En el año 2015 llegaba a la parrilla de Cuatro la cuarta edición de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, el reality presentado por Luján Argüelles (43 años). Entonces, entre el amplio elenco de participantes destacaba la familia Mateo. En concreto, Rafa Mateo (27) y su madre, María Luisa. Ambos se convirtieron en la auténtica revelación del concurso. Rafa, 21 años, un gerente millonario de varias empresas de Marbella. Alto nivel de vida de un joven que quería encontrar el amor ayudado por su madre. 

Noticias relacionadas

Pronto se sumaría al plantel televisivo otro miembro de la familia, Christopher, quien llegaría a participar en Supervivientes 2015. Pero bajo el oropel y el lujo que desprendía la familia -muchos fueron los que aseguraron por entonces que había más de pompa e impostura que de realidad-, comenzaron a salir en los medios de comunicación ciertos aspectos de la familia poco favorecedores. Los escándalos con la justicia no tardarían en aflorar. Todo se desencadenó cuando el hermano de Rafa abandonó el reality hondureño. 

Rafa y su hermano Christopher en 2017. Gtres

Tras esto, Rafa terminó en el calabozo debido a una notificación de un juzgado de Benidorm por apropiación indebida, de la que parece ser que finalmente salió absuelto. Comenzaría entonces la cascada. En otras ocasiones, le acusaron de estafa, resistencia a la autoridad y por atentado contra la autoridad. Abrumado, en 2015 se sentó en Deluxe y con lo que no contaba el hijo de María Luisa era que se hablase entonces del asesinato de la que había sido su pareja sentimental. Los hechos tuvieron lugar en 2009 y supusieron un auténtico calvario para el joven. 

Para entenderlos, hay que remontarse al 4 de abril de 2009. La novia de Rafa Mateo era asesinada en Alfaz del Pi. El joven se convirtió en el primer sospechoso, ya que fue el último en verla con vida. Un mes después, la Guardia Civil detenía a Ramón, el hermano de la joven que en el juicio, celebrado en 2012, aseguró que no quiso matar a su hermana, sino que quería darle un susto, pero el arma se disparó accidentalmente. Sin embargo, el daño estaba hecho, la mancha social estaba ahí. Rafa reconoció en Deluxe que aquello fue durísimo: "Nos fuimos de Altea por una exnovia mía a la que mataron y me culparon a mí. La habían matado de dos tiros y todo el mundo me culpó a mí". 

Para colmo del dolor, tal y como relató, el hermano de su pareja era su mejor amigo: "Era mi mejor amigo, lo hacíamos todo juntos. El hermano vino tan normal. No se le notaba nervioso, estaba más tranquilo que tú y venía de matarla hacía unas horas". Un durísimo testimonio que lo ha marcado por siempre. "Miles de personas me llamaron asesino hasta que hicieron las pruebas de la pólvora. A ese pueblo le tengo un asco que te cagas por todo lo que pasó", desveló, ahogado por las lágrimas. En esa entrevista, a modo de expiación, Rafa Mateo también reconoció haber "agredido a algún polícia". 

Continuando en estos años con sus trabajos como empresario en Puerto Banús, en marzo de este año, 2020, Rafa Mateo volvía a convertirse en noticia, y por otro escándalo. Cinco años después de su participación en el mítico programa de Argüelles, Mateo retornaba a la primera línea por el comportamiento violento que tuvo en una conocida discoteca. 

Fue Diego Arrabal el encargado de desvelar la noticia en su programa Viva la vida: el periodista comentaba que el joven, de 27 años, hermano de Christopher, había sido detenido en una conocida discoteca de Marbella tras protagonizar una pelea a altas horas de la madrugada. Al parecer, el joven agredió a una bailarina y a su novio dentro del local. "Según los testigos presenciales, agrede a una chica, agrede también a un chico, huye cuando viene la policía y la policía lo detiene a 500 metros del lugar y se lo lleva a comisaría", explicaba el colaborador de Telecinco. 

Además, un testigo corroboraba el testimonio de Arrabal, y explicaba en el espacio de Emma García (47) cómo se produjo esta violenta situación. Este empleado de la discoteca "desde hace 25 años", tío de la gogó agredida, contaba que ella estaba hablando con una amiga "en el guardarropa" y que al darse la vuelta Rafa Mateo la pegó, tirándola al suelo. Ningún dato ha trascendido del supuesto suceso en estos meses. El joven únicamente se ha dedicado a subir imágenes a la sección de historias de su Instagram en las que se le puede ver disfrutando de saunas, piscinas, bebidas caras y lujo. Sigue con su nivel de vida intacto. 

En los últimos meses, el joven ha presumido en sus redes de un look totalmente diferente al que tenía acostumbrados a sus fans. Tal y como se puede ver en una de sus instantáneas, el concursante está irreconocible. Rafa Mateo ahora luce pelo totalmente engominado en contraste con el elevado tupé que portaba antaño, y se ha dejado perilla. Aunque, eso sí, continúa dejando constancia de sus exclusivos caprichos y los viajes alrededor del mundo.

En 2016, los Mateo abrieron las puertas de su 'imperio' a las cámaras para su reality, Palabra de Mateo. Además de salir en televisión, la familia Mateo tiene una empresa de alquiler de coches en Málaga en el que se pueden encontrar vehículos de todas las gamas, hasta incluso Ferraris. Esa es la principal fuente de ingresos de la familia, además de hacer bolos. 

[Más información: Qué fue de María de Mora, la 'madame' de las famosas que le ofreció a Belén Esteban cenar con un árabe]