Si hace unas horas JALEOS se hacía eco de que Ana Soria (22 años), contrariamente a lo que se había asegurado en algunos medios, ha retomado sus estudios de Derecho en la Universidad de Almería -tras efectuarse el traslado de expediente desde Granada-, ahora se conoce un nuevo y sorprendente dato en esta historia. La pareja sentimental de Enrique Ponce (48) está dispuesta a realizar este próximo verano sus prácticas jurídicas en el despacho de su padrino, el exjuez Baltasar Garzón (65). 

Noticias relacionadas

Tal y como avanza el medio Eurotoro, Ana, que ha declinado todas las ofertas laborales que tuvieran que ver con explotar su imagen publicitaria, desea únicamente centrarse en su carrera universitaria y, en un futuro, en su profesión como abogada. Explica el citado portal taurino que Ana es una ferviente admiradora de la labor jurista que desempeña su padrino Garzón. De este modo, "es muy posible que para no interferir en las ferias y la preparación de Enrique Ponce este verano, ella se dedique a profundizar en el mundo del derecho en el bufete de Garzón", se desliza.

Baltasar Garzón y Ana Soria en montaje de JALEOS.

Este medio, además, confirma lo que JALEOS pudo conocer hace unos días: el cerrojazo de la joven Soria al mundo del corazón. Ana Soria es "mucho más seria y profunda que la imagen que los medios quieren dar de ella", apostilla el medio de comunicación. No solo eso, la joven andaluza "no descarta" estudiar en su día la oposición a la Fiscalía bajo la directriz de Garzón y su pareja, Dolores Delgado. Como no podía ser de otro modo, Enrique Ponce apoya a su pareja en esta nueva iniciativa laboral que comenzaría en los próximos meses, en verano.

Además, en esa línea, se sostiene que habría sido Baltasar, gran amigo a su vez del todavía marido de Paloma Cuevas (48), quien aconsejó al diestro de Chiva no firmar aún los papeles de su divorcio, "debido a factores económicos". Sea como fuere, lo cierto es que la relación de la familia Soria con Baltasar Garzón viene de muy lejos. De hecho, este periódico informó, nada más saltar a los medios el romance de Ponce con Soria, que el 'suegro' de Enrique conoció hace varias décadas, en concreto en los años 80, a Baltasar Garzón por temas relacionados con el Derecho y, sobre todo, con el mundo taurino, del que ambos son grandes aficionados confesos. Se conocieron en persona, los presentaron, y existe, según se deslizó, una gran amistad que derivó en familia. Baltasar, incluso, fue nombrado padrino de Ana en su bautizo en 1999. 

A vueltas con el expediente 

Las últimas informaciones que se han vertido en televisión han puesto en tela de juicio que la joven Ana Soria estuviese estudiando su carrera de Derecho en Almería. Algo que ha podido confirmar JALEOS en las últimas horas. Según explicaba una fuente muy allegada a la familia, Ana Soria sí está a punto de retomar sus estudios desde la Universidad de Almería. Que no aparezca su nombre en el listado 'oficial' de alumnos "no significa nada". Y continúan relatando: "Ana tendría que estar a punto de enfilar su último año, pero hasta donde sé arrastra asignaturas de atrás y se lo va a planificar a su manera", se desliza. Con todo, el traslado de expediente se efectuó, aunque es cierto que "tardó más tiempo de lo normal" en llevarse a cabo. Se desconocen los motivos, pero está todo en orden y por el cauce pertinente. 

Como es lógico, desde la universidad se guarda total confidencialidad. A lo mejor ha sido en esa demora donde ha residido la confusión, pero en la actualidad la joven está pendiente de retomar sus estudios comienzan las clases de Derecho el próximo 25 de enero-. El curso se ha visto, como no podía ser de otro modo, afectado por la pandemia. Tal y como se detalla, Ana solo acude de manera presencial al 25 por ciento de las clases, y el resto lo solventa de manera virtual.

En otro orden de cosas, Ana Soria no quiere fama, como se apuntaba líneas arriba. Ha dicho no y se mantiene coherente. "El interés que había antes en ella hoy no es el mismo. Ha descendido mucho, sobre todo porque ella no lo ha sabido trabajar", opinaba una persona experta en imagen. Incluso en su red social Instagram, donde cuenta con 127.000 seguidores, tampoco interactúa. Ni siquiera se ha dejado llevar por las facilidades que se le brindarían en el mundo influencer

[Más información: Ana Soria, la realidad de su polémico traslado de expediente a Almería y la orden impuesta a su familia]