Más de cuatro meses han pasado desde la última vez que se vio en público a Isabel Pantoja (63 años). Fue el 6 de marzo cuando la artista dio un espectacular concierto en el WiZink Center de Madrid ante más de 11.000 personas. Tan solo una semana después, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (48), decretaría el estado de alarma sanitaria en España por el coronavirus y ella quedó recluida en su casa, Cantora, junto a su hermano Agustín Pantoja (55) y su madre, Ana Martín (88). 

Noticias relacionadas

Pero ahora Isabel ha vuelto a lo grande. De alguna manera está aquí y lo hace como mejor sabe: cantando. La tonadillera ha estrenado una canción, Esta es mi vida, y junto a ella, un nuevo videoclip. El documento audiovisual, que dura unos cuatro minutos aproximadamente, está compuesto por una serie de fotografías y otros vídeos de la propia Isabel desde que es pequeña.

Sus éxitos alrededor del mundo, sus fans, sus dos hijos, su gran amor, Paquirri... Todo tiene cabida dentro del vídeo de Esta es mi vida. Pero hay algo que ha llamado especialmente la atención de los seguidores de la cantante. 

Pantoja, siendo coherente con el título de su nueva canción, ha incluido fotografías de su estancia en prisión. También forma parte de esa vida a la que ahora le canta. La primera de todas es ella misma saludando a la prensa y a los fanáticos que se apilaban a la puerta de la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaíra en el que fue su primer permiso penitenciario. La segunda instantánea, quizá la más dura, es el momento en el que Isabel es acompañada y flanqueada por dos funcionarias de la cárcel justo en el momento de su ingreso.

Aquella fría mañana del 21 de noviembre de 2014, Isabel viajó en coche desde su finca, Cantora, ubicada entre Medina Sidonia y Vejer de la Frontera -Cádiz- hasta Sevilla para cumplir la condena de dos años que le impusieron los magistrados de la Audiencia de Málaga por blanqueo continuado de capitales.

La tercera imagen sobre su paso en prisión es mucho más esperanzadora. Una foto feliz. Es el instante en el que Isabel ya ha cumplido su pena y sale del centro penitenciario, sonriente y excelsa, para nunca más volver. 

Isabel Pantoja se encuentra en un momento muy equilibrado de su vida. Tras años de polémica sentimentales, tiranteces familiares e incluso esa dolorosa estancia en prisión de la que ha estado años sin hablar -y sigue sin hacerlo, a excepción de este guiño en forma de vídeo-, la cantante vive un momento glorioso.

En el ámbito laboral, sigue vinculada a Mediaset España y el próximo otoño se emitirá el programa Idol Kids. El talent-show de Telecinco donde Pantoja ejerce de jurado promete convertirse en uno de los programas estrella de la temporada e Isabel ha podido desempeñar no solo su faceta artística sino también su siempre infalible versión televisiva.

En su parcela personal, la vida también le sonríe. Según su sobrina, Anabel Pantoja (33), "mi tía guapísima. A su lado parezco su abuela". Su única preocupación ahora mismo es la salud de su madre. En octubre del año pasado, la madre de Isabel Pantoja tuvo que ser hospitalizada tras sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) o ictus, que horas después se le repitió, según la información a la que accedió JALEOS en exclusiva a través de fuentes cercanas a la familia. 

[Más información: Isabel Pantoja, nervios y unos retoques faciales ante su día más importante]