"Tengo una inquilina en mi casa que no paga desde hace meses y se ha convertido en una okupa". Con estas palabras, Mónica Hoyos (43 años) ha hecho pública la desagradable situación en la que se encuentra inmersa. La presentadora está muy indignada con la mujer a la que alquiló su vivienda, ya que desde hace meses ha dejado de cumplir con su obligación de efectuar los pagos de la misma. Un asunto delicado que la colaboradora ha desvalado a JALEOS

Noticias relacionadas

"La llamo y me ignora, no me contesta a los correos ni a los fax", dice Mónica con tono de preocupación. "Entró en la casa en enero del 2019 y en noviembre dejó de pagar. Actualmente me debe aproximadamente unos 6.000 euros", añade la ex de Carlos Lozano (57), que se ha atrevido a revelar este episodio con la intención de visibilizar lo que para ella es una situación de "indefensión" para el propietario. 

Mónica Hoyos en una foto de archivo.

"Esto no tiene nada que ver con partidos políticos, se trata de justicia. No se puede fomentar a que se okupe la casa del vecino y encima se les ampare. Estoy a favor de que se ayude a la gente que lo necesita, pero no que sea perjudicando a quienes tenemos algo", comenta la que fuera concursante de Supervivientes. "Sigo pagando el IBI, la comunidad de vecinos, el agua... y sin recibir nada por una casa que es mía, es totalmente injusto", recalca. 

La presentadora ya ha puesto este asunto en manos de la justicia, decisión que quiso evitar a toda costa pero a la que finalmente se ha visto obligada a llevar acabo. "En su momento le dije 'no sé lo que te pasa, pero bueno, vamos a hacer una cosa: no te demando ni te pido que me pagues lo que me debes, pero vete de mi casa'. No quiso llegar a ese acuerdo y al final estamos en este punto", confiesa a este medio Mónica Hoyos, que desea que el problema se solucione lo antes posible. 

Pese a su gran enfado, la actriz dice que ha tenido muy en cuenta los complicados momentos que se han vivido a consecuencia del confinamiento por el coronavius. Un buen gesto que no ha sido respondido de manera recíproca por parte de la inquilina. "He sido muy comprensiva, pero me he hartado. No la he llamado durante los meses que ha durado este tema por el que hemos pasado todos, no la quería molestar porque creo que todos debemos ser más sensibles, pero esto no se originó en la Pandemia, el tema viene de antes", confiesa la peruana. 

Mónica Hoyos por las calles de Madrid.

Mónica Hoyos pide justicia

La presentadora está dispuesta a poner sobre la mesa con su testimonio el problema de la okupación de viviendas. Asunto con el conviven día a día muchos españoles y que cuenta con una gran polémica. "Esto es una forma de robo. Somos el único país de Europa con este tipo de leyes que protegen a los okupas y no entiendo la razón", dice Mónica Hoyos. Y añade: "esto nada tendía que ver con los colores políticos, se trata de justicia y de defensa de todos los que trabajamos por tener algo". Unas palabras que reflejan lo mucho que le está indignando esta situación a la colaboradora televisiva. 

Mónica Hoyos lleva algunos meses apartada de la televisión. Tras su paso por Supervivientes 2019, donde precisamente participó junto a su expareja, la colaboradora está dedicando a sus redes sociales. Tan solo en Instagram ya atesora más de 156.000 seguidores. En su perfil publica imágenes de su día a día, algunos de sus trucos de belleza e incluso algunos bailes. 

[Más información: Mónica Hoyos, destruida, abandona la tele para ponerse en manos de psicólogos]