Alfonso Merlos (41 años), tras ver cómo su intimidad ha copado los principales titulares del país a raíz del escándalo Merlos Place, se enfrenta este lunes a una nueva preocupación. Su polémica vida amorosa ha conseguido trascender la prensa del corazón y ahora está afectando también a su reputación como experto en comunicación. Tanto es así que el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) ha convocado una reunión de urgencia para decidir qué ocurrirá con su puesto como director de Comunicación de la organización, tal y como informa Confilegal.

Noticias relacionadas

Desde hace varios días se están analizando todos los aspectos de la vida de Merlos, y su vida sentimental ha conseguido convertirse en uno de los temas más candentes en España e incluso en varios medios internacionales. Durante este tiempo de exposición pública, sin embargo, la asociación de abogados ha preferido mantenerse prudente y no hacer nada al respecto.

Alfonso Merlos trabaja como director de Comunicación del Colegio de Abogados de Madrid.

El decano José María Alonso ha convocado este lunes una Junta de Gobierno telemática a las 17 horas de la tarde para abordar el escándalo. Un encuentro en el que los 14 miembros de la Junta de Gobierno tratarán de dilucidar qué hacer con su actual director de Comunicación y, de paso, investigar el proceso por el cual se le adjudicó este contrato que también se ha puesto en cuestión a raíz del Merlos Place

La posible solución a la que lleguen los miembros de la Junta de Gobierno pasa por tres opciones.

1. Mantener a Merlos en su puesto y esperar a que el escándalo termine desapareciendo de las páginas de papel couché

2. Una segunda posibilidad sería mantener a Merlos en su puesto pero con una rebaja de su sueldo y prohibirle acudir a las televisiones donde desempeña su labor como comentarista político. 

3. La opción más drástica: rescindir directamente su contrato y prescindir de sus servicios. Con lo que ICAM se desvincularía completamente del escándalo.

El futuro de Alfonso Merlos al frente de la comunicación del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid está en manos de la Junta de Gobierno que se reúne este lunes, y en la que juegan un papel crucial tres miembros: Luis Fernando Guerra García de Deloitte, José Ignacio Monedero Montero de Espinosa de DLA Piper, y Manuel José Martín Martín de Gómez Acebo & Pombo. Estos tres reconocidos letrados junto a la vicedecana del Colegio, Begoña Castro Jover, y el decano, José María Alonso, conforman el Comité Ejecutivo de ICAM. 

Si la Junta vota finalmente la tercera opción, Alfonso Merlos será apartado del Colegio de Abogados. Esto no solo supondría un batacazo profesional para el murciano sino que además vería mermada su cuenta corriente. Perdería un importante contrato y por tanto un suculento sueldo cercano a los 180.000 euros.

Aunque no es mucho mejor que la segunda opción por la que se podría decantar la Junta de Gobierno de ICAM, y que afectaría en gran medida a los ingresos del murciano. Con esta no solo reduciría el sueldo que percibe de la organización, sino que también tendría que abandonar su trabajo en los programas de televisión por los que percibe un suculento salario.

En concreto, y según ha explicado a JALEOS un experto en el sector, Alfonso Merlos cobraría entre 200 y 400 euros por cada una de sus apariciones. Una cifra que a final de mes podría sumar varios miles de euros, teniendo en cuenta que en la actualidad trabaja en El programa de Ana Rosa, Ya es mediodía, Todo es mentira y en Buenos días, Madrid. De todos ellos destaca, además, que desde que comenzó el confinamiento el comentarista político ha trabajado principalmente en programas de mañana y de tarde de Mediaset.

Un contrato polémico

En la Junta que tendrá lugar este lunes también se abordará otro tema polémico relacionado también con Merlos: es la adjudicación del contrato para la gestión de la comunicación de ICAM a Trocadera Comunicación S.L., la empresa de Alfonso Merlos. 

Alfonso Merlos trabaja habitualmente como comentarista político en varios programas de televisión. Mediaset

Ha sido tal el revuelo generado por este asunto que incluso desde la Asociación Libre de Abogados y Abogadas se publicó el 28 de abril un artículo en el que se denunciaba esta situación y se pedía el cese del murciano como director. 

El origen de esta polémica está en la forma en la que se adjudicó este contrato en 2018, ya que llamó la atención que tratándose de una organización pública se contratara los servicios de la empresa privada sin que se produjera concurso o convocatoria pública alguna ni publicidad en la contratación. Todo ello en una empresa que no tenía actualizada su información financiera, ya que las cuentas presentadas en el Registro Mercantil eran de años atrás, y no del ejercicio anterior (tal y como exige la ley). Hechos a los que se suma que en un principio Merlos recibiría 150.000 euros anuales, pero luego esta cifra ascendió hasta unos 180.000 euros al año.

Por ello, se espera que este lunes se pidan explicaciones a la fiscalista Isabel Zapata Cirugeda, que entonces ejercía como tesorera, y a la directora general del Colegio en ese momento, Noelia Fantova Aused.

Además de todo ello, se cuestionará el hecho de que durante todos estos años que ha ejercido como director de comunicación de ICAM también ha trabajado como comentarista en varios programas de televisión, exponiendo unas opiniones conservadoras que podrían haber comprometido al Colegio.

[Más información: Quién es quién en 'Merlos Place', el escándalo amoroso que tiene 'enganchado' a todo el mundo]