Duro golpe para la familia de Jesulín de Ubrique (46 años). Pedro, el único hijo de su tía Laly Bazán, ha fallecido a los 55 años tras complicaciones en un postoperatorio. Llevaba varias semanas ingresado en el hospital por causas que, de momento, se desconocen y el triste desenlace ha tenido lugar tras una ardua intervención quirúrgica. Pedro estaba muy unido a su madre Laly, ya que no estaba casado ni tenía hijos. Vivían juntos. 

Noticias relacionadas

Según avanza la revista ¡HOLA!, el sobrino de Carmen Bazán ha sido incinerado este pasado domingo en el tanatorio de Villamartín de Cádiz. Hasta allí se han desplazado los miembros de la familia. Entre ellos, Jesulín y su esposa María José Campanario (41), en la que ha sido su primera aparición pública después de varios meses de confinamiento. Todos se han volcado de lleno con Laly Bazán, quien se encuentra completamente devastada por la noticia. Para Jesús Janeiro y sus hermanos la muerte de Pedro ha sido un mazazo cruel, ya que todos se habían crecido juntos y unidos. Forjaron una camaradería y hermandad que perduró en el tiempo. 

Laly Bazán en una imagen tomada en 2010. Gtres

El torero está totalmente roto tras la trágica noticia y en estas horas tan complicadas su mujer está siendo un importante bastón emocional para él. No lo deja solo ni un segundo. Además del matrimonio, en el tanatorio han hecho acto de presencia otros miembros del clan, como Humberto, Carmen y Víctor. Lo cierto es que ha habido dos notables ausencias en este duro trance para Laly; la de su hermana Carmen, que todavía se encuentra confinada en casa por precaución ante el Covid-19; y la de Beatriz Trapote, la mujer de Victor, quien se encuentra junto a su hijo en el médico, como alega la antes citada publicación. 

En los últimos años, la figura de Laly Bazán ha tenido una gran presencia en los medios de comunicación y se ha convertido en uno de los miembros más controvertidos y lenguaraces de la familia. Si bien es cierto que de un tiempo a esta parte no suele atender a los medios y vive un perfil mediático bajo, hubo una época en que se convirtió en la portavoz de la familia. Un gesto que, aunque no fue bien recibido en algunos momentos donde, incluso, se la llamó al orden, Jesulín ha querido devolverle el cariño acudiendo al velatorio para arroparla. 

Precisamente, hace unos días la familia volvía a colocarse en un primer plano mediático con la entrevista que Jesús Janeiro ha concedido al programa Mano a Mano, en la televisión de Castilla-La Mancha. Allí el torero reflexionó sobre su familia y su carrera profesional: "Soy positivo, alegre, he venido a esta profesión a jugarme la vida con alegría". También, en otro momento de la charla, se declaró un afortunado por la familia que tenía. Y es que, más allá de los achaques de María José Campanario por su fibromialgia, parecía que el clan gozaba de una serenidad y tranquilidad que hacía tiempo que no se veía entre sus miembros.

Rupturas y mala salud 

En febrero se conocían los problemas de salud de Humberto Janeiro padre. Gtres

El pasado mes de abril la familia se convertía en actualidad. Humberto Janeiro Bazán (48) y María del Pino rompían su relación tras diez años juntos. Una separación inesperada que golpeaba al clan Janeiro y que acababa de hacerse pública pese a que, al parecer, la pareja decidió cesar la convivencia desde finales del pasado año. Aunque nunca llegaron a casarse, el hermano mayor del torero y la sobrina de Marina Castaño (63) tienen tres hijos en común y hasta el momento no se habían conocido crisis entre ellos. Ambos siempre han tratado de mantener su vida personal en la más estricta intimidad, pero fuentes de su entorno han confirmado ahora la ruptura. La noticia de la separación sorprendía al entorno de la pareja, que aseguraba que la familia lo pasó muy mal con esta situación. 

Meses antes de la ruptura, era Humberto Janeiro padre (77) quien protagonizaba titulares por su preocupante estado de salud. El patriarca y Carmen Bazán se divorciaban hace 15 años y, poco a poco, la relación de Humberto con sus hijos se fue deteriorando hasta que ha acabado siendo totalmente nula. El otrora empresario de éxito parece estar atravesando problemas de salud tanto físicos como mentales. Después de que fuese visto con serias dificultades de movilidad y un aspecto deteriorado, fuentes del entorno aseguraban a Sálvame que se encuentra solo y deprimido y que, además, tiene un problema del que tendrá que ser intervenido quirúrgicamente, sin concretar de qué se trata.

[Más información: El estricto aislamiento de María José Campanario durante el coronavirus: así vive su día a día]