Hace unos días, el humorista Arévalo (73 años) acudía a un plató de televisión para ser entrevistado y, entre sus declaraciones, deslizó una noticia que no pasó inadvertida para nadie y que, a los minutos, copó todos los titulares en prensa. Está enamorado y mantiene una relación sentimental con la conocida vedette Malena Gracia (51). Sin duda, una de las informaciones más inesperadas y que convierte su relación amorosa en la más insospechada de lo que va de año 2021. 

Noticias relacionadas

JALEOS se puso entonces en contacto con el humorista quien, feliz y con su habitual sentido del humor y vitalidad, confirmó la mayor: "Nos conocemos desde hace mucho tiempo. Hemos trabajado mucho juntos. Es una mujer muy cariñosa y de corazón. Está en lo bueno y en lo malo. Aparte de ser una gran trabajadora. Es lo que me ha demostrado siempre". Y remachaba sosteniendo: "Vivimos el aquí y el ahora, pero no me importaría oficializar las cosas. Por ley de vida me tengo que ir yo antes y prefiero que la paga se la quede ella antes que Hacienda (risas)". 

Paco Arévalo y Malena Gracia en una imagen de sus redes sociales.

Ahora bien, ¿cuándo se fraguó su historia? ¿En qué punto su relación dejó de ser de amistad para trocar en amor? Este medio se ha puesto en contacto con un amigo muy cercano a Paco Arévalo, quien lo trata y frecuenta. Esta fuente nos desvela una tierna historia entre Paco y Malena que desembocó en un cariño y una "bella relación". Además, dibuja a un Arévalo "generoso". De entrada, se desmiente de pleno que lo suyo, como se ha especulado, sea un montaje: "Arévalo no hace montajes ni tiene edad para eso. Es un hombre serio que lleva toda la vida trabajando. La relación con Malena es algo especial y si ha salido ahora, en plena promoción de la canción de ella, es una mezcla entre casualidad y generosidad". 

La persona que habla, prudente y buen amigo, se queda ahí, pero no consiente que se dude de su amigo y su credibilidad, acreditada en años. Se cuenta que Malena y Arévalo se conocen, como han dicho ellos, desde hace muchos años por temas profesionales, pero en los últimos años, "se han demostrado mucho, sobre todo Malena a Arévalo. Ella ha estado al pie del cañón en momentos difíciles. Paco es muy bueno, pero a veces se ha sentido solo. Le ha costado asumir la muerte de su mujer".

Malena y Arévalo en diciembre de 2018. Redes Sociales

Desde que murió Elena, "no es el mismo". No ha sido una vida fácil la de Paco; ha superado la muerte de dos hijos, (un hijo al mes de nacer y el otro a los 26 años), está en proceso con la muerte de mi mujer y su hija Nuria padeció cáncer en 2020, ya superado. En esas situaciones tan adversas no siempre el teléfono ha sonado cuando se esperaba y, sobre todo, no siempre llamaban las personas que se deseaban. Malena ha sido fundamental en los últimos años de Arévalo, sobre todo durante la enfermedad de su hija, y el confinamiento en última instancia. 

"Ella le ha hecho compañía, le ha hecho reír y la relación de Malena con Nuria es maravillosa. De alguna manera, Paco ha visto en ella a esa mujer perfecta en este tramo de su vida", se asegura. A él "no le gusta estar solo. Teme la soledad". Han pasado un 2020 donde han hablado "todos los días, por teléfono o videollamada" y, cuando se ha podido, se han visto en persona. Arévalo, como persona de riesgo, apenas ha salido de casa, ahora sí ha empezado a hacerlo, con precaución.

Ha sido Malena la que se ha cogido el AVE en este tiempo para ir a verlo. Se reflexiona de la siguiente manera con este periódico: "Cuando llegas a una edad y no quieres estar solo, a veces la simple compañía, una llamada o no verte solo es suficiente y no se pide nada más". Fue "a finales de 2020" cuando decidieron probar suerte en su relación. Tampoco les agrada, como se cuenta, que se les etiquete como relación. Ellos prefieren llamarlo "bonita amistad". 

La mala racha de Arévalo 

Independientemente del coronavirus, Paco Arévalo ha vivido un 2020 difícil y complicado después de anunciar en abril que su hija Nuria padecía cáncer. "Mi hija Nuria, mi tesoro, acaba de llegar de su sesión de quimioterapia, como siempre sonriendo y me dice 'papá, manda un beso a toda España de mi parte. Diles que son unos valientes y los quiero mucho'", posteaba el humorista en sus redes sociales. Hace un tiempo, Arévalo hablaba emocionado sobre Nuria en el programa de su amigo Bertín Osborne (66): "Mi hija Nuria es mi tesoro. Me hace mucha compañía", confesaba. Y es que el cómico vive con la joven tras haber perdido a su mujer y a dos de sus hijos.

Nuria lleva, además, luchando contra otra enfermedad desde su nacimiento: padece síndrome de Williams, una enfermedad de naturaleza mental y cardiovascular que ha dificultado su vida pero nunca le ha hecho perder la sonrisa, igual que ocurre ahora con esta nueva batalla. Pese a la alegría que caracteriza la personalidad de Arévalo, la cual ha mostrado siempre en su faceta pública, lo cierto es que su vida personal ha estado marcada por el drama.

Así lo explicaba él mismo a Bertín en una de las pocas ocasiones en las que ha mostrado su lado más vulnerable: "He tenido muchas tristezas. He superado la muerte de dos hijos, (un hijo al mes de nacer y el otro a los 26 años) estoy superando la muerte de mi mujer y sobre todo de estos años que ha estado enferma", comentaba. Elena, la esposa del cómico, fallecía a finales de 2015 tras una larga enfermedad. El destino quiso que, en el momento de su muerte, Arévalo se encontrara de gira con Bertín con la obra Mellizos, algo que él reconoce que fue una 'ventaja'. "No hubiera resistido verla morir", confesaba en la misma entrevista.

[Más información: Arévalo, sobre su historia de amor con Malena Gracia: "No me importaría casarme y que ella se quede la paga"]