Maite Galdeano (51 años) ha recibido el alta hospitalaria este lunes, cinco días después de su ingreso y tras someterse a una intervención quirúrgica de la que, de momento, no se conocen detalles. "Después de cinco días de hospitalización, que me he pegado aquí, en esta habitación, me dan, por fin, el alta. ¡Yupi!", ha asegurado la madre de Sofía Suescun (24) a través de diferentes Stories de su Instagram.

Noticias relacionadas

Además, "como buena consejera del deporte", Galdeano ha asegurado, ataviada con la bata de hospital, lo que sigue: "Tengo que decir a todo el mundo que tenga una intervención quirúrgica que para una pronta recuperación es muy importante la actitud que tengáis, moviéndoos. No dejéis de moveros, que lo pone hasta en los panfletos del hospital. La cama, come. Muévete, y tendrás una pronta mejoría y recuperación. Como yo. Besos". 

Tres momentos de Maite Galdeano en su Instagram explicando su alta hospitalaria.

Sin explicar la razón de su dolencia e intervención, este pasado sábado la de Pamplona dejaba ver su desayuno del hospital. En los Stories de su Instagram compartía imágenes de su vaso de leche, sus paquetes de galletas y una botella de agua, mientras en el mismo plano también se podían apreciar sus zapatillas negras y una característica bata blanca que lucen los pacientes. Ante el silencio de Maite, fue el programa Socialité el que desvelaba la razón que ha llevado a la televisiva al hospital sin previo aviso.

Según se desveló en el espacio de Telecinco, Maite Galdeano se sometió a una intervención quirúrgica en la mañana del pasado viernes por una serie de problemas de salud que lleva acarreando bastante tiempo atrás. No se ofrecieron más datos, pero se apuntó que todo había salido bien. Se informaba que la navarra tenía previsto recibir el alta este fin de semana, pero ha tenido que esperar hasta este lunes debido a "unas pequeñas complicaciones". Este revés ha conseguido que Galdeano no esté atravesando su mejor momento y, de hecho, confesaba a Socialité que se encuentra "regular".

Hace unas semanas, Maite presentaba a su nuevo novio en Sábado Deluxe. En el mes de agosto mantenía una relación con un conductor de VTC anónimo al que cariñosamente llamaba "V", pero la madre de Sofía Suescun ha encontrado el amor actualmente junto a Remi, un científico francés. Según cuenta ella, es un profesional "muy reconocido en su país. Habla cinco idiomas, puede hablar francés, inglés, español, italiano perfecto y árabe".

No se ocultan ante las cámaras y se ofrecen caricias sin cesar y ella incluso adelantó que "en breve me voy a París con él porque también es profesor en la universidad" y solo está en Madrid de vacaciones. Con un español un poco oxidado, Remi respondió a las preguntas de la prensa hace unos días acerca de su relación con Maite. "Me gusta de ella lo invisible, lo siento. Lo que no se puede decir", dijo.

La guerra con su hijo

El pasado verano estalló la guerra entre Maite y su hijo Cristian Suescun (33), justo después del pasado de ambos por La casa fuerte. Galdeano se mostró muy crítica con su primogénito, al que acusaba de vago, y al que se negaba a reponer los 8.000 euros que los ladrones se llevaron cuando desvalijaron su ático en Valdemoro. La madre de Sofía -que, sin embargo, se lleva fenomenal con su yerno, Kiko Jiménez (28), al que en un pasado reciente criticó duramente- hablaba así de su hijo meses atrás: "¿Qué madre va a aguantar teniendo un hijo con la jeta que tiene, que siempre impone que le des dinero, que no quiere dar palo al agua, que quiere vacaciones todo el año, que quiere tener la tripa inflada de carne de chuletones y con otra copa en la mano de vino y que quiere un agujero para meter lo que sea?". 

Y apostillaba: "No nos hablamos. Me puedo tirar años. Cero. Si sé que está de vacaciones es por la redes sociales, nada más. Ha sido un hijo que es imposible educarlo porque quiere siempre juerga, no quiere trabajar. Ha visto la tele como algo fácil, una vía de 'me voy ahí de plató en plató a cobrar' y eso no es así. Hay que valer, hay que tener tablas que él no las tiene. Tiene que ir a un psicólogo, ponerse en manos de él, tratarse y cambiar de vida totalmente. Porque yo por más esfuerzos que hago no lo consigo como madre, ni como madre, ni como amiga ni como vecina ni como nada. De momento, estoy muy cerrada, la verdad, pero, hombre, si me prometiera pero no solo de boca sino con hechos y viera una evolución transformada en Cristian, me acercaría a él, le ayudaría incluso, le apoyaría". 

[Más información: Maite Galdeano, ingresada en el hospital tras ser intervenida quirúrgicamente]