El nombre de Rafael Amargo (45 años) ha saltado de pleno a la primera línea de la actualidad informativa por un turbio asunto que nada tiene que ver con su arte sobre los escenarios. El bailaor granadino fue detenido este martes día 1 de diciembre a las 20 horas a las puertas del Teatro La Latina, donde se encontraba ensayando para su nueva obra de teatro, por los presuntos delitos de tráfico de drogas y de pertenencia a un grupo criminal.

Noticias relacionadas

La Policía Nacional lleva ocho meses tras los pasos de Amargo y se apunta que lo que inicialmente era presunto menudeo de metanfetaminas y pastillas, al final, se habría convertido en algo de mayor envergadura. Rafael Amargo sigue en estos momentos en los calabozos de la comisaría de la calle Leganitos, ubicada en el distrito centro de Madrid. 

En esta misma operación policial, a la que han denominado Corax -cuervo en latín, a raíz de una imagen del flamenco en Instagram- han sido arrestadas, además, otras tres personas. Un amigo íntimo de Amargo, su productor, Eduardo de los Santos, y la pareja del artista, Luciana Bongianino, una mujer de origen argentino afincada en España.

Pero, ¿quién es Luciana Bongianino, la mujer que comparte su vida con Rafael Amargo? Luciana Bongianino es asistente de producción de Rafael Amargo, no sólo en este espectáculo, previsto para estrenarse este jueves 3 de diciembre, sino también en proyectos anteriores. Rafael Amargo y su novia, Luciana Bongianino, forman, según fuentes policiales, una estructura criminal con el objetivo de la obtención y distribución de "cristal". Los investigadores sospechan que la pareja obtenía la droga para a continuación distribuirla, supuestamente, por Chueca, Malasaña y otros barrios del centro de Madrid. 

Los grandes amores de Amargo

La pasión de Rafael Amargo es inconmensurable en todos los sentidos. Él mismo se define como "políticamente incorrecto y emocionalmente promiscuo" y en conversación con EL ESPAÑOL, tan sólo cinco días antes de su detención policial, desvelaba que se había casado "cuatro veces" y se había "separado siete". Bromeaba.

Rafael Amargo, en realidad, se ha casado una vez, la segunda fue una boda falsa y las otras dos sin validez legal. Su primer enlace fue con la bailarina Yolanda Jiménez en el año 2003. Con ella no sólo pasó por el altar, sino que además trajo al mundo a sus dos hijos, León y Dante, hoy ya adolescentes, a los que ha intentado incalcular el amor por el flamenco, pero ellos prefieren "otro estilo". Su primogénito tiene 15 años y el benjamín, 12. "El mayor es como yo y el pequeño más tranquilo", revela Amargo. 

Rafael Amargo y su exmujer, Yolanda Jiménez. Gtres

Tras su divorcio de Yolanda en 2009, la madre de sus retoños, el bailaor de Granada encontró la paz junto a Sonia Calvet, una discreta relaciones públicas natural de Barcelona. Su separación, tan sólo año y medio después de darse el 'sí, quiero', vino cargada de polémica. Calvet afirmó que aquello no fue una boda con validez legal, pero que se hizo con la intención de vender una exclusiva que ninguna revista quiso. Las otras dos bodas a las que Amargo aludía hacen referencia a las dos veces que, según él, se casó en Japón: "Pero eso aquí no cuenta, son las leyes del Japón. Como la boda de Mario Vaquerizo en Las Vegas. Solo cuenta para el corazón".

Abiertamente bisexual, Rafael Amargo también ha mantenido algunos sonados romances con hombres como el prestigioso diseñador francés de haute couture Stephane Rolland (54). En la entrevista con este periódio citada anteriormente, el bailaor afirmó que había tenido "historias con hombres, con mujeres... y todas han sido verdad. Pero las más de verdad no las he contado. Soy muy egoísta para lo mío. Cuando una cosa la siento y es fuerte, eso tiene que quedar con uno y llevárselo a la tumba. Que no sepa mi mano derecha lo que haga la izquierda". 

Quizá por eso hasta la fecha se desconocía su relación con Luciana Bongianino, con quien antes de empezar su romance ya mantenía un vínculo laboral e incluso una bonita amistad, a tenor de las imágenes publicadas en las redes sociales de ambos. 

Rafael Amargo y Mía en el año 2011 en Barcelona. Gtres

En 2011, Rafael mantuvo una relación amorosa con una azafata danesa de origen coreano llamada Mía, dos años más tarde se enamoró de su guardaespaldas, Javier, y en 2015 salió durante un tiempo con el modelo Luis Jorge Vicente, conocido en sector de la moda como Klein, Mister Mundo Gay y actor porno. 

A pesar de su amor junto a Luciana, Rafael Amargo confesó a este diario que los meses que duró el confinamiento por la pandemia de coronavirus los pasó "triki-traka, triki-traka" junto a "un amigo". "He estado bien atadaíto en corto, triki-trikitraka-traka. Fue suerte. Se dijo: "Todo el mundo encerrado, les pille como les pille". Y justo en ese momento un amigo salía por la puerta de casa y le dije: "Tú te quedas aquí". Sabía que no iban a ser tres horas, que esto iba a ser cinco meses. Él decía que se quería ir y yo le decía que iba a llamar a la Policía, que no se podía". 

[Más información: "¿Que para mantener 20 nóminas cómo lo hago? Con dos pies no me da": Rafael Amargo, sobre sus apuros]