabe cuándo va a venir el hostión", relató en junio de 2019 en El Hormiguero. Ahora, su familia y amigos lloran la triste pérdida de este actor que vivió intensamente y como quiso su vida. 

[Más información: Enrique San Francisco, desde la UCI: "Estoy desesperado por salir de aquí"]