El 20 de febrero de 2019 no lo olvidarán nunca Albert Rivera (41 años) y la cantante Malú (38). Ese día, miércoles, eran protagonistas de una de las revistas del corazón que llegaba a los quioscos. "Malú y Albert Rivera, más que amigos", rezaba la publicación. La pareja sorpresa de la temporada. Él, presidente del partido político Ciudadanos. Ella, una afamada cantante. El interés de los medios y la sociedad parecía innegable. Ambos sortearon el temporal un tiempo, con silencios y respuestas vacuas y ambiguas. Pero la confirmación llegaría pronto, con la pareja saliendo unida y de la mano del hospital tras un ingreso de Albert por una gastroenteritis. 

Noticias relacionadas

Desde entonces, mucho ha llovido y ocurrido en sus vidas. Momentos buenos y regulares, todos de aprendizaje y en todos ellos, juntos. De la mano. 2019, año clave. Siempre desde la discreción, Malú se vio apartada de los escenarios ese mismo año por una lesión de rodilla; Albert, alejado de la política, a la que le dedicó más de una década de enconado y entusiasta esfuerzo. De aquellos sucesos se cumplen este sábado dos años. 730 días en los que Albert y Malú han experimentado grandes cambios vitales. El más importante tuvo lugar el 6 de junio de 2020 con el nacimiento de su primera hija en común, Lucía. Si ambos fueron dejando su pasado atrás de forma paulatina, mudando hacia otra la madurez, con la llegada de su hija todo se acentuó más. 

Albert y Malú el día que presentaron a su hija Lucía ante los medios a la salida del hospital. Gtres

Hoy, la pareja muy poco o nada tiene que ver con hace dos años. JALEOS se ha puesto en contacto con el entorno más cercano para conocer cómo es su día a día, con la pequeña Lucía como centro de sus atenciones, desvelos y preocupaciones. "No hay color, son otros. La vida les ha cambiado tanto en tan poco tiempo... Ya no solo al conocerse su relación, que también pasaron lo suyo con la presión de los medios, sino con la llegada de Lucía. Ser padres no estaba en sus planes inmediatos y mira ahora", asegura una persona que bien los conoce. Un viraje de 180 es el que han experimentado. 

Uno de los pasos más trascendentes en esta historia amorosa tuvo que ver con el abandono de Albert Rivera de la política. 11 de noviembre de 2019, marcado en rojo. Un antes y un después en su vida y en la de su familia. Rivera fundó Ciudadanos, cuenta una fuente, con el entusiasmo de quien quiere un mundo mejor, pero la realidad fue otra. Albert se quemó mucho, así se desliza a este periódico: "Albert lo mejor que pudo hacer fue salir de política. Ahí tuvo mucho que ver Malú". La escala de valores cambia, también para Malú, que vio cómo, entre baches de salud, recuperaciones y posterior embarazo, llegaba la pandemia de la Covid-19 e imposibilitaba aún más su regreso a los escenarios

"Ellos hacen una vida muy normal, de casa, de paseos con Lucía. De comidas y disfrute de puertas para adentro", se cuenta. Tampoco eran antes muy de fiestas y celebraciones. En eso han compenetrado muy bien: en el concepto que tienen de la vida y de la amistad. Malú y Albert han estado estos meses volcados con su hija, sobre todo la cantante, pues Rivera se ha reinventado tanto lanzándose a la escritura -su libro, Un ciudadano libre, se ha convertido en un éxito de ventas- como ejerciendo de presidente ejecutivo en España y Portugal de su bufete de abogados, Martínez-Echevarría & Rivera Abogados. En este despacho, entre otras cosas, el equipo de Albert lleva algunos casos de personajes públicos, como el de Ivonne Reyes (53) y su litigio con Pepe Navarro (69), como informó JALEOS en su día en exclusiva. 

Albert Rivera en la presentación ante los medios de su libro, 'Un ciudadano libre'. Gtres

"Está muy contento, sobre todo porque le permite tener un horario mucho más establecido y así disfrutar de la familia. La política es bastante absorbente en ese sentido", explica alguien cercano al que fuera líder de Ciudadanos. Se ha publicado que su sueldo en este bufete ronda los 130.000 euros y que, además, en su papel como conferenciante -tras fichar como experto en disrupción y emprendimiento en Thinking Heads-, se embolsaría alrededor de 3.000 euros. A Albert "no le va nada mal", se hace constar. Ha sabido construirse una vida lejos de la política. Por su parte, Malú, que ha logrado vender cinco millones de discos a lo largo de su carrera y puede presumir de ser una de las pocas artistas que llena el Palacio de Deportes de Madrid, "está perfilando el que será su nuevo disco"

Lo sacará al mercado en breve y se volverá a subir a un escenario "tan pronto la Covid se lo permita". Además, la intérprete ha descubierto lo bien que se lo pasa en televisión: "Gracias a la pandemia y a la falta de conciertos, ha podido descubrir otras facetas más a fondo, como la de jurado de Mask Singer. Se lo pasó en grande y estaría encantada de repetir". Mientras, se desvive por la pequeña Lucía. "Ser madre es siempre un aprendizaje, pero en el caso de Malú no sabes cuánto. Es otra persona", se apostilla.  En las últimas semanas la cantante se ha llevado una gran alegría al poder vender su casa de Majadahonda por 829.000 euros, un precio bastante inferior al de salida, pero que, se cuenta, "Malú no le ha puesto pero".

Tenía muchas ganas de deshacerse de este inmueble y, tal y como está la situación económica, "está muy satisfecha"La pareja hace vida en la actualidad en la casa que Malú tiene en propiedad en la urbanización La Florida. Una mansión de 538 metros cuadrados sobre una parcela de 2.800, con seis dormitorios, cinco cuartos de baño, buhardilla, cuartos de servicio y porche, entre otros servicios. Se ha publicado que la cantante pagó por el casoplón alrededor de 1.5 millones de euros.

La primera imagen, junio de 2019, de Albert y Malú juntos tras la portada que los relacionó. El programa de Ana Rosa

Hasta la fecha, tan solo Albert Rivera se sinceró con Bertín Osborne (66) sobre cómo conoció a Malú y de qué forma se fraguó su historia. "Éramos amigos ya, nos conocíamos ya. Nos conocimos como amigos, sin más. Luego yo, rompí mi relación, ella estaba sola y surgió eso que piensas 'esto no puede pasar'", añadió, para apuntar al cabo: "Era un lío de narices. Un político y una artista... todo el mundo hablando. Pero se pudo. Cuando uno se enamora de alguien... Lo que más me gusta de esta historia es que cuando tú quieres a alguien, no hay quien lo pare. Se inventaron estando juntos que habíamos roto, y salió en doscientos periódicos". 

En aquella entrevista, además, el expolítico abordó el momento en que se conocieron las familias: "Fíjate, era la primera vez que se conocían las dos familias, y estando allí me empiezan a llegar mensajes al móvil diciendo 'lo siento Albert' y estábamos celebrando en familia. A ella también le escribieron, nos miramos y nos dijimos '¿que hemos roto?' (se ríe). Han perseguido a mi suegra y a mi madre los paparazzi, es que no nos interesa para nada ese ámbito de vender mi vida privada". Albert Rivera explicó, también, lo que sigue: "Si algo nos caracteriza a nosotros es nuestra discreción". Las personas con las que se contacta para la realización de este artículo terminan la conversación coincidiendo en un mismo punto: "De momento, no habrá boda. Ni a corto ni a medio plazo. Albert y Malú no son de boda. Y si formalizaran algo, lo habría de carácter privado". 

[Más información: Albert Rivera desvela por primera vez cómo conoció a Malú y qué pensaron el uno del otro]

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información