29 de febrero de 2020, programa Socialité de Telecinco. La expareja sentimental de Ivonne Reyes (52 años), el expolítico de Medina del Campo (Valladolid) Sergio Ayala, realiza unas declaraciones sobre la presentadora y su hijo, Alejandro Reyes (20), que, según ha podido conocer en exclusiva JALEOS, han tenido una respuesta legal. Ayala tendrá que asumir las consecuencias en un juzgado sobre las palabras que vertió en el espacio presentado por María Patiño (48). 

Noticias relacionadas

Tal y como se informa a este periódico, la querella que existe contra Sergio Ayala en los juzgados de Primera Instancia de Medina del Campo se basa en una "difamación y vulneración del honor". Este martes 7 de julio se celebrará un acto de conciliación en el municipio de Ayala -al que asistirá el letrado de Ivonne- y, de no llegar a un entente o a una retractación, la querella seguirá su curso. 

Aquel 29 de febrero el que fuera concursante de Gran Hermano VIP aseguró, entre otras cosas, que el hogar familiar de Ivonne y su hijo era "una casa de locos". El vallisoletano, además, se atrevió a opinar sobre las palabras de Alejandro Reyes en Supervivientes acerca de la ayuda psicológica que confesó haber necesitado en un momento de su vida: "No me extrañaría nada, creo que es una casa de locos. Hasta yo casi lo necesito". Y añadía: "El tema de la paternidad nos afecta a todo el entorno. La verdad solo la sabe ella, nunca lo va a decir, se sabe que hay una tercera persona por ahí. Incluso, Pepe Navarro (68) creo que lo sabe". 

Ivonne junto a Sergio Ayala en una imagen tomada en 2017. Gtres

En esa misma entrevista, sostuvo que mantenía una estrecha relación con Alejandro Reyes -extremo que este medio ha podido desmentir- y que "una manita negra" le impidió coincidir con él en la isla de Honduras, ya que estaba "postulado" a enrolarse como concursante: "Yo me llevo muy muy bien con él. Yo estaba postulado, iba a ir para allá (Supervivientes), pero a una manita negra no le interesaba que fuera y deducí por qué me vetaron". En su opinión, ese veto solo obedecería al "miedo": "Es miedo a que coincida con él (Alejandro Reyes) y miedo a que haya una cámara delante y hable más de la cuenta". 

Sea como fuere, ese día Sergio Ayala no ocultó el "rencor" que siente por Ivonne Reyes, a la que acusa de haberle "arruinado la vida": "Claro que hay rencor. Perdí la oportunidad de mi vida y me arruinó todo. No tengo buenos recuerdos, ¡si pudiera volver para atrás!". No solo eso, aseveró que la venezolana nunca se sentaría en un plató de televisión junto a él por miedo: "Tiene miedo, ella no querría. Yo no tengo miedo a nada ya".

Además, y en otro orden de cosas, Ayala afirmó que la relación sentimental y el anuncio de boda entre Ivonne y Gabriel Fernández era todo un montaje: "Ni me sorprende que se casaran, ni me sorprende que lo dejaran. En tres meses, ¿cómo se va a enamorar de una persona y se va a casar? Intereses, ¿puede ser?". Ahora, meses después, todas esas declaraciones serán juzgadas. Y a este periódico llega la siguiente determinación: no será la primera demanda que interponga la venezolana. Existen varias esperando su momento

Ivonne y Sergio, su breve romance

En septiembre de 2017 ambos decidían poner punto final a su historia tras siete meses de relación. La venezolana fue la encargada de confirmar la noticia en el plató de Sálvame. "Se nos rompió el amor de tanto usarlo", explicaba Ivonne al espacio de Telecinco. Los motivos de la ruptura se deberían a la enorme distancia entre ambos. Y es que, mientras Sergio continuaba con su trabajo como concejal en Medina del Campo, Reyes hacía su vida en la capital de España con su hijo. 

Una ruptura que se producía, en apariencia, de mutuo acuerdo y que dejaba paso a una bonita amistad. Y es que, la casa de Gran Hermano VIP consiguió que saltase la chispa entre el joven político y la presentadora. Después de salir del reality, la pareja continuó con una historia de amor que finalmente no pudo ser. Sin embargo, la cordialidad se rompía por una de las partes: Sergio Ayala habló, y no precisamente bien de Reyes: "Esto no es un juego. No se pueden jugar con los sentimientos de las persona. Mi corazón está un poco roto, pero son cosas que pasan… He estado 8 días incomunicado, pero las cosas no terminan tan bien cuando bloqueas a una persona en redes sociales". En todo este tiempo, Ivonne no ha respondido a nada. Se ha mantenido callada. Hasta ahora. 

[Más información: Ivonne Reyes: "Mi hijo Alejandro está protegido por todos los que están arriba"]