María Palacios (43 años) era una desconocida para el gran público hasta que empezó su relación sentimental con Alessandro Lequio (59) en 1999. Hasta esa fecha, su nombre y también su apellido eran célebres únicamente dentro de la alta sociedad madrileña. María Palacios es la primogénita de Julio Palacios Faci -sobrino de Charo Palacios, condesa de Montarco- y de María Milla, a la que cariñosamente todo el mundo llama Pina, uno de los matrimonios más sólidos y afamados de la jet española.

Noticias relacionadas

Pero de aquello ya han pasado más de dos décadas. Desde entonces y hasta estos momentos, la periodista ha permanecido de manera fiel a la sombra de su marido -también un profesional de los medios de comunicación-, en un discreto y elegante segundo plano. El pasado 13 de mayo, la familia Lequio al completo se posicionaba en primera línea de la actualidad informativa por la prematura muerte de Álex, hijo de Ana Obregón (65) y del aristócrata italiano, y por tanto, María Palacios volvía a escena en su versión más incómoda. 

María Palacios en el desfile de Miguel Marinero en julio del año pasado. Gtres

El fallecimiento de Álex Lequio, al que María adoraba y quería como a un hijo propio, no ha hecho más que intensificar la posición de prudencia y duelo de la comunicadora. Así como los padres del joven empresario han optado por despedirse de él a través de varias publicaciones en sus respectivas redes sociales -Ana Obregón con una desgarradora carta y Alessandro Lequio con un hermoso tuit-, María, por una cuestión de sumo respeto, ha optado por un sepulcral silencio en lo relativo a este y cualquier otro tema.

Paradójico, pues el usuario de Instagram de María Palacios es @laredsocialdemaria, el mismo nombre que ostenta su sección de entrevistas online con producción de vídeo dentro del área audiovisual de la revista ¡HOLA!. La red social de María permanece sin voz desde hace exactamente un mes, es decir, tres días antes de que la vida de Álex Lequio se apagase para siempre.

El gran apoyo de su hermano pequeño

María Palacios y su hermano Borja llegando al entierro de Álex Lequio. Gtres

María Palacios Milla es la mayor de cuatro hermanos. Detrás de ella y fruto del profundo amor que aún hoy se profesan sus progenitores, nacieron Carla, Natalia -Licenciada en Derecho, madre de tres hijos y que lo dejó todo para abrir en septiembre de 2017 una floristería que todavía hoy regenta con éxito en el exclusivo barrio de Salamanca de Madrid- y el pequeño, Borja Palacios. Él es Licenciado en Económicas con un MBA en el EAE Business School y un Máster en Digital Business en ESIC. Además, fundó la empresa Saint John Shoes en 2012 y trabaja desde hace más de tres años en Azora, compañía de inversiones inmobiliarias.

Borja, la debilidad, el niño de los ojos de sus tres hermanas y también de su madre, no atraviesa un buen momento de salud, según desveló hace dos semanas la revista ¡HOLA! en su edición impresa. Palacios, quien fuera uno de los mejores amigos de Álex Lequio, incluso llegaban a considerarse hermanos, está luchando contra una grave enfermedad y está recibiendo tratamiento médico en estos momentos. Según desveló en exclusiva Natalia Palacios a JALEOS, su hermano se encuentra "bien" y "estable".

María Palacios agarrada del brazo de su hermano pequeño, Borja, en el entierro de Álex Lequio. Gtres

María Palacios, como no podía ser de otra manera, se ha convertido en su gran apoyo en estos duros momentos para el joven. Prueba de ello es su última imagen pública juntos. María conducía su coche en dirección al tanatorio de La Paz en Tres Cantos, en Madrid, para despedir al joven Álex Lequio, fallecido tan solo cuatro días antes. Borja, iba a su lado y después, iban cogidos del brazo.

La familia Palacios Milla es una piña cuya marca siempre ha sido la extrema discreción y también la diplomacia. En este duelo, momentos de profunda tristeza por la pérdida de Álex, tanto María como el resto de los Palacios han optado por callar. Silencio absoluto también en todas sus redes sociales. La única frase que un periodista ha logrado arrancar a Palacios ha sido una en la que María pone en valor la preciosidad del silencio: "Agradezco el apoyo, de verdad, pero cualquier palabra se queda corta, así que prefiero no decir nada".

Si bien es cierto, hay otra frase que ha pasado desapercibida para muchos pero que por su situación familiar, ahora cobra cierto sentido. En su estado de WhatsApp, María Palacios invita a todos al carpe diem, a vivir el momento y a disfrutar de los pequeños regalos que ofrece la vida: "¡Que no se nos pase la vida esperando mejores tiempos!".

[Más información: El guiño de Álex Lequio al hermano pequeño de María Palacios que ahora cobra sentido]