Dentro de 20 días Alexia Rivas (27 años) cerrará de una vez por todas uno de sus años más difíciles, tanto en el terreno personal como en el profesional. La que fuera reportera de Socialité se convirtió en una de las protagonistas del escándalo más sonado del confinamiento que fue bautizado como Merlos Place, debido a que Alfonso Merlos (41) era el principal implicado junto a la periodista y la ex gran hermana Marta López (46). Pero de aquello hace ya ocho meses. En la actualidad la de Ponferrada vive alejada de la televisión, pero sigue más conectada que nunca a todos aquellos que revolucionaron su vida en abril: sus seguidores. Pasó de tener 20.000 a 110.000 en solo 48 horas y ahora está sabiendo hacerse un hueco en el complejo mundo de las influencers

Noticias relacionadas

Tras la resaca de la polémica, la joven supo administrar su repentino auge en las redes y sacar partido a su visibilidad para encontrar ingresos económicos gracias a su Instagram. Una reinvención que no ha sido fácil y que pretendía compaginar con los estudios de Derecho. Sin embargo, los últimos reveses en su vida personal le han impedido retomar la carrera jurídica. Así se lo ha hecho saber Alexia a este medio. JALEOS ha podido conversar con la periodista sobre su presente personal y profesional -esta entrevista se produce apenas dos días antes del fallecimiento de su abuelo- y sobre los proyectos para su futuro más inmediato.

Alexia Rivas ha transformado su perfil de Instagram para convertirlo en contenido más profesional. RRSS

Lo primero, ¿qué tal está? Es una pregunta que parece sencilla, pero es muy relevante...

Estoy bastante bien. Cada mes que pasa soy más consciente de lo afortunada que soy por tener los padres que tengo, el hermano, y la familia en general. Y por supuesto mis amigos. Tengo un entorno que me hace sentirme la mujer más afortunada del mundo. Por desgracia, he tenido dos disgustos familiares muy fuertes en los últimos dos meses y me estoy tratando de recomponer.

Ha sido un año peculiar para todos en lo personal y en lo profesional, ¿cómo ha afrontado los cambios que ha vivido este año?

He aprendido que lo profesional siempre va por detrás de lo personal. Cuando pasa algo importante y malo de verdad en tu familia, te das cuenta de que lo profesional siempre va a estar ahí, puedes cambiar, cada día tienes una oportunidad para empezar de cero. No obstante, este año me ha servido para aceptar los cambios y madurar de golpe.

Hace unos meses habló de que retomaría sus estudios de Derecho, ¿lo ha hecho?

Voy a esperar al año que viene. Los últimos cuatro meses han pasado cosas muy relevantes en mi vida y no podía meterme más cosas. Quiero terminarla por cultura, por gusto personal porque es una carrera que me encanta.

Vemos cómo está cautivando a los usuarios, ya acumula más de 150.000 seguidores, ¿cómo se siente al ver que la cifra va en aumento? Es una gran responsabilidad...

Sin duda lo es. Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice y cómo se dice, antes no reparaba en ciertas cosas con las que ahora tengo mucho cuidado. También intento compartir contenido que pueda ayudar a otras personas en situaciones difíciles porque soy consciente de la importancia de la rapidez de las redes sociales para conseguir cosas. Quiero utilizar esos seguidores no sólo como trabajo, también para poner mi grano de arena en la sociedad.

Cuando fue consciente de cómo iba ganando seguidores, ¿cómo reaccionó?

Al principio era en lo que menos pensaba. Daos cuenta que pasé de 20.000 seguidores a 110.000 en apenas dos días, unos días terribles. En ese momento yo lo estaba pasando tan mal que era lo que menos me importaba… tener un seguidor que un millón.

¿Tuvo claro dedicarse a las redes y convertirse en influencer al ver la avalancha de apoyo que recibía?

La moda y las redes siempre me han gustado. Cuando tenía 20.000 seguidores hacía intercambios de producto y tenía mi perfil cuidado. Pero jamás imaginé que en mi vida iba a llegar a estas cifras de seguidores, jamás. Ha sido una manera de reinventarme, ver que a la gente le gusta lo que ve en mi perfil y hacer crecer el proyecto. No me podía quedar en casa lamentándome.

¿Cuándo comenzó a notar un mayor interés hacia usted por parte de marcas de ropa, belleza, alimentación...?

Es cierto que desde el principio (debido al súbito subidón) muchas marcas quisieron trabajar. Pero en ese momento yo no estaba en condiciones de hacer nada en ese sentido. Además, creo que un buen perfil se va gestando poco a poco. Ahora noto como las marcas son de cada vez más calidad, más conocidas y las uniones de perfil marca son más duraderas.

Ha creado también un filtro de Instagram, ¿cómo surgió la idea?

Fue de manera muy orgánica, me lo planteó un informático que se dedica a esto y dije "¿por qué no?". Lo creamos juntos, yo le iba diciendo que mejorar, que añadir, que quitar… lo fuimos adaptando. No descarto hacer más.

La periodista ha sabido gestionar su éxito para reinventarse como 'influencer'. RRSS

Hemos percibido un importante cambio en sus fotografías de Instagram, ¿a qué se debe?

Ahora es un trabajo, y como tal, me lo tomo muy en serio. Siempre he sido muy perfeccionista en los estudios y en mi trabajo. Quiero tener fotografías de buena calidad, con profesionales del primer nivel y que la gente disfrute con mi contenido.

¿Ha supuesto un cambio grande en su rutina esta transformación que ha comenzado en las redes?

Antes dependía más de un horario más marcado. Ahora trabajo lo mismo en cuánto a tiempo (a veces más) pero soy yo la que marco un poco el compás, a no ser que sea un rodaje o una sesión de fotos marcada.

En esas últimas fotografías luce looks muy top, de marcas de ropa de lujo y derrochando absoluta elegancia. ¿Qué quiere transmitir con ello?

En realidad, lo que plasmo es simplemente lo que soy yo. Quien me conoce desde pequeña sabe mi pasión por la moda y que lo que llevo es la ropa con la que me siento cómoda. No podría ser alguien que no soy.

¿Dónde consigue esas prendas? ¿La compra todas, se las regalan, las promociona, las alquila...?

Hay algunas que son parte de colaboraciones, tiendas que tienen bolsos de marca de segunda mano (con muy pocos usos) y otras son mías. No es que tenga ropa de marca ahora, es que ahora interesa lo que llevo y antes no. Pero debido a mi pasión por la moda siempre me he dado caprichos. No me gustan los coches, pero me gusta la moda, cada uno tiene sus gustos.

¿Disfruta en las sesiones de fotos o lo vives como un trabajo? Vemos cómo anda con la maleta por Madrid para cambiarse de ropa en cualquier lado...

Si, daos cuenta que en una sesión tienes que hacer cuatro o cinco cambios de ropa, y lo más cómodo es llevar una maleta. Luego ya te cambias en el baño de algún establecimiento e incluso hay fotógrafos que llevan cambiadores portátiles. Me lo paso muy bien, e intento siempre tener una buena sintonía con el fotógrafo y que podamos reírnos, crear un ambiente cómodo para que él tampoco se corte a la hora de dirigirme al trabajar.

La ropa de lujo, los detalles cuidados y el fotógrafo, todo está pensado al milímetro. RRSS

¿Qué busca en los fotógrafos profesionales que contratas?

Me gusta que sean fotógrafos a los que les gusten las fotos estilo editorial, moda, pero que también sepan darle un toque natural a muchas instantáneas. No parecer un simple maniquí.

¿Se ha puesto alguna meta en cuanto a número de seguidores? 

Me gustaría acabar el año que viene con 300.000, si es más mejor, si es menos… trabajaré más duro.

Aparte de su nueva faceta en las redes también ha contado que está escribiendo un libro, sé que no puedes contar mucho, pero... ¿podría avanzar algún titular? Un pequeño detalle...

Desde muy muy pequeñita me encanta escribir. Aprendí a leer sola con 3 años y con 7 hice mi propia editorial grapando yo los libritos y se los daba a mis familiares. Es por eso que el periodismo y la escritura son innatos en mi persona. No puedo contar mucho sobre el libro, solo que está íntegramente escrito por mí, es una novela de ficción y la protagonista es como yo periodista. Pero sobre todo… no va a dejar a nadie indiferente.

No le falta trabajo ni mucho menos, pero ¿hay alguna propuesta sobre la mesa para volver a retomar su faceta de periodista en algún medio?

No os voy a mentir, he tenido muchísimas propuestas, pero la mayoría interesadas en mi faceta como supuesto personaje público y no como profesional del periodismo. Y al igual que he hecho desde el minuto 0, ese tipo de ofertas las he declinado porque no quiero estar en ningún programa hablando de mi vida personal.

¿Qué le pide al 2021?

Que no me quite a ninguna persona de las que quiero.

[Más información: Muere Pepe, el abuelo de Alexia Rivas, por coronavirus]