Ana García Obregón (65 años) ha reaparecido este viernes en su primer acto público, siete meses después del fallecimiento de su único hijo, Álex Lequio. La actriz y presentadora ha asistido, dos semanas antes de presentar las Campanadas en la Puerta del Sol, a la presentación de la programación navideña de TVE. Haciendo acopio de una gran fuerza y optimismo, la presentadora no ha podido faltar a este importante acto televisivo, como figura indispensable de la Navidad para la cadena pública este año. 

Noticias relacionadas

La programación del ente, bajo el lema Renueva la ilusión, ha contado también en su photocall de este viernes con otros rostros conocidos de la pequeña pantalla, que en estas fechas tan señaladas acompañarán a los españoles a través de especiales en televisión, como Anne Igartiburu (51) -que estará junto a García Obregón el próximo 31 de diciembre en las Campanadas-, José Mota (55), Chenoa (45), La Terremoto de Alcorcón, Alaska (57), Florentino Fernández (48) y Ana Guerra (26), entre otros. No obstante, la expectación se focalizaba en la reaparición de Ana Obregón. 

García Obregón posando ante los medios. Gtres

A quince días del final del que, sin duda, ha sido el año más duro de su vida, Obregón ha intentado durante el acto sonreír para los fotógrafos, aunque muchos han adivinado en su rostro la evidente tristeza que la invade. La artista ha demostrado una vez más su profesionalidad, posando junto a Anne, guardando, como es menester, las distancias de seguridad. Espectacular con un elegante y ajustado vestido negro de corte midi -a muchos les ha recordado a una de las elecciones más famosas de la icónica Diana de Gales-, con un discreto escote corazón y detalles joya y los hombros al aire, Ana ha lucido, además, unas impresionantes joyas, destacando unos pendientes largos de brillantes que realzaban aún más su rostro. Con un discreto maquillaje, y su rubia melena suelta, la actriz ha intentado sonreír mientras atendía las peticiones de los paparazzi. Durante este evento, la bióloga ha confirmado que el diseñador del vestido que lucirá en Nochevieja será su modita de cabecera en el último tiempo, Alejandro de Miguel. El mismo diseñador que ideó el vestido dorado con el que anunció su decisión de presentar las Campanadas este 2020. Minutos después del evento de este viernes, Ana ha publicado lo que sigue en sus redes sociales: "Nos toca renovar la ilusión. A pesar del dolor, del sufrimiento, de las perdidas y pandemia. Por ellos. Por los que ya no están y lucharon hasta el final. Por los que siguen luchando. Por ti, mi todo".

Con Álex en su corazón

El pasado 13 de diciembre Ana Obregón recordaba a su hijo Álex en redes sociales con motivo del séptimo mes desde su fallecimiento. "Siete meses sin ti. Siete meses sin mi hijo. Siete meses sin vivir. Brillaste en esta vida y ahora en la eternidad. Te quiero desde siempre y para siempre. Hoy no puedo decir más... A veces la simplicidad es la gloria de la expresión", posteaba la actriz junto a una serie de fotografías en las que aparece Álex Lequio en diferentes etapas de su vida. Entre ellas, cuando asistió a clases de kárate o el día de su graduación.

Ana Obregón compartía el álbum fotográfico pocos días después de desvelar su primer sueño con Álex tras su fallecimiento. "Anoche me dormí mirándola con los ojos humedecidos", escribió, haciendo referencia a la imagen que compartía, en la que aparecía su hijo y su mascota Luna -un Golden Retriever que falleció tres semanas después que su joven dueño- tumbados en el suelo y abrazados. Según contó la intérprete, se trataba de la última fotografía que le hizo a ambos en casa.

"Soñé por primera vez contigo desde tu partida. Entrabas en mi cuarto como cada mañana a darme los buenos días con Lunita ladrando", añadió Obregón sobre su sueño en el que Álex le decía: "Mami he vuelto, estoy aquí", mientras ella lo abrazaba muy fuerte intentando impedir que viera sus lágrimas de felicidad. "Era todo tan real...", confesó Ana. "Entonces me desperté y empezó el día, otra vez la pesadilla disfrazada de realidad. De nuevo estaba flotando en una eterna "nada", escribió la presentadora, definiendo así cómo es su vida sin Álex. 

2020, su año más trágico 

El próximo 31 de diciembre, Ana Obregón reaparecerá en televisión para poner fin a su año más duro. La actriz dará las Campanadas de TVE junto a Igartiburu, a quien recientemente concedió una entrevista. Fue su primera aparición en la pequeña pantalla desde el fallecimiento de Álex.

Durante la entrevista en el programa Corazón, Ana Obregón confesó que la Navidad le ha devuelto la ilusión por el trabajo y que ese es el mismo sentimiento que buscará transmitir a los españoles en los próximos días. "De lo que estoy segura es de que va a haber un corazón que está roto, pero lleno de amor. Les daremos el mensaje de dos mujeres, madres, las dos, porque yo sigo siendo madre hasta el día que me muera. Van a ver que las mujeres valemos, tenemos poder, corazón, sensibilidad... El mensaje será de esperanza y de mucho amor", comentó.

En su conversación con Anne Igartiburu, Ana también hizo referencia a cómo se proyecta el próximo año. "Me veo viviendo una nueva vida. Nunca seré la misma, pero todavía tengo muchas cosas por dar. Como hija, como hermana, como amiga, como madre se las puedo dar desde aquí... He hecho un viaje muy hacia mi interior que me ha dado una energía diferente. Me he reencontrado con mi verdadera alma y ese tipo de energía es lo que siempre se transmite en televisión. Tú en tele transmites lo que eres y lo que sientes", afirmó la actriz, quien perdió a su hijo el pasado 13 de mayo.

[Más información: Ana Obregón recuerda a Álex Lequio siete meses después de su muerte con un álbum inédito]