Mayra Gómez Kemp (73 años) nunca olvidará el 18 de enero de 2021. Ese día vio cómo Alberto Berco, el hombre de su vida, su fiel compañero de batallas durante 47 años, fallecía de súbito en su casa, a los 91 años, aquejado de un fulminante fallo al corazón. "Al despertarse, me dijo '¡qué bien he dormido!, he dormido muchísimas horas'. Él llevaba varios días sin poder dormir bien y estaba muy contento", relató entonces una Gómez Kemp abatida y devastada. A los minutos de decir esto, su esposo "se le fue" al quitarse el pijama para emprender un nuevo día. Así, sin más. Nunca imaginó que Alberto "estaba tan cerca de la muerte". 

Noticias relacionadas

Desde entonces, Mayra está obligada a convivir con la soledad, que, para más inri, el coronavirus ha acentuado malvadamente. Encerrada en su casa, no sale para nada. Ni recibe visitas. La presentadora tampoco tuvo descendencia con Alberto Berco. "Estoy muy sola", asegura al otro lado de la línea cuando JALEOS se pone en contacto con ella para conocer cómo se encuentra y de qué forma pasará este próximo domingo, día de su cumpleaños y tan doloroso; doblemente difícil, por su primer aniversario sin él y por ser San Valentín. Los 14 de febrero eran muy especiales para el matrimonio, cuenta Mayra. 

Mayra Gómez Kemp junto a su marido en una imagen fechada en octubre de 2009. Gtres

Ahora todo eso forma parte del pasado, y lo que hasta hace unas semanas era presente, día a día, cotidianidad, hoy solo es recuerdo. Mayra está tocada de ánimo, pero muestra, eso sí, agradecimiento a todas las personas que se preocupan por ella y la llaman: "En ese sentido, no me puedo quejar, pero necesito abrazos". Tiene amigos, muchos, y conocidos, otros tanto. Las hijas de Alberto Berco -de una anterior relación sentimental-, Viviana y Roxana, como si fueran suyas de tanto trato en años, están ahí. Pero Gómez Kemp habla con este periódico de otro tipo de soledad: la de puertas para adentro. La que se produce cuando se cierra la puerta de casa. 

Aprovecha la conversación con JALEOS para destacar cómo era su marido de detallista en días tan señalados como los 14 de febrero: "Fíjate, voy a contar algo que nunca he contado. A Alberto, por San Valentín, le gustaba cocinar y lo hacía muy bien. Además, siempre me decía que nunca me regalaría flores, porque siempre acaban muriéndose. Lo que me compraba eran plantas. Decía que tengo mano especial para las plantas, tengo la casa llena". Lo que antes era amor, cocina, plantas, abrazos y cariños, hoy es "terrible". "Que pase pronto este día", pide en voz alta. Mayra es una mujer fuerte y se repondrá muy pronto. Lo hará, sostiene, por él: "Él se lo merece todo". 

Gómez Kemp en una imagen de archivo. Gtres

Alberto Berco se murió un lunes en sus brazos de un fallo al corazón que no pudo superar. El actor fue incinerado, pero su mujer no acudió al tanatorio a darle su último adiós, de tan destrozada como se encontraba tras este duro e inesperado golpe. Tal y como narró hace unas semanas la propia presentadora del Un, dos, tres, las hijas de su marido se encuentran en Buenos Aires y tampoco acudieron a darle su último adiós. El coronavirus lo impidió. "Él se empezó a deteriorar poquito a poco. Le fallaban las piernas y yo lo ayudaba para poder ir al baño. Imagínate yo con 50 kilos cargando a un hombre de casi 100, pero lo hacía porque lo amaba", aseguró Mayra. "Yo solo quiero pedir un favor, los que crean que recen por mi marido. Se ha ido el amor de mi vida", sostuvo el día del fallecimiento. Un duro golpe para la comunicadora, que tenía en su marido al pilar fundamental de su vida. Así narró Mayra el triste amanecer de ese aciago día junto a su marido: "Al despertarse me dijo '¡qué bien he dormido!, he dormido muchísimas horas'. Él llevaba varios días sin poder dormir bien y estaba muy contento de haber podido descansar. Entonces, mientras se estaba quitando el pijama, se me fue… y no se movió más. No se dio cuenta y eso es algo que me reconforta. Al ver cómo se lo llevaban, fue cuando me di cuenta de que nunca más lo iba a volver a ver".

Y reflexiona entre suspiros lo felices que fueron: "Dios puso a Alberto en mi vida y fue un milagro de amor. Formamos un gran equipo en todas las vertientes de la vida. Nos entendíamos a la perfección. Todo lo que hizo por mí...Juntos desde hace casi medio siglo, Mayra ha confesado en más de una ocasión lo importante que fue Alberto para que ella afrontara con fuerza y ánimos el cáncer de lengua que sufrió en el año 2009, así como el de garganta que padeció también en 2012.

"No se separaba de mi lado, me animaba con todas sus fuerzas, tanto cuando me detectaron un cáncer de lengua en el 2009, como el de garganta tres años después. Siempre juntos, apoyándonos el uno en el otro en lo bueno y lo malo", aseguró hace unas semanas. Enfermedades de las que, afortunadamente, se recuperaba poco después. Fruto de estos importantes problemas de salud, el actor sufrió una depresión de la que consiguió recuperarse con el apoyo de la presentadora. 

[Más información: Muere el marido de Mayra Gómez Kemp, Alberto Berco, a los 91 años]