Paz Padilla (50 años) ha recibido un nuevo revés cuando todavía no se ha cumplido un mes de la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, víctima de un cáncer. Y es que acaba de conocerse que este lunes 10 de agosto ha fallecido la madre de Antonio, Ana Isabel Agarrado.

Noticias relacionadas

Paz y el resto de familiares de Ana Isabel le daban el último adiós el martes 11 en el cementerio Mancomunado de Chiclana de la Frontera. Además, muchas personas anónimas que conocieron a la madre de Antonio Juan Vidal, que fue profesora de Educación Física, han querido dejar sus muestras de cariño en el libro de condolencias de la página web del cementerio.

Paz Padilla perdía a su marido el pasado 18 de julio.

"A mi querida profesora de educación física... Espero que desde arriba estés con tu hijo y acompañes a Paz y a su familia", reza uno de los mensajes. "Descanse en paz. Ya está con su hijo. Buena profesora. Cuando veía que yo no daba a más siempre me hacía parar. Mi pésame a la familia", escribe otra exalumna.

Por el momento, ni la presentadora ni su entorno se han pronunciado en redes sobre esta trágica despedida que han tenido que afrontar en pleno duelo por la muerte del marido de Paz.

Esta es la tercera pérdida que sufre la presentadora en este 2020, pues en el mes de febrero daba el último adiós a su madre y el pasado 18 de julio se despedía de 'su Antonio' tras una larga temporada luchando contra el cáncer.

El refugio de Paz

La presentadora está tratando de sanar sus heridas en su tierra natal. Gtres

En los últimos seis meses, Paz está atravesando "el desierto más duro" de su vida, tal y como ella misma confesaba a través de su Instagram tras la muerte de su marido a los 53 años. Aunque la humorista ha tratado de mantener su carácter positivo, los duros golpes que la vida le ha asestado en un corto período de tiempo han hecho que solo vea "piedras en el camino".

La primera de las desgracias que han ensombrecido esa alegría innata de la presentadora llegaba el pasado 10 de febrero, cuando fallecía su madre, Lola, a los 91 años de edad. La gaditana, devastada, sacaba fuerzas para recordar a su progenitora con infinito cariño: "Ella disfrazaba la vida, la carencia la disimulaba y hacía que las pequeñas cosas fueran importantes para cada uno de sus hijos", escribía en Instagram.

"No se cómo lo hacía, pero todos nos creíamos que éramos su preferido; nos inculcó el humor como forma de vida. Tu despedida ha sido triste a la vez que bonita", proseguía su dedicatoria. "Tus ganas de vivir y tu fuerza la mantuviste hasta tu ultimo soplo; y decías: ¡Tiene guasa tener que irse!", escribía Paz.

Cinco meses después, Paz tenía que hacer frente a otra dolorosa partida, la de su gran amor, su marido Antonio Juan Vidal. El abogado fallecía a los 53 años de edad tras varios meses luchando contra una grave enfermedad que le fue diagnosticada el pasado verano y que la presentadora y su entorno mantuvieron en la más estricta intimidad hasta el triste desenlace.

Dos días después de darle el último adiós a su marido, la presentadora compartía una emotiva publicación en la que ella y Antonio aparecen abrazados. "Siempre estaremos fundidos en uno. Espérame que todavía nos queda una tercera oportunidad. Avanza", escribía.

En medio de esa profunda tristeza, Paz ha tratado de encontrar consuelo apoyándose en su círculo más cercano y disfrutando de sus rincones favoritos en su tierra natal, Cádiz. La playa de Zahara de los Atunes, el chiringuito que montó con su hermano, su casa en el centro histórico de Cádiz o su tienda de ropa No Ni Ná son algunos de los lugares en los que Paz se está refugiando en medio del dolor que, desde este lunes, es un poco más profundo tras el fallecimiento de la madre del hombre de su vida.

[Más información: Muere Antonio Juan Vidal, marido de Paz Padilla, tras una larga enfermedad]