María José Suárez (45 años) lleva más de un año afincada en República Dominicana junto a su marido Jordi Nieto (41) y su hijo Elías. Tras un tiempo a caballo entre España y Punta Cana, Suárez decidió echar raíces. Allí, la modelo, que de un tiempo a esta parte se ha alejado de los medios de comunicación españoles, está feliz y lleva una vida plena a todos los niveles. Nómada e inquieta como es, María José ha conseguido crear familia allende los mares y reinventarse en tiempos complicados y anémicos a nivel económico. 

Noticias relacionadas

Porque ella, como empresaria, también ha sufrido los zarpazos de la crisis. De hecho, ha tenido que cerrar sus dos tiendas en los últimos tiempos, tanto la de Madrid como la de Sevilla, y en la actualidad, como apunta a JALEOS alguien de su entorno, "solo tiene abierto en una nave un taller de confección en Sevilla, donde se atiende a los clientes". También ha montado un showroom, que le lleva un familiar, como se hace constar. María José no se desentiende, está "siempre encima"; la comunicación con España es fluida y diaria. La modelo, pese a los baches, no se ha doblado ante nada y sigue reinventándose. Allí, en Punta Cana, ejerce como imagen de una agencia inmobiliaria. 

De este modo, alquila mansiones de lujo y, hasta donde conoce este periódico, el negocio va sobre ruedas y puede compaginarlo con sus quehaceres familiares y de ocio. Se confirma a este medio que, hace unas semanas, María José se encargó de buscarle una casa a Paloma Cuevas (48) y sus hijas, quienes en Navidad pasaron unos días en República, como informó Diez Minutos y completó Vanitatis. No es la primera vez que la modelo se ocupa de esta intendencia durante algunas visitas puntuales de amigos españoles. Sea como fuere, María José es feliz, está en un buen momento profesional y personal, pero "echa demasiado de menos España", apunta alguien cercano. 

El corazón siempre está en su país. Sobre todo, desde la muerte de su padre en 2019. Fue a finales del mes de abril de ese año cuando Sebastián Suárez Romero, El Taíto, como se lo conocía cariñosamente entre los suyos, fallecía a los 73 años tras una larga enfermedad. Esto supuso un duro golpe para su mujer, Pepi Benítez, y para sus cuatro hijas, María José, Raquel, Carmen y Mariló. También para toda la localidad de Coria del Río, lugar natal de toda la familia, y donde Sebastián abrió una carnicería tras dejar su carrera profesional como futbolista.

"Qué pena venir para despedirte, papá. Qué difícil asimilar viéndote la semana pasada disfrutando de la Semana Santa con la familia y que hoy ya no estés. Qué vacío dejas, tan grande como tú. Voy a recordarte como un padre orgulloso de sus hijas, como un marido enamorado hasta las trancas de su mujer. Voy a recordarte contándole a tus yernos tus batallas de tu época de futbolista y tu viaje a Las Vegas. Voy a recordarte bromeando con tus nietos. Voy a recordarte SIEMPRE, papá. Descansa en paz", fueron las palabras de María José, que viajó desde República Dominicana junto a su marido y su hijo. 

Desde entonces, está muy volcada en su madre, a la que visita en España siempre que su agenda se lo permite, y ha invitado a pasar temporadas en Punta Cana, claro está antes de la Covid-19. La última vez que María José visitó su país fue el pasado mes de agosto. Según la información que maneja este medio, María José quiere volver de forma definitiva, estar con los suyos, aunque sus deseos chocan con el trabajo de su marido, al que está muy unida y acompaña allá donde va. Una persona con la que se contacta sostiene que el pasado verano Suárez "habló de regresar a España a principios de 2021". Tiempo al tiempo. 

Su incidente en el aeropuerto

María José en imagen de archivo. Gtres

María José siempre ha sido una persona discreta y los escándalos mediáticos nunca han ido con ella ni los ha necesitado en modo alguno. Su trabajo es su mayor carta de presentación. Sin embargo, en marzo de 2019 una noticia la colocó en primera línea mediática: una supuesta detención en el aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid. Un mal trago público que provocó que durante horas no se hablara de otra cosa en los medios de comunicación. En un primer momento, se apuntó que la retención se debía a un impago de deudas que habrían detectado los agentes tras el aviso emitido por el pasaporte que mostraba una supuesta orden de búsqueda; no obstante, horas más tarde, se conocía que el motivo estaba ligado a un episodio de conducción sin carné. Horas después, la propia María José hacía llegar, de la mano de sus abogados, un comunicado, al que tuvo acceso en primicia este medio, dando a conocer los detalles de su completa versión.

Así rezaba el comunicado: "María José Suárez Benítez ha tenido una incidencia de regularización de una sanción de tráfico que le fue notificada en su domicilio de Sevilla el día 23 de Enero de 2017, no teniendo ella constancia de la misma ya que mi representada se encontraba residiendo en esos momentos en su domicilio de República Dominicana. María José Suárez acude a la Comisaría de Policía a su llegada a la terminal del Aeropuerto de Madrid Barajas el día 19 de marzo a las 7.30 horas de la mañana para denunciar el extravío de una maleta y allí le comunican la incidencia antes referida, motivo por el que contacta con su despacho de abogados ante el desconocimiento de la situación, quedando la incidencia solucionada horas más tarde. Actualmente María José Suárez Benítez no tiene ninguna deuda pendiente con ninguna Administración Pública, por lo que rogamos y solicitamos cesen las informaciones que puedan dañar la imagen de mi representada". 

[Más información: Toda la verdad sobre la supuesta detención de María José Suárez en Madrid]