Marta Ortega (36 años) disfruta del verano en las aguas de la Riviera italiana. La heredera del imperio Inditex ha pasado unos días junto a su marido, Carlos Torretta, (37) y sus dos hijos, Amancio (7), fruto de su primer matrimonio con el jinete Sergio Álvarez, y Matilda, que nació hace tan solo tres meses. Las sonrisas y el relax han marcado la pauta de la última escapada familiar de la hija de Amancio Ortega (84), que ha sido captada por los objetivos de los fotógrafos abordo de un magnífico yate que forma parte de la flota del empresario.

Noticias relacionadas

De sobra es conocida la gran afición del gallego por el mar, pasión que desfoga frecuentemente utilizando sus diferentes barcos en compañía de familiares y amigos cada vez que su apretada agenda se lo permite. Marta Ortega parece haber heredado de su padre el hobby de navegar, ya que también resulta muy habitual verla disfrutar en temporada estival de los barcos que posee su familia. Unas embarcaciones de recreo donde el lujo y la confortabilidad convierten cada viaje en una experiencia única.

1. Drizzle, 'joya' flotante de Amancio Ortega

Drizzle, que significa 'llovizna' en inglés, es el nombre del yate más grande del empresario. Un lujoso barco de 67,27 metros de eslora que está valorado en unos 50 millones de euros y que tiene como base el puerto de La Valeta (Malta). Diseñado por De Voogt Naval Architects en el año 2012, esta fastuosa obra naval cuenta con elementos personalizados a gusto de su propietario. El astillero holandés alega que el navío combina "un exterior atemporal que ofrece una exquisita mezcla de clásico y moderno, con un tradicional perfil bajo que realza su sensación contemporánea", calificativos que también ponen en su boca las personas que habitualmente lo habitan.

El capitán del barco, Redman Whiteley Dixon, ha contado en la revista Yatch International que los detalles han sido cuidados al milímetro en cada uno de los rincones de esta 'casa flotante', un lujo que Amancio Ortega también aplicó en las estancias dedicadas a sus trabajadores. "La preocupación del propietario por el bienestar de la tripulación y el deseo de que sus instalaciones estén terminadas al más alto nivel posible", asiente el capitán. La primera ocasión en la que Amancio Ortega se dejó ver a bordo de esta maravilla de la ingeniería naval fue en el año 2015, siendo desde entonces su embarcación predilecta cuando quiere desplazarse por aguas del Mediterráneo.

El yate 'Drizzle', la embarcación más grande de Amancio Ortega.

Las instalaciones del Drizzle cuentan con tres camarotes dobles con camas separadas, tres individuales y una suite presidencial. Además, el barco posee una zona para comidas en la parte inferior y otra en la cubierta, una cocina y una sala con una inmensa pantalla de cine. Por si esto fuera poco, la tripulación cuenta con una zona independiente y totalmente acomodada. Todo ello perfectamente pensado para facilitar el trabajo a las 18 personas que componen la tripulación. 

2. Valoria B, el barco para disfrutar del norte 

En 2017, Amancio Ortega adquiría el Valoria B, un yate fabricado en Países Bajos, en el astillero Feadship, y que fue ubicado en el mismo lugar que su predecesor. Este barco es desde su compra uno de sus refugios favoritos cada vez que está en Galicia y quiere huir de la atención que despierta su presencia. El coste de dicha embarcación rondó los 30 millones de euros y cuenta con 47 metros de eslora, tres cubiertas y capacidad para un total de 10 personas. Una maravillosa obra de ingeniería naval que resalta entre las que se encuentran en el puerto de Sanxenxo, también llamado 'la Marbella gallega'. Este navío suele ser el elegido por el propietario de Zara cuando realiza escapadas más cortas, como al archipiélago de Ons y las Cíes, lugares por los que siente verdadera debilidad. 

Cinco son los camarotes que tiene el nuevo Valoria, un yate que cuenta con tres cubiertas y una superestructura de aluminio de color blanco. El exterior del navío está realizado en madera de teca y detalles en acero inoxidable. Materiales que le dotan de un aspecto deportivo a la par que elegante que luce habitualmente en las aguas gallegas.

El 'Valoria B' en Sanxenxo durante el verano de 2018.

3. Valoria, el primer yate del empresario

Pero estos no han sido los únicos barcos que ha tenido Amacio Ortega. En el año 2003, el magnate compró su primer yate , el Valoria, nombre que eligió en honor al pueblo de su madre, Valoria la Buena (Valladolid). La embarcación, que en su día estuvo valorado en 6 millones de euros, contaba con 31,50 metros de eslora y estuvo anclada en el puerto Juan Carlos I de Sanxenxo (Pontevedra). Una nave que ha sido de las más utilizadas por el gallego. El barco se convirtió a comienzos de los dos mil en el punto de encuentro de la familia Ortega, de hecho era muy habitual verlos disfrutar de la temporada estival a bordo de él, pero en 2017 decidieron venderlo y adquirir el que sería su predecesor, el Valoria B.

Yate 'Valoria' surcando las aguas de Ibiza en el año 2003.

Pese a su habitual discreción, en lo que respecta a sus barcos Amancio Ortega tira por la borda cualquier atisbo de austeridad. Y es que el lujo es a nota predominante en los navíos que utiliza el propietario de una de las cuatro fortunas más grandes del mundo para pasar sus días de ocio y esparcimiento. Joyas construidas por los mejores ingenieros navales del mundo que surcan los mares llevando a bordo a la que es la familia rica de España.

[Más información: Amancio Ortega cumple 84 años: los aplausos de España este sábado superarán al vídeo por sus 80]