Es una de las 10 personas con más seguidores en Instagram de todo el planeta. Kim Kardashian (39 años) en una empresa por sí misma, una mujer a la que se le podría atribuir el mérito de ser pionera en la profesión de influencer. Un mundo que actualmente está en auge y del que ella es una de los principales bastiones. Su modelo de belleza y estilo de vida ha hecho que millones de mujeres quieran seguir sus pasos, lo que la convierte en todo un modelo a seguir en el terreno de las redes sociales.

Noticias relacionadas

Todo lo que toca se convierte en oro, siendo su imagen su mayor baza como empresaria. Su físico es uno de sus principales atractivos para cientos de marcas que desean invertir en ella para darse publicidad, pero al igual que el resto de los mortales, hay un aspecto de su cuerpo que la lleva preocupando muchos años. Una enfermedad crónica que padece y cuyas consecuencias han sido captadas por los objetivos de los fotógrafos en alguna que otra ocasión: la psoriasis

Los primeros síntomas de esta enfermedad los empezó a sentir a los 25 años, un problema con el que lleva batallando muchos tiempo y que ahora ha querido revelarlo al mundo para darle así una mayor visibilidad. Esta enfermedad autoinmune afecta al 2% de la población y provoca que en la piel aparezcan machas rojas, descamación, picor o inflamación de las articulaciones. Efectos que son muy evidentes a la vista y que la esposa de Kanye West (43) ya no esconde. 

"No puedes dejar que te arruine la vida la psoriasis o que no te deje dar lo mejor de ti. Han pasado 13 años desde que sufrí mi primer brote", rezaba un texto que escribió el año pasado Kim Kardashian acompañando una imagen en la que desvelaba las consecuencias que esta enfermedad le deja en su piel cada vez que tiene un brote. Una afección que también padece su madre, Kriss Jenner (64). "Mi viaje ha sido muy diferente al de mi madre, pero también veo muchas similitudes. Lo tenía en el cuero cabelludo y en todo el cuerpo, lo veía todo el tiempo" afirmaba la famosa influencer. 

Si bien es cierto que no reviste de gravedad mortal, la psoriasis puede producir en aquellos que la padecen un gran desgaste psicológico y pérdida de la autoconfianza debido a lo visible que es. Una enfermedad que en sí consiste en una aceleración del ciclo de la vida de las células cutáneas, lo que provoca que dichas células se acumulen con rapidez en la superficie de la piel y que dicho excedente termine generando manchas rojas que en muchas ocasiones provocan comezón y dolor. Un proceso que puede aparecer o desaparecer en según qué épocas, y en los que factores como el estilo de vida, el estrés o los cambios hormonales se convierten en decisivos para la mejora o el empeoramiento de la propia piel.

"Durante los últimos ocho años, aunque las manchas son impredecibles, siempre he contado con mi punto principal en la parte inferior de la pierna derecha, que siempre se inflama. He aprendido a vivir con este punto sin usar cremas ni medicamento. A veces lo cubro y otras no", ha narrado Kim, que con la intención de evitar que otras mujeres sientan lo mismo que ella vivió en su momento, ha decidido lanzar al merado una línea de maquillaje corporal especializado en cubrir este y otros problemas.

Pero no todo queda ahí. El pasado año la prensa internacional se hacía eco de los rumores que apuntaban a que Kim Kardashian padecía lupus, una dura enfermedad que finalmente no tenía. "Me desperté esa mañana y no podía ni levantar mi teléfono. Me estaba volviendo loca, ni siquiera podía levantar un cepillo de dientes, me dolían mucho las manos", contó la norteamericana, a la que e diagnosticaron artritis reumatoide y lupus en un principio . Tras realizar nuevas pruebas médicas, los estudios revelaron que se trataba de un falso positivo y que realmente su afección era artritis psoriásica. Una derivación de la enfermedad que padece y por la que Kim ha adoptado un nuevo modelo de vida muy saludable.

[Más información: La enfermedad de Ylenia Padilla que le provoca su extrema delgadez]