El nombre de Kike Sarasola (56 años) lleva protagonizando titulares desde que la pandemia del coronavirus comenzó a asolar Madrid. Pese a encontrarse confinado en Colombia, este empresario fue uno de los primeros en dar un paso adelante y ofrecer sus hoteles de la capital para alojar a sanitarios y personas afectadas por esta crisis. Ahora, la polémica se ha cernido sobre una de sus ilustres inquilinas: Isabel Díaz Ayuso (41), presidenta de la Comunidad de Madrid, lleva dos meses alojada en un lujoso apartamento cedido por Sarasola a 'precio amigo'.

Noticias relacionadas

En medio del escándalo sobre quién paga el apartamento de Ayuso y a qué precio, las miradas se dirigen a este empresario cuya relación con los dirigentes políticos no es nueva.

Kike Sarasola es el hijo mayor del fallecido empresario Enrique Sarasola Lerchundi, y de María Cecilia Marulanda, hija de uno de los mayores terratenientes de Colombia. Desde joven, destacó en el mundo de la hípica como excelente jinete, logrando en cinco ocasiones el título de campeón de España y contando con diplomas de las citas olímpicas de Barcelona, Atlanta y Sídney. Su hermano, Fernando 'Gigi' Sarasola (53), también triunfó en el mismo ámbito.

Deportista reinventado

Una grave lesión de espalda por un accidente mientras preparaba sus siguientes Olimpiadas, las de Atenas en 2004, acabó apartándole del deporte y obligándole a reinventarse como empresario, una nueva faceta en la que aplicaría su filosofía como deportista de élite: "No existe el éxito ni el fracaso. Existe el trabajo, trabajo, trabajo y levantarse para lograr nuevas metas", se puede leer en la web de Room Mate.

Antes de fundar esa cadena de hoteles, Kike Sarasola probó suerte en el sector inmobiliario y tecnológico. Finalmente, acabaría materializando la idea de alojamientos urbanos low cost junto a su pareja, Carlos Marrero (51), y su amigo Gorka Atorrasagasti.

Desde entonces, el empresario ha sabido codearse con dirigentes políticos que abarcan todo el espectro ideológico, así como con distintas personalidades de la aristocracia y del papel cuché. Un carácter de relaciones públicas que heredó de su padre, quien era íntimo amigo de Felipe González (78). De hecho, fue precisamente el expresidente socialista el encargado de casar a Kike y su marido en el año 2006, una ceremonia que acaparó portadas y a la que no faltaron otras altas personalidades de la política y la aristocracia española como José Bono (69) o Eugenia Martínez de Irujo (51).

Gay influyente

Kike y Carlos se casaron en 2006. Gtres

Kike Sarasola se convirtió en el primer deportista de élite en declarar abiertamente su homosexualidad en España, protagonizando la portada de la revista Zero. Una condición que siempre ha llevado con orgullo y que le ha convertido en uno de los gays más influyentes del país. "Declaré mi homosexualidad públicamente porque al hijo de una amiga le estaban haciendo un bullying horroroso", explicaba en La Sexta Noche.

En 2015, al recibir la Medalla de Oro al Mérito Turístico por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy (65), no dudaba en hacer referencia a su orientación sexual y a su posición política: "Tengo que agradecerle al PP que me la haya dado siendo públicamente rojo y gay... Tiene mucho mérito", bromeaba.

Junto a su marido ha tenido dos hijos: Aitana (8) y Enrique (4). Dos bebés que nacieron en Estados Unidos mediante gestación subrogada, una opción de maternidad de cuya legalización el empresario se ha convertido en férreo defensor en España. De hecho, en 2018 apoyó a Albert Rivera (40) en un acto para pedir su regulación.

El exlíder de Ciudadanos utilizó el ejemplo personal de Sarasola para defender la gestación subrogada como método altruista de maternidad: "Yo también tenía dudas al principio de cómo funcionaba, de cómo era en otros países, pero he ido conociendo a familias, a amigos y a hijos por gestación subrogada y hoy soy un convencido y un defensor político de ello", declaraba entonces.

Sobre este asunto, Kike Sarasola ha confesado que, cuando comenzó los trámites para intentar ser padre en España, recibió un trato desagradable: "Cuando decidimos tener hijos, hace 10 años, fuimos a la Comunidad de Madrid. Nos maltrataron. Nos trataron fatal porque no tenían en la cabeza que una pareja homosexual pudiera tener un hijo", comentaba en 2017 a JALEOS.

Sus empresas

Kike Sarasola es fundador de la cadena de hoteles Room Mate. Gtres

A pesar de que Kike Sarasola ha conseguido colar su nombre entre la lista de empresarios españoles más reconocidos, lo cierto es que su trayectoria al frente de Room Mate ha estado marcada por el endeudamiento y las pérdidas ocasionadas por las constantes inversiones para hacer crecer la marca.

Buena parte de la 'culpa' de que la empresa haya sobrevivido la tiene Sandra Ortega (51), hija del fundador de Inditex que ha inyectado más de 18 millones de euros a Room Mate en forma de préstamos participativos que han convertido a Ortega en dueña del 30% del capital.

Mientras trata de consolidarse en su fase de expansión, Room Mate Hotels ya cuenta con 26 establecimientos en siente países, facturando en el pasado ejercicio 101,8 millones de euros y cerrando así el mejor año de su historia.

En 2014, Kike Sarasola se lanzaba a un nuevo nicho de mercado con Be Mate, compañía participada al 30% por Room Mate y dedicada a comercializar apartamentos turísticos que son propiedad de terceros. Es el caso de los dos inmuebles que Isabel Díaz Ayuso está utilizando para trabajar y alojarse desde que se conociera su contagio por Covid-19.

Problemas legales

La Fiscalía pide cuatro años de cárcel para él por un supuesto delito fiscal. Gtres

En el año 2012, el Ayuntamiento de Madrid cerraba la terraza del Room Mate Oscar, situado en la plaza Pedro Zerolo, por carecer de licencia para su actividad. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestimaba así el recurso de la empresa de Sarasola y clausuraba la que se había convertido en una de las terrazas con más renombre de la capital.

Pero ese no sería el último enfrentamiento -ni el mayor- que Kike Sarasola tendría con la justicia. En 2016, una investigación de El Confidencial vinculaba a su familia materna con la famosa trama de evasión fiscal conocida como 'Los papeles de Panamá', demostrando que tanto los hermanos Sarasola como su madre, María Cecilia Marulanda Ramírez, habían transferido buena parte de su patrimonio a empresas offshore.

En diciembre del pasado año, el Área de Delitos Económicos de la Fiscalía Provincial de Madrid pedía cuatro años de prisión para Kike y Gigi Sarasola, así como para su madre, acusados de un supuesto delito contra la Hacienda Pública en relación a la actividad de varias sociedades opacas que fundó Enrique Sarasola padre.

Según la acusación, cada hermano habría defraudado a Hacienda más de 916.000 euros en el Impuesto de Sucesiones, mientras que la madre está acusada de defraudar más de 2,3 millones de euros en su IRPF del año 2002, por lo que se pide a María Cecilia Marulanda una indemnización de cerca de 10 millones de euros y de cuatro millones para cada uno de los hermanos Sarasola. 

[Más información: Kike Sarasola, entre lágrimas: “En España me maltrataron cuando quise ser padre”]